..


..

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

..

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

arriba”, encima del cual tenía plantada una cruz. En el mismo instante, “una llamada telefónica.” (¡hacía apenas unos días que nos habían puesto el teléfono!). Me precipité, escuché, y oscilando la cabeza con una mueca irónica, colgué diciéndome que era tan sólo un sueño y volví a acostarme.

Créanme o no, a las seis y media de la mañana, el ring ring del teléfono me despertó realmente. Tan raro era que salté de mi cama y corrí hasta el aparato.

Nuestro teléfono estaba sobre el escritorio del primer piso, que había dispuesto justamente frente a la ventana del este. Me senté. Descolgué y miré por el balcón…

Vi que el sol apenas nacía, y justo en el lugar donde se encontraba, en su exacto centro, un grupo de cinco ramas desnudas de sus rayos, reproducían con toda perfección el símbolo que había visto en mis sueños.

Ya en un estado de “trance”, terminé de levantar el teléfono y dije un “hola” automático.

Una voz extraña, con acento netamente extranjero de indefinible origen, me dijo:

“Buen día, le he enviado un primer mensaje en sus sueños, pero Ud. ha rehusado recibirlo… entonces he decidido llamarlo directamente.

Le ruego que escuche sin interrumpirme; dispongo solamente de tres minutos de comunicación; no haga preguntas y no intente saber quién soy. Conténtese con lo que le diré”.

Evidentemente, con una introducción tal, sólo un retrasado mental se burlaría.

“Mi nombre es Magister LIROLUVILUI, ¡escríbalo!

… Hace 108 años, antes de que su tatarabuelo se vaya de Italia le obsequié un baúl, un baúl de madera barnizada, lleno de cajones.

¿Sabe Ud. dónde está?”

Sin reflexionar le contesté: “¡claro!… cuando éramos niños jugábamos con mis hermanos en el altillo. Recuerdo que un día me escondí en este baúl y súbitamente me dormí. Me contaron que la familia

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

entera me buscó durante todo el día. Cuando salí, -despertando tan inexplicablemente como me había adormecido-, recibí de mi padre la única paliza de mi vida. ¡Claro que me acuerdo donde está este baúl!”

“¡Es exacto! Discúlpeme Ud., con treinta años de retraso, pero yo sugerí mentalmente a su padre que lo castigue así para que no pudiera olvidar este baúl. También quise que Ud. no lo volviera a tocar hasta este presente año. Se había dormido Ud. porque la posición planetaria, que le autorizaba a abrir este arca, todavía no había llegado.”

-¿Qué quiere decir? pregunté.

“En lugar de creer que está soñando y volver a acostarse, tal como lo hizo en su sueño, le pido que vaya a su altillo, que vacíe este baúl y que saque el quinto cajón de la columna izquierda.

Tanteando el fondo del hueco por donde se desliza el cajón, Ud. encontrará un clavo que apenas sobresale. Con una pinza, Ud. tomará este clavo y lo arrancará tirando fuertemente hacia sí.

Por el momento Ud. va a colgar el auricular.

Dentro de siete días, en la séptima hora y exactamente en el séptimo minuto, Ud. mismo me llamará”.

Ya tendía mi mano para anotar el número sobre mi agenda, cuando lo oí exclamar irónicamente…

“¡No! Inútil escribir sobre su agenda. Recordará fácilmente mi teléfono.

A la hora exacta, marqué el número cero y dejé sonar tres mil trescientas treinta y tres veces exactamente. Le contestaré cuando llegue a esta cifra.”

…CLAC…

La comunicación estaba cortada.

Qué raro personaje éste… ¿Cómo se llamaba? Ah, sí, Magister LIROLUVILUI.

Por suerte que escribí su nombre en un papel. ¿Es real o es un nuevo sueño?

En todo caso, tenía razón, en lugar de volver a acostarme mejor sería que tome un café y que vaya a verificar que pasa con este baúl.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Me sucedió la más extraordinaria cadena de contratiempos de toda mi vida… como si todo el mundo deseara que este baúl siguiera inaccesible y que volviera a acostarme.

Llamó mi suegra para decirme que quería venir a almorzar. ¡Qué mala suerte!

El colador de café no funcionaba más y, aunque hubiera funcionado, ayer había olvidado el café en el almacén, a veinte kilómetros.

El té ya había sido consumido… por nuestro gato. No es que sea un gato inglés, pero como le encanta jugar con todo lo que olvidamos sobre las mesas, los tres últimos saquitos se transformaron en ratones imaginarios que él persiguió por toda la casa.

La llave del altillo estaba incontratable; el último escalón casi se derrumbó cuando me apoyé encima; el destornillador era demasiado gordo y sólo el martillo fue mi único recurso para vencer la adversidad de la puerta del desván.

Busqué, derrumbé toneladas de polvo, saludé a miles de arañas molestadas en su intimidad.

Tres ratones dejaron de festejar; un murciélago con una cara de vieja bruja sin escoba, intentó despeinarme y obligarme a huir gritando… pero ¡he resistido!…

además un viejo maniquí que mi tatarabuela, costurera, empleaba para coser jubones y corsé sobre sus clientes de la burguesía local, y un viejo esqueleto que mi abuelo, médico al fin, jamás se resignó a sacar de su consultorio. (En verdad, él también tenía la reputación de curar más con sus manos que con la medicina.)

Finalmente llegué al viejo baúl, con mi amor propio dolorido.

Lo abrí. Recibí una avalancha de viejos libros de medicina mezclados con libros de astrología, ocultismo, y de símbolos. Por curiosidad agarré uno de ellos y miré la fecha de edición: “1873, Napoli”, época de mi tatarabuelo. Entonces, constaté que él no era solamente granjero… puede que sí granjero-filósofo, o un viejo alquimista disfrazado como hombre de pueblo.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Arranqué el cajón que me indicó Magister LIROLUVILUI.

Con las palpitaciones que uno puede imaginar (un poco por miedo a las arañas y mucho por la curiosidad), introduje la mano en el fondo del hueco, siguiendo las ranuras sobre las cuales se deslizaba el cajón, y… exactamente encontré el clavo, muy liso, muy sólido, que me había anunciado. Intenté sacarlo con la mano, pero aquí también tenía razón. Más rápidamente que el campeón olímpico con su llama, subí con la pinza extraviada en el garaje.

Sostengo el clavo, tiro con fuerza… y un mecanismo se pone en ruta: oigo una serie de “clicks”. La pared del fondo del baúl se deslizó abruptamente. Una puerta, cuyas ranuras estaban disimuladas por una fina capa decuero, se abrió rechinando.

Descubrí un casillero en el cual un manuscrito parecía dormir con su sabiduría esperando que un humano lo despierte.

Con la mano temblando, tomé el manuscrito cuya tapa era de cuero. Un sello, finamente grabado en oro surgió en relieve.

Así Magister LIROLUVILUI exista o no, esto sí, no era un sueño. Bajé a mi despacho y empecé a hojear el libro…

Cito algunos pasajes que más me impactaron:

“El futuro también tiene una historia, las Crónicas de Magister LIROLUVILUI son la historia del futuro del hombre.”

Mi atención fue vivamente llamada: me di cuenta que tenía en manos un pergamino, un viejo documento de 108 años, que me hablaba de un futuro que también era el mío, ¡el nuestro!

Ya me pregunto con viva curiosidad… qué van a contener las próximas Crónicas. Evidentemente la que tengo es la primera. ¿Quién encontrará las siguientes?

“Dentro de 108 años el hombre estará en el umbral de Acuario. Entonces el Magister develará a la especie humana lo que debe saber para transmutarse a sí misma.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

“Los que sean capaces de descubrir quién es él, ya serán hombres de Acuario”.

Por vanidad, yo ya me sentía “ alguien de Acuario…”, pero una puntada irónica en mi cabeza me obliga a reflexionar: ¿Puedo pretender saber quién es Magister LIROLUVILUI tan sólo por haber recibido un llamado telefónico a continuación de un llamado telepático?

“El hombre de Acuario deberá reivindicar los 33 derechos que la especie humana viola desde hace siglos.

(…)

Deberá curar no tan solo su cuerpo físico porque es el único visible, y sí tendrá que unificar medicina, psicología y esoterismo dado que son tres cabezas de una misma ciencia que debe ser mirada con nuestros tres ojos.

(…)

El deberá cesar sus luchas religiosas y volver al corazón mágico de las mismas. Corazón disimulado bajo montañas de política, poder y banalidad. Las iglesias de todas las religiones deben reencontrar la fuente de su creación… ellas han sido creadas para luchar contra el mal, ¡que lo hagan! sin generar una nueva inquisición, sino desarrollando la ciencia de la magia de acuario, es decir la esencia de las religiones: la fe!

(…)

Él deberá ampliar su conciencia a la totalidad de la tierra, porque no es justo que un solo hombre del mundo de Acuario se sienta feliz mientras que un solo pueblo del mismo planeta continúe sufriendo.

(…)

El hombre de acuario no tendrá más un cerebro adormecido, encarcelado en un cuerpo atrofiado. El deberá despertar todos sus poderes, todas sus capacidades, todos sus medios. Y así hará como el horrible gusano de seda que, entrando en su capullo de inconsciencia, se transmuta en maravillosa mariposa. El hombre debe dejar de arrastrarse y empezar a elevarse.”

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Entonces, totalmente atolondrado por estas revelaciones comprendo que sólo pasaremos a la era de acuario a costa de una reforma total de nosotros mismos, de nuestra vida, y seguramente hasta del más mínimo detalle constituyente de nuestro bienestar y malestar.

Sigo leyendo y descubro que este libro de Magister LIROLUVILUI contiene treinta y tres “ actos del espíritu sobre el espíritu”. Traducido en lenguaje moderno diríamos: “visualizaciones”.

Me pregunto a mí mismo para qué tantos misterios por sólo algunas visualizaciones, pero rápidamente descubro que tienen muchas rarezas.

Estas visualizaciones tocan nuestros problemas más fundamentales tanto en lo ordinario y cotidiano como en lo trascendente: la salud, la psicología, la vida social, lo espiritual. Hasta la moderna parapsicología está implicada.

Hasta ahora, jamás he encontrado un manuscrito que pueda pretender ser tan holístico como este.

Al analizar detalladamente estas visualizaciones, me doy cuenta que evocan a animales fantásticos: caballos de 6 patas, cuadrúpedos con tres cabezas, peces de fuego. Ellas emplean lugares extraordinarios: un planeta ajedrez, un laberinto en una montaña, una gruta en el Himalaya. Y sobre todo un lenguaje desconocido en nuestra tierra: HEIDIOBU- DIVIOULOT, MABEIMA- BEVEMEJEVEV, QEQEWEELEZ.

Sospecho que este documento, más extraterrestre que humano, contiene una fuerza que jamás comprenderemos totalmente. Casi insondable.

Empiezo a practicar las técnicas indicadas, recordando que mi padre también tenía poderes. Mi madre nos impedía subir al primer piso o hacer ruidos a ciertas horas. Mi padre trabajaba en este mismo despacho donde estoy instalado ahora mismo. Escuchábamos ruidos extraños, y mamá nos decía que mi padre captaba la radio.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Sentíamos olores magníficos y ella pretendía que papá quemaba inciensos para purificar su lugar de meditación. Es verdad que los pacientes hacían cola (el también era médico) y venían de muy lejos, hasta de países extranjeros para consultarlo. Él viejo tenía la reputación de curar lo imposible, pero como era nuestro padre, no nos impresionaba.

En verdad, jamás habíamos visto un paralítico partir caminando, pero sí, siempre con su alma en paz.

Centenares de cartas agotaban cada semana al cartero que las repartía en bicicleta. Sellos de todos los países se amontonaban en mi colección dando testimonio de que mi padre curaba también a distancia… pero la inconsciencia de mi juventud conocía solamente al padre que me ponía sobre mi caballito de madera cuando niño.

Comencé a practicar la técnica de los siete rayos. A mí también me venía la pulsión de curar con las manos. Creí poco al inicio, como todo lector.

¡Cómo imaginar que un texto escrito puede transformarse en real realidad en lugar de ser solamente la realidad del imaginario! Entonces empecé a acumular energía en mi “lago del corazón”, logrando desecar “escaras” de la vecina en su silla de ruedas. Continué cerrando las heridas de los niños del vecindario, enseñándoles cómo hacer cantar sus células con la palabra: VIKIJOBIIOU.

Este libro de Magister LIROLUVILUI me atraía cada vez más.

Llegó el séptimo día, la séptima hora y el séptimo minuto. Ingenuamente preparé un grabador de cassettes para poder captar la voz del Magister.

Marqué el 0 dejé sonar 3332 veces. Crean que fui sorprendido cuando al timbre siguiente… alguien descolgó y que simultáneamente la luz de mi casa se apagó, dejando el magnetófono fuera de uso.

Lleno de vergüenza, sospechando que el Magister ya sabía mi intención de grabar su voz… lo saludé.

“Despreocúpese, dentro de siete minutos su grupo electrógeno volverá a ponerse en marcha.”

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Si todavía hubiera conservado algunas dudas, en ese instante se esfumaron definitivamente, y medio enrojecido en la penumbra escuché más atentamente.

“Ahora tiene en sus manos el documento que había redactado para Ud. hace 108 años.

Le pido dominar cada uno de los conocimientos que ha encontrado.

Ud. deberá reunir un grupo de alumnos y con ellos comprobar sistemáticamente, casi de modo científico (por lo menos según lo que Uds. llaman ciencia en su época). Cuando esté convencido, deberá publicar este manuscrito.

Ud. deberá conservar los títulos de cada acción del espíritu sobre el espíritu, aunque le parezcan anacrónicos.

Ud. titulará este libro: Primera Crónica de Magister LIROLUVILUI y agregará un sub-título que diga: “El control mental de Acuario une el hombre al cosmos”.

-Pero, -le contesté-, hay quienes han difundido ya un control mental.

“Es cierto. Hace varios años influencié su espíritu para “preparar el terreno”. Les indiqué como emplear unas técnicas de hipnosis, de la medicina ayurvédica; de la sugestión y sobre todo la famosa visualización que se practica desde milenios en todos los grupos iniciáticos de este mundo, en ésta y en las otras dimensiones.”

-¡Magister! ¿Qué diferencia real existe entre este control mental nuevo y el antiguo? Dígamelo sino tendré suma dificultad en difundirlo.

“La visualización es un lenguaje particular que el hombre puede emplear para comunicarse con el cosmos y las doce energías que pone a su disposición. Si los símbolos que Uds. Emplean están alejados de los símbolos que hacen reaccionar al Universo, éste tardará mucho tiempo en comprender lo que Ud. desea. El error que cometen Uds. los humanos es que proyectan las metáforas que produce vuestro inconsciente (uno de vosotros las ha llamado arquetipos) sobre el Universo.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Es todo lo contrario de lo que habría que hacer.

Uds. deben descubrir los arquetipos del Universo y adaptar su espíritu a ellos.

Las imágenes de este nuevo control mental hablan al universo con imágenes y sonidos que puede comprender en el acto, aunque quizás sus psiquiatras no alcancen a explicarlas.”

-¡Magister! creo haber comprendido que Ud. tiene por misión darnos el “modo de empleo de Acuario”, pero, cómo y de dónde van a provenir los próximos mensajes? Éste es solamente un inicio!

“Verdad! La conjunción planetaria del renacimiento ha llegado. A otros humanos con genes similares a los suyos haré descubrir mis próximos mensajes, también redactados hace 108 años.”

-¿Qué quiere decir con “mis genes”?

“Sus antepasados son de Cerdeña, Malta, Grecia, Asia Central y una parte del Tibet. Lo sabía, no?

Hay sobre el planeta Tierra actual, en la dimensión desde donde me escucha Ud., 144.000 personas que han heredado una línea genética similar a la suya. ¡No tiene nada de superior a la humanidad, que su vanidad se tranquilice! Pero como lo ha notado estos últimos días, su familia está llena de curanderos y de gente con poderes.

Sus antepasados heredaron su genética de aquella época en la cual los Dioses se unieron con los hombres, por tal causa tenían esa misión. ¡Lea mejor la Biblia!

Estos genes le han dado el cuerpo que se necesitaba y que era indispensable para su última encarnación. El resto Dios lo decidió.

Lo comprenderá mejor cuando devele a los hombres de su dimensión la segunda Crónica: “La religión mágica de Acuario”.

-¿Por qué quiere Ud. que difunda estas técnicas?

“Porque entre el rico y el pobre hay varios puntos de igualdad. El poder del espíritu es uno de ellos.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Porque para cambiar de época su humanidad necesita pasar por varias puertas, y el control de las doce energías, tanto internas como externas, es una etapa obligatoria. Verá cómo en la tercera Crónica: “El manifiesto de los 33 derechos fundamentales de Acuario”, por ejemplo, dice cómo el derecho a comer de la energía mezclada con nuestros alimentos cotidianos (transformándolos así en alimentos curativos) pasa por un trabajo simultáneo sobre el espíritu y el alimento. El espíritu del alimento y el alimento del espíritu son una y misma cosa.

Éste es uno de los 33 derechos que su humanidad deberá reivindicar. En la cuarta Crónica: “Medicina, psicología y esoterismo, una sola ciencia de Acuario”, verá que sus 18 cuerpos (todos energías de diversas densidades) tienen un puente universal construido por su conciencia y que, mediante este puente, las curaciones que la química no puede obtener el espíritu las alcanzará.

-¿Magister, qué recomendación principal me hace?

“Al final de esta primera Crónica, he agrupado varios programas. Ud deberá explicar a su humanidad que el renacimiento en esta misma vida y en este mismo cuerpo, ¡es posible! Llámelo “ programa renacimiento”.

El hombre que sufre, el que se busca, el que duda, el que quiere despertar, el que desea escapar de las trampas de la vida en la cual se ha encerrado… puede a la vez buscar una salida, encontrarse, despertarse, en una sola palabra: RENACER. Si un hombre desea renacer y descubrir antes de la hora, como será el hombre de Acuario, que se imponga 40 días de disciplina para practicar este programa. Así habrá aprendido más que todos los libros del mundo y recibido más que todas las iniciaciones de los hombres.

Para terminar, recuerde que un libro es una criatura viviente.

¡Respételo! ¡Háblele!: ¡Lo escuchará!; ¡Óigalo atentamente!: ¡Le hablará!

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Como dicen algunos: ¡haga un paso hacia él, y él hará diez pasos hacia Ud.!

La posición planetaria ha cambiado, debo cortar la comunicación.

Espere que lo llame en sueños para volver a telefonearme al mismo número. Se necesitará que sean siempre 7 días, 7 horas y 7 minutos después de su ensueño.”

Colgué el aparato, y repentinamente la luz volvió en el mismo instante; el magnetófono, irónico, se puso de nuevo en marcha y, para no sentirme demasiado estúpido, empecé a dictar todo lo que pude recordar de esta conversación con Magister LIROLUVILUI.

Este libro es su producto… suplico al lector dar por lo menos un paso hacia él.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

lo hacía parecer brujo era más seria, pero preferían no hablar del tema en el colegio Raimundo Lulio (entre el ridículo y lo desconocido ¡el límite parece tan frágil!): cada mañana de exámenes, los amigos más íntimos le preguntaban a Aisdek’m medio risueños «¿y? ¿anoche que soñaste?» y cada vez, sin excepción, Aisdek’m les contaba las preguntas para las cuales había que prepararse. y un pequeño detalle ridículo que iba a ocurrir, por ejemplo que la profesora iba a buscar sus anteojos sin darse cuenta de que los tenía puestos. Todos se reían, Aisdek’m también, y cuando ocurría el incidente se daban miradas cómplices, pero cuando las preguntas que hacía la profesora correspondían, miraban el cielo raso para evitar mirar al compañero brujo.La segunda razón que lo hacía parecer brujo era más seria… pero prefirían no hablar del tema en el colegio Raimundo Lulio; entre el ridículo y lo desconocido el límite parece tan frágil. Cada mañana de parciales, los amigos más íntimos le preguntaban medio risueño… ¿yanochequesoñaste?, infaltablemente Aisdek’m les contaba las preguntas para las cuales había que prepararse… y siempre un pequeño detalle ridículo que iba a ocurrir, por ejemplo que la profesora iba a buscar sus anteojos sin darse cuenta que los tenía puestos. Todos se reían, Aisdek’m tambíen, y cuando ocurría el incidente se daban miradas cómplices… pero cuando las preguntas que hacía la profesora correspondían… miraban el cielo raso para evitar mirar al compañero brujo.

En este momento, año 2004 en que escribo este libro ¿dónde está nuestro joven brujo? siempre en Madrid. Su papá embajador fue nombrado en Berlín y su mamá ingeniera química atiende la industria familiar en Holanda. Aisdek’m está igual que siempre, apuesto, calmo, muy tranquilo, demasiado tranquilo y callado, porque para él, su mundo terminó con la última campanada del año 1999. Esta noche única en el milenio, él y sus amigos festejaban en skate cerca de la Plaza de España, y en el segundo exacto en que cambiábamos de milenio, en el  medio  de  la  euforia

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

y los fuegos artificiales, Aisdek’m decidió hacer su famosa pirueta del «skate libélula», falló, aterrizó de espaldas sobre el asfalto, no tenía su casco (¿quién se lo hubiera puesto ese día?), sintió un crack, un gran calor en la nuca, y perdió la conciencia. En este momento, año 2004 en que escribo este libro ¿dónde está nuestro joven brujo? siempre en Madrid… su papá embajador fue nombrado en Berlín y su mamá ingeniera química atiende la industria familiar en Holanda. Aisdek’m está igual que siempre, apuesto, calmo, muy tranquilo, demasiado tranquilo y callado, porque para él, su mundo terminó con la última campanada del año 1999. Esta noche única en el milenio, él y sus amigos festejaban en skate cerca de la Plaza de España, y en el segundo exacto en que cambiábamos de milenio, en el medio de la euforia y los fuegos artificiales, Aisdek’m decidió hacer su famosa pirueta del skatelibélula, falló, aterrizó de espalda sobre el asfalto, no tenía su casco (¿quién lo hubiera puesto ese día?), sintió un crack, un gran calor en la nuca, y perdió la consciencia.

Los amigos creyeron que simulaba, pero rápidamente perdieron la sonrisa cuando constataron que no reaccionaba, no respiraba, que su corazón se había parado. El más joven comenzó a llorar, incapaz de reaccionar; el más grande recordó los cursos de reanimación del colegio y empezó a alternar un masaje cardíaco con la respiración artificial; ya no había más lugar a burlas sino a desesperación angustiada. Los amigos creyeron que simulaba… pero rápidamente perdieron la sonrisa cuando constataron que no reaccionaba, no respiraba, que su corazón se había parado. El más joven comenzó a llorar, incapaz de reaccionar; el más grande recordó los cursos de reanimación del colegio y empezó a alternar un masaje cardíaco con la respiración artificial… ya no había más lugar a burlas sino a desesperación angustiada.

Por fin otro reaccionó y corrió a un teléfono para pedir una ambulancia. Aisdek’m no reaccionaba, su espíritu estaba viajando, flotaba cerca de un planeta

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

desconocido más bien parecido a una esfera dorada palpitante. Volaba sin miedo porque sentía una mano sosteniendo la suya, y se tranquilizaba porque recordaba a su abuelo que de niño le enseñó cómo atravesar las calles sin tener miedo a los coches. Los adultos no se acuerdan de esos pequeños momentos de aventura, como el de cuando se camina por primera vez en lugar de gatear. Aisdek’m sí los recordaba. Este desconocido, invisible como él, decía llamarse: Magister Liroluvilui -¡qué nombre más extravagante!- pensaba el niño; le hablaba serenamente y el se sentía como si hubiera entrado en una película de ciencia ficción o en un dibujo animado.Por fin otro reaccionó y corrió a un teléfono para pedir una ambulancia. Aisdek’m no reaccionaba, su espíritu estaba viajando, flotaba cerca de un planeta desconocido más bien parecido a una esfera dorada palpitante. Él volaba sin miedo porque sentía una mano sosteniendo la suya, y se tranquilizaba porque recordaba a su abuelo que de niño le enseñó como atravesar las calles sin tener miedo a los coches… los adultos no se acuerdan de esos pequeños momentos de aventura, tal como caminar por primera vez en lugar de gatear. Aisdek’m sí, los recordaba. Este desconocido, invisible como él, decía llamarse: Magister Liroluvilui -¡qué nombre más extravagante!- pensaba el niño; le hablaba serenamente haciéndole sentir como si hubiera entrado en una película de ciencia ficción o un dibujo animado.

Aisdek’m lo percibía como si fuera un viaje mágico al colegio de Harry Potter; o mejor, hacia algún planeta de la Guerra del Espacio; o mejor todavía, una fantástica simulación de vuelo espacial en su Play Station. Aisdek’m lo percibía como si fuera un viaje mágico al colegio de Harry Potter o mejor… hacia algún planeta de la Guerra del Espacio.. o mejor todavía… una fantástica simulación de vuelo espacial en su Play Station.

Por fin abrió los ojos y vio el cielo raso de su habitación, y se sintió tranquilo, con ganas de reírse -El sueño del milenio-  pensó.  Pero  no  pudo  sonreír.  No

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

se preocupó, empezó a acordarse de la caída. Por fin abrió los ojos y vio el cielo raso de su habitación, y se sintió tranquilo, con ganas de reírse… -el sueño del milenio- pensó. Pero no pudo sonreír. No se preocupó, empezó a acordarse de la caída.

-¡Abrió los ojos!- dijo la voz de su madre, esa señora de la cual nació y conocía tan poco. Quiso mover la cabeza hacia la voz, pero no obedeció su cuello. -Debo tener algún yeso- pensó. Lo sorprendió que su padre contestara -¿Cómo va a reaccionar cuando sepa?- Seguro que este señor (su «genitor», dice el diccionario científico), acababa de salvar el mundo de una guerra atómica y estaba de paso por Madrid para alguna conferencia internacional. Aisdek’m tenía ganas de reírse «De repente sus padres juntos… hubo que esperar el fin del milenio para ver eso». -¡Abrió los ojos!- dijo la voz de su madre… esta señora de la cual nació y conocía tan poco. Quiso mover la cabeza hacia la voz, pero no obedeció su cuello, -debo tener algún y eso pensó. Lo sorprendió que su padre contestara -¿Cómo va a reaccionar cuando sepa?- seguro que este señor, su genitor dice el diccionario científico, acababa de salvar el mundo de una guerra atómica y estaba de paso por Madrid para alguna conferencia internacional. Aisdek’m tenía ganas de reírse, de repente sus padres juntos… hubo que esperar el fin del milenio para ver eso.

-Hay que hablarle mucho- dijo la voz de su amigo más íntimo (el que tenía más pecas que neuronas). Aquí el niño apuesto empezó a sorprenderse: sus padres habían prohibido que los amigos del colegio entraran en la casa, y empezaba a reconocer las otras voces, los mismos compañeros que estaban con él cuando cayó con el skate. -Hay que hablarle mucho- dijo la voz de su amigo más íntimo… (el que tenía más pecas que neuronas). Aquí el niño apuesto empezó a sorprenderse… sus padres habían prohibido que los amigos del colegio penetraran en la casa… y empezaba a reconocer las otras voces, los mismos compañeros que estaban con él cuando cayó.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Tuvo, simultáneamente, un escalofrío (más mental que corporal), y un gran sentimiento de paz. Le ocurrieron simultáneamente un escalofrío (más mental que corporal), y un gran sentimiento de paz.

Sintió en su mente la mano del Maestro invisible que le obligaba a salir nuevamente de su cuerpo y flotar cerca del techo. Nunca se había dado cuenta de que una araña verdosa tejía su tela en el punto más alto y escondido, adonde nunca iba a limpiar la mucama. El Magister le dijo mentalmente «Ahora vas a mirar hacia abajo y no llorar sino sonreír, eres de los nuestros, has cambiado de dimensión como tú lo pediste antes de nacer». Sintió en su mente la mano del Maestro invisible que le obligaba a salir nuevamente de su cuerpo y flotar cerca del techo. Nunca se había dado cuenta de que una araña verdosa tejía su tela en el punto más alto y escondido, a donde nunca iba a limpiar la mucama. El Magister le dijo mentalmente Ahora vas a mirar hacia abajo y no llorar si no sonreír, eres de los nuestros, has cambiado de dimensión como tú lo pediste antes de nacer.

Aisdek’m miró para abajo, y se sobresaltó (¡si esta palabra tiene algún sentido en el mundo invisible!). El cuerpo que habitaba desde que nació estaba acostado sobre una camilla blanca, desnudo, cubierto por una sábana. Veía sus brazos pinchados por un gotero de plasma, un tubito entraba en su boca, una sonda salía de debajo de la sábana… Y le vino una duda adolescente: La que metió la sonda para la orina… ¿habrá sido una enfermera? ¿o un enfermero? Aisdek’m miró abajo, se sobresaltó… (¡si esta palabra tiene algún sentido en el mundo invisible!). El cuerpo que habitaba desde que nació estaba acostado sobre una camilla blanca, desnudo, cubierto por una sábana. Veía sus brazos pinchados por un gotero de plasma, un tubito entraba en su boca, una sonda salía de debajo de la sábana… Y le vino una duda adolescente… La que metió la sonda… Ya sabe en que… Para la orina… ¿Era un enfermero o una enfermera?

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Terminó de comprender cuando flotó por encima de su propio rostro… Inexpresivo, la mirada fija hacia el cielo raso, algún parpadeo de vez en cuando. Terminó de comprender cuando flotó encima de su propio rostro… Inexpresivo, la mirada fija hacia el cielo raso, algún parpadeo de vez en cuando.

Tuvo ganas de gritar ¿Qué hicieron a mis cabellos? Él, que ponía tanto cuidado para alisarlos, conservarlos largos hacia los hombros para que volaran cuando saltaba… ¡Los habían cortado! Parecía un soldado raso cualquiera. Cuando vio que el cuello estaba aprisionado en un corsé de plástico blanco, la luz se hizo en su mente: Era paralítico. Intentó desesperadamente hablar, sus labios no se movieron; gritar, levantar la mano, moverse, mostrar que estaba vivo, que se habían equivocado… No, nada obedecía, lo mismo que si su cuerpo hubiera estado en un bloque de cemento. Y ni eso sentía. -Voy a volverme loco- pensó -Mire, está llorando- dijo la voz del más incompetente en los vídeos juegos, pero genio en armar y desarmar todas las computadoras, su otro mejor amigo. Tuvo ganas de gritar ¿Qué hicieron a mis cabellos? Él que ponía tanto cuidado para alisarlos, conservarlos largos hacia los hombros para que volaran cuando saltaba… ¡Los habían cortado!, parecía un soldado raso cualquiera. Cuando vio que el cuello estaba aprisionado en un corsé de plástico blanco, la luz se hizo en su mente… Era paralítico. Intentó desesperadamente hablar, sus labios no se movieron; gritar, levantar la mano, moverse, mostrar que estaba vivo, que se habían equivocado… No, nada obedecía, lo mismo que si su cuerpo hubiera estado en un bloque de cemento… Y ni eso sentía. ¿Iba a volverse loco? pensó -Mire, esta llorando dijo la voz del más incompetente en los vídeos juegos, pero genio en armar y desarmar todas las computadoras… era su otro mejor amigo.

Su madre y su padre se acercaron, le tomaron una mano cada uno, pero Aisdek’m no sentía nada sobre su

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

piel, solo los veía desde afuera del cuerpo. Su madre y su padre se acercaron, le tomaron una mano cada uno, pero Aisdek’m no sentía nada sobre su piel, solo los veía desde afuera del cuerpo.

Antes de desequilibrarse más, sintió la caricia protectora del Magister sobre sus cabellos… Pero
Cuáles cabellos podía tenía uno en el mundo invisible?.Antes que se desequilibre más, sintió la caricia protectora del Magister, sobre sus cabellos… Pero ¿Cuáles cabellos podía tenía uno? en el mundo invisible.

-«Tienes los cabellos que tu mente decida»- contestó el Maestro Invisible. -Tienes los cabellos que tu mente decida contestó el Maestro Invisible.

-¿Por cuánto tiempo estaré así? -preguntó el niño asustado -¿Por cuánto tiempo estaré así? -preguntó el niño asustado-

-Siempre estuviste así pero no te dabas cuenta. -Siempre estuviste así pero no te dabas cuenta.

-Cómo, ¡yo, el rey del skate!-Cómo, ¡yo, el rey del skate!

-Sí, tú, el brujito del colegio. Recuerda cuando te enseñaba mientras dormías, recuerda todos estos viajes que hicimos, cuando te llevé a la pirámide de Egipto, y pasando por el centro de la Cámara del Rey llegabas a otros mundos. Al final del viaje te contaba las preguntas del parcial del día siguiente, para que recuerdes que no era ningún sueño.-Sí, tú, el brujito del colegio. {Recuerda cuando te enseñaba mientras dormía, recuerda todos estos viajes que hicimos, cuando te llevé a la pirámidede Egipto, y pasando por el centro de la Cámara del Rey llegabas a otros mundos.} Al final del viaje te contaba las preguntas del parcial del día siguiente, para que recuerdes que no era ningún sueño…

-Pero ¿de qué me sirve un cuerpo así, inútil; por qué debería quedarme con esta cuerda ridícula, la que parece de plata? No tengo ganas de jugar al cosmonauta que sale de la nave.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

-Pero ¿de qué me sirve un cuerpo así, inútil; por qué debería quedarme con esta cuerda ridícula, la que parece de plata…? No tengo ganas de jugar al cosmonauta que sale de la nave.

-Aisdek’m, ya sabes la verdad; tú elegiste esta misión espiritual, antes de encarnarte. -Aisdek’m, ya sabes la verdad; {tú elegiste esta misión espiritual, antes de encarnarte.}

-¡Quiero cambiarla, quiero salir sobre mi skate!-¡Quiero cambiarla, quiero salir sobre mi skate!

-Sabes que no hay retorno. Tu médula se dañó a la altura de la nuca. El menos importante de tus cuerpos -hablo del físico- estará inmóvil por muchos años; digamos, para todo tu tránsito en esta vida. -Sabes que no hay retorno. Tu médula se dañó a la altura de la nuca… El menos importante de tus cuerpos -hablo del físico- estará inmóvil por muchos años; digamos, para todo tu tránsito en esta vida.

-Pero ¿por qué no puedo partir ya, entonces? regresemos a la pirámide y viajemos. -Pero ¿por qué no puedo partir ya, entonces? regresemos a la pirámide y viajemos.

-No, la misión espiritual que pediste consiste a enseñar a la humanidad lo que es este planeta dorado que acabas de ver. En realidad es el planeta de los Registros Akáshicos -que son la memoria central de todo el universo-, y tu misión es explicarlos a toda la humanidad que vive en tu época. No llores, un gran porvenir espiritual te espera. Muchas vidas humanas cambiarán gracias a tus enseñanzas en las próximas décadas. Debes hacer descubrir a los humanos que cuando alcanzan la masa crítica de conciencia, se vuelven iguales a un puente entre dos mundos. -No, la misión espiritual que pediste consiste a enseñar a la humanidad lo que es este planeta dorado que acabas de ver. En realidad es el planeta de los Registros Akáshicos, (la memoria central de todo el universo…) y tu misión es explicarla a toda la humanidad que vive en tu época.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

No llores, un gran porvenir espiritual te espera… muchas vidas humanas cambiarán gracias a tus enseñanzas en las próximas décadas. {Debes hacer descubrir a los humanos que cuando alcanzan la masa crítica de consciencia, se vuelven iguales a un puente entre dos mundos.}

-Claro, si, voy a dar cátedra y hablar en la televisión ¡Flor de diálogo voy a tener!. -Claro, ¡voy a dar cátedra y hablar en la televisión. Flor de diálogo voy a tener.

-No seas irónico ni amargo, Aisdek’m. Deja que tu conciencia se expanda… Ya eres el símbolo del puente entre dos universos. En poco tiempo tus amigos aprenderán a comunicarse contigo. ¿Recuerdas cuando aprendiste el lenguaje morse? Fuiste el más rápido en utilizarlo. Espera que «Pecas sin neuronas» te mire. Parpadea enviándole un S.O.S. y él va a comprender. -No seas ni irónico ni amargo, Aisdek’m, deja tu conciencia se expande… Ya eres el símbolo del puente entre dos universos. En poco tiempo tus amigos aprenderán a comunicarse contigo. ¿Recuerdas cuando aprendiste el lenguaje morse? Fuiste el más rápido en utilizarlo. Espera que pecas sin neuronas te mire. Parpadea enviándole un S.O.S. y él va a comprender.

Así ocurrió.Así ocurrió.

El amigo se acercó para darle un beso antes de retirarse pero quedó sorprendido cuando Aisdek’m movió los párpados; creyó reconocer algo. En realidad, no lo creyó hasta que Aisdek’m le envió una descarga en el hombro izquierdo, donde siempre le pegaba por sorpresa. Pecas se quedó sorprendido. Miró mejor. Aisdek’m reiteró la llamada de los párpados. El amigo se puso a gritar. “¡El habla y también nos escucha!; miren: «¡repite el S.O.S con los párpados!”.. El amigo se acercó para darle un beso antes de retirarse pero quedó sorprendido cuando Aisdek’m movió los párpados; creyó reconocer algo. En realidad, no lo creyó hasta que Aisdek’m le envió una descarga en el hombro izquierdo, donde siempre lo pegaba por sorpresa. Pecas se quedó sorprendido. Miró mejor…

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Aisdek’m reiteró la llamada de los párpados. El amigo se puso a gritar. !El habla, y también nos escucha!; miren: ¡repite el S.O.S con los párpados!.

Desde fuera de su cuerpo, Aisdek’m vio a todos inclinarse. Movió los párpados. Es indescriptible cuánta alegría apareció en ese cuarto que minutos atrás parecía una cámara fúnebre. También la alegría ganó el corazón del joven paralítico; descubrió cuánto lo querían. Hasta sus padres lloraban; ellos, que siempre fueron amables como dos rocas volcánicas en el océano.Desde fuera de su cuerpo, Aidek’m vio inclinarse a todo el mundo… Movió los párpados. Es indescriptible cuánta alegría hubo después de parecer una cámara fúnebre. También la alegría ganó el corazón del joven paralítico; descubrió cuánto lo querían… Hasta sus padres lloraban; ellos, que siempre fueron amables como dos rocas volcánicas en el océano…

El niño inmóvil, ex rey del skate, derramó más lágrimas en este instante que en sus diez últimas visitas al dentista. El niño inmóvil, ex-rey del skate, derramó más lágrimas en este instante que en sus diez últimas visitas al dentista.

Su papá, primero en retomar el control emocional, controlando su voz para que no pareciera gritar, dio la orden (sonó así en realidad, como una orden) «¡Hijo, un parpadeo representa un punto, dos parpadeos significarán una línea. Si comprendiste haz un parpadeo!» Así empezó la larga historia que tengo que contarles. Su papá, primero en retomar el control emocional, controlando su voz para que no pareciera gritar, dio la orden (sonó así en realidad, como una orden); ¡Hijo…Un parpadeo representa un punto, dos parpadeos significaran una línea. Si comprendiste haz un parpadeo! Así empezó una larga historia que tengo que contarle.

Olvidémonos de las preguntas, a veces simpáticamente tontas, que sus amigos le hicieron en los días siguientes.La situación no parecía progresar mucho: el niño contestando a preguntas sólo por sí o por no, y los amigos más

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

preocupados por saber si sufría o no, y por mostrarle su afecto y tal vez borrar con ello cierta culpa que creían deber sentir.

El Magister Liroluvilui llevó nuevamente a Aisdek’m a través de la gran pirámide hacia este mundo que parecía un planeta de oro y Olvidémonos de las preguntas a veces simpáticamente idiotas que sus amigos le hicieron en los días siguientes. La situación no parecía progresar mucho; el niño contestando a preguntas sólo por sí o por no, y los amigos más preocupados para saber si sufría o no, para mostrarle su afecto y tal vez borrar cierta culpa que creían deber sentir. {Hasta que el Magister Liroluvilui llevase nuevamente a Aisdek’m a través de la gran pirámide, hacia este mundo que parecía un planeta de oro.}explicó al niño que se encontraban en un planeta energético.El Maestro explicó al niño que se encontraban {en un planeta energético…}

-¿Es decir que existe y no existe?- -¿Es decir que existe y no existe?- preguntó el niño.preguntó el niño.

-No existe en el plano físico, ese donde elegiste «ser, sin estar»- el Magister dijo esta expresión en una forma que llamó la atención del niño -No obstante, en las dimensiones donde se mueve tu pensamiento, tu alma y todo lo que los humanos llamen espiritualismo, existe. Y además, eres un invitado privilegiado en este planeta, ya que lo visitas desde hace milenios–No existe en el plano físico, el donde elegiste ser, sinestar -el Magister dijo esta expresión en una forma que llamó la atención del niño no obstante,{en las dimensiones donde se mueve tu pensamiento, tu alma y todo lo que los humanos llamen espiritualismo… Existe.} Y además eres un invitado privilegiado en este planeta… Ya que lo visitas desde hace milenios.

Más perplejo todavía se quedo Aisdek’m.Más perplejo todavía se quedo Aisdek’m.

-¿Pero, qué es entonces? ¿Como una biblioteca?- -¿Pero,

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

qué es entonces? ¿Como una biblioteca?-

-Así mismo. Esta biblioteca es como la memoria de todo el universo. En ella puedes encontrar todo lo que existió o que existirá. Todo lo que ustedes humanos han inventado, y todo lo que les falta inventar, está aquí, en los Registros Akáshicos. -símismo… {Esta biblioteca es como la memoria de todo el universo. En ella puedes encontrar todo lo que existió o que existirá. Todo lo que ustedes humanos han inventado, y todo lo que les falta inventar, está aquí…En los Registros Akáshicos.}

-¿Por qué me trajiste aquí?-¿Por qué me trajiste aquí?-

-Quería que observes un aparato que fue utilizado mucho antes de que nacieras. -Quería que observes un aparato que fue utilizado mucho antes de que nacieras.

El Magister condujo al niño a través de pasillos, escaleras sin fin y más pasillos con paredes cubiertas de libros.El Magister condujo al niño a través de pasillos, escaleras sin fin, otros pasillos con paredes cubiertas de libros.

-¿Todo eso no es real, verdad?-¿Todo eso no es real, verdad?-.

-Eso depende. En este preciso momento de la tierra, tu cuerpo esta inmóvil allí; pero tu mente está muy activa aquí. Estamos en espacios más complejos que lo que llaman la cuarta dimensión. Nunca hubieras podido venir aquí con tu cuerpo físico, solo algunos de tus cuerpos de energía son aptos para poder viajar así. De todos modos, ya oíste hablar de los viajes astrales; estás haciendo uno, en este momento.-Esto depende. En este preciso momento de la tierra, tu cuerpo esta inmóvil allí, pero tu mente está muy activa aquí. {Estamos en espacios más complejos que lo que llaman la cuarta dimensión. Nunca hubieras podido venir aquí con tu cuerpo físico, solo algunos de tus cuerpos de energía son aptos para poder viajar así…} De todos modos, ya oíste hablar de los viajes astrales; estás haciendo uno, en este momento es real o imaginario?- insistió Aisdek’m.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

-La forma que ves es imaginaria. Decidí mostrártelo como una biblioteca, pero si deseas verlo como en Matrix, podemos.-La forma que ves es imaginaria… decidí mostrártelo como una biblioteca… pero si deseas verlo como en Matrix podemos.

-A ver, un poco.-A ver un poco-.

Y de repente Aisdek’m se sintió volando entre billones de mariposas multicolores que le hacían cosquillas sobre todo su cuerpo energético.Y de repente Aidek’m se sintió volando entre {billones de mariposas multicolores que le hacían cosquillas sobre todo su cuerpo energético.

-¿Qué son?- preguntó al Magister Liroluvilui. -¿Qué son? preguntó al Magister Liroluvilui.

-Ideas, solamente ideas en su pura forma energética. Precisamente, allí está la mariposa-idea que yo quería que encontrases. Tócala.-Ideas, solamente ideas en su pura forma energética.} Precisamente, allí hay la mariposa/ idea que yo quería que encontrases. Tócala.

Aisdek’m siguió la instrucción del Maestro y en su cuerpo fluyó una corriente extraña. En su mente apareció un primer círculo, luego un segundo, y finalmente miles de círculos que se plasmaban en objetos que él conocía: la rueda de un molino de harina, una rueda de carro romano, pequeñas ruedas con dientes formando uno de esos relojes a cuerda que ningún niño moderno compraría jamás por ser “para viejos”. Aisdek’m siguió la instrucción del Maestro y {en su cuerpo fluyó una corriente extraña. En su mente apareció un primer círculo, luego un segundo, luego miles de círculos que se plasmaban en miles de objetos que él conocía: la rueda de un molino de harina, una rueda de carro romano, pequeñas ruedas con dientes formando uno de esos relojes a cuerda} que ningún niño moderno compraría -¡jamás!- son  para  viejos,  –  Sí,  gracias  a   esta mariposa- idea que  captaron  algunos  desconocidos  en   la

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

China antigua, pero también en la Atlántida y otros países a la vez, los hombres sensibles a la percepción de los Registros Akáshicos pudieron inventar la rueda. -Sí; {gracias a esta mariposa/idea que captaron algunos desconocidos en la china antigua, pero también en la Atlántida y otros países a la vez… los hombres sensibles a la percepción de los Registros Akáshicos, pudieron inventar la rueda.}

-¿Pero todos los inventos fueron así?- El niño ya empezaba a olvidar las consecuencias de su parálisis.-¿Pero todos los inventos fueron así? El niño ya empezaba a olvidar las consecuencias de su parálisis.

-Sí. Por lo menos los que hicieron progresar a la humanidad. En su cerebro, ciertos hombres tuvieron el poder de venir hacia aquí sin tener que pasar por un accidente como el tuyo. Ellos absorbieron una mariposa idea, o leyeron un libro; poco importa cómo lo vieron, pero en su mente se formó una idea novedosa, una idea que no era la recomposición de otras anteriores. Nacieron los grandes inventos. -Sí. {Por lo menos los que hicieron progresar la humanidad. En su cerebro, ciertos hombres tuvieron el poder de venir hacia aquí, sin tener que pasar por un accidente como el tuyo. Ellos absorbieron una mariposa/idea, o leyeron un libro… poco importa como lo vieron, pero en su mente se formó una idea novedosa… una idea que no era la recomposición de otras anteriores. Nacieron los grandes inventos.}

-Pero entonces, ¿para qué sirve estudiar para ser ingeniero, como mi mamá por ejemplo? -Pero entonces, ¿para qué sirve estudiar para ser ingeniero, como mi mamá, por ejemplo?.

-¿No notaste cuán diferentes son los inventores de los ingenieros? Mientras los primeros generan saltos históricos a la humanidad, los segundos hacen progresar dulce y metódicamente la tecnología,  recuperan  el  capital  técnico

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

que otros descubrieron. Son gente muy científica, que no quiere ver ni pensar más allá de las tres dimensiones.-¿No notaste cuan diferentes son los inventores de los ingenieros? Mientras los primeros generan saltos históricos a la humanidad, los segundos hacen progresar dulce y metódicamente la tecnología, recuperan el capital técnico que otros descubrieron. Son gente muy científica, que no quieren ver ni pensar más allá de las tres dimensiones.

-Te refieres a las que vemos en cada esquina de una pieza: el piso, una pared a la izquierda y otra a la derecha. -Quieres decir las que vemos en cada esquina de una pieza… el piso, una pared a la izquierda y otra a la derecha.

-Si quieres pensarlo así, puedes. Observa que todo lo que aprendiste en el colegio, en ciencia, en química, en física, en biología… -Si quieres pensarlo así, puedes. Observa que todo lo que aprendiste en el colegio, en ciencia, en química, en física, en biología…

-Sí, las asignaturas en las que andaba pésimo hasta que me hicieras soñar las preguntas de los profesores. -Sí, las donde andaba pésimo hasta que me hicieras soñar las preguntas de los profesores.

-Precisamente. Pero, ¿recuerdas en qué eras tan bueno que no tuve necesidad de soplar al oído de tus sueños para que rindieras mejor?-Precisamente. Pero, ¿recuerdas en qué eras tan bueno que no tuve necesidad de soplar al oído de tus sueños para que rindieras mejor?

-Sí, en letras, en filosofía.-Sí, en letras, en filosofía.

-Así es, en todo lo que no es abstracto ¿Comprendes que tienes dos cerebros?
-Así es, en todo lo que es abstracto. ¿Comprendes que tienes dos cerebros?

-Sí, el hemisferio derecho y el izquierdo. -Sí, {el hemisferio derecho y el izquierdo. -No, ese es uno solo, es tu cerebro de las tres dimensiones; hablo  del  otro.  -No,  ese   es   uno

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

solo… es tu cerebro de las tres dimensiones;} hablo del otro.

-¿Cuál otro?¿dónde está escondido?-¿Cuál {otro, dónde esta escondido?

-En todo tu cuerpo energético. No te hagas el ignorante, por favor, recuerda a esta dulce niña que llamas «Marilyn la Terminator».-En todo tu cuerpo energético.} No te hagas el ignorante, por favor… recuerda esta dulce niña que llamas Marilyn la Terminator.

-¿La que tiene la boca llena de aparatos y que es más rubia que Marilyn Monroe?-¿La que tiene la boca llena de aparatos y que es más rubia que Marilyn Monroe?

-Sí, y su mamá es profesora de yoga en el barrio Arganzuela. ¿Qué viste en las paredes de su casa? -Sí, y su mamá es profesora de yoga en el barrio Arganzuela. ¿Qué viste en las paredes de su casa?

-Había láminas, y siempre me las explicaba. Pero no me acuerdo bien.-Había láminas… y siempre me las explicaba… pero no me recuerdo bien.

-Mejor que recuerdes por completo porque describían tu cuerpo energético. Es decir, precisamente el que flota en el espacio conmigo en este momento. -Mejor que recuerdes por completo porque {describían tu cuerpo energético… es decir, precisamente el que flota en el espacio conmigo en este momento.}

El Magister Liroluvilui hizo que desaparecieran las mariposas y que se materialicen de todos lados otros visitantes de los Registros Akáshicos. Aisdek’m, fascinado, los veía como un «imbroglio» de hilos de todos colores que formaban siluetas humanas, como cuerpos transparentes, como estatuas de acrílico, llenas de fibras ópticas, pero donde no se podía distinguir ni piel, ni rostro… solo energías. El Magister Liroluvilui, hizo que desaparecieran las mariposas y que se materialicen  de  todos  lados   {otros

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

visitantes de los Registros Akáshicos. Aisdek’m, fascinado, los veía como un imbroglio de hilos de todos colores que formaban siluetas humanas… como cuerpos transparentes, como estatuas de acrílico, llenas de fibras ópticas, pero donde no se podía distinguir ni piel, ni rostro… solo energías.

-Mira ese tubo que parece fluorescente, como neón, justo en el lugar de la columna vertebral ¿Te acuerdas cómo lo llamó la mamá de Marilyn? -Mira ese tubo que parece fluorescente, como neón… justo en el lugar de la columna vertebral. ¿Te recuerdas como la llamó la mamá de Marilyn?

-Sí, un nombre raro: «Kundalini», creo. -Sí, un nombre raro: Kundalini creo.

-Shut… no pronuncies ninguna palabra del sánscrito aquí.

-Shut… no pronuncies ninguna palabra del sánscrito aquí.

Apenas dijo la palabra, Aisdek’m vio que todas las columnas vertebrales de los navegantes que los rodeaban hicieron un destello. Apenas dijo la palabra, Aisdek’m vio que todas las columnas vertebrales de los navegantes que los rodeaban hicieron un destello.}

-¿Que pasó? -¿Que pasó?

-Este idioma antiguo es muy sagrado porque cuando empleas algunas de sus palabras, ellas hacen vibrar el objeto real que designan. Es como si dijeses ¡manzanas! y todas las manzanas de una mesa se pusieran a bailar. – {Este idioma antiguo es muy sagrado porque cuando empleas algunas de sus palabras, ellas hacen vibrar el objeto real que designan.} Es como si dijeses ¡manzanas! y todas las manzanas de una mesa se pusieran a bailar.

-¿Como en Walt Disney?-¿Como en Walt Disney?

-Precisamente. Walt Elías Disney venía constantemente a los Registros Akáshicos, por eso las películas que grabó han

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

permitido que varias generaciones de niños pudieran regresar hacia nosotros, los habitantes de los Registros Akáshicos. -Precisamente, {Walt Elias Disney venía constantemente a los Registros Akáshicos… por eso las películas que grabó han permitido que varias generaciones de niños pudieran regresar hacia nosotros, habitantes de los Registros Akáshicos.}

-También recuerdo que la mamá de Marilyn me hablaba de… «¡chakras!».-También recuerdo que la mamá de Marilyn me hablaba de… ¡chakras!.

Obviamente Aisdek’m era niño. Pida a un niño que no haga algo y puede estar seguro de que lo hará. Cuando dijo la palabra «chakras» en todos los cuerpos transparentes aparecieron ruedas energéticas bien alineadas entre el sistema genital y la frente de cada navegante. Cuando dijo «nadis» las líneas de varios colores que rellenaban todos los cuerpos subieron de tono de color, unas tras otras. Aisdek’m, dotado de una excelente memoria, se acordó también de «Ajna Ckakra».Obviamente… Aisdek’m era niño… pida a un niño que no haga algo y puede estar seguro de que lo hará. Cuando dijo la palabra {chakras en todos los cuerpos transparentes aparecieron ruedas energéticas bien alineadas entre el sistema genital y la frente de cada navegante. Cuando dijo nadis las líneas de varios colores que rellenaban todos los cuerpos subieron de tono de color, unas tras otras. Aisdek’m, dotado de una excelente memoria, se recordó de: AjnaCkakra.

-Deja de pronunciar, mira lo que provocaste. -Deja de pronunciar, mira lo que provocaste.

En la frente de los hombres de acrílico, un farol destellante de color dorado apareció, justo entre los lugares donde se ubican las cejas en su cuerpo físico. En la frente de los hombres de acrílico, un farol destellante de color dorado apareció, justo entre los lugares donde se ubican las cejas en su cuerpo físico…

-¿Este es el tercer ojo del libro de Lobsang Rampa?-

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

-¿Este es el tercer ojo… del libro de Lobsang Rampa?

-Así es. Él fue otro de nuestros visitantes asiduos. Pero observa mejor. -Así es; él fue otro de nuestros visitantes asiduos. Pero observa mejor.

Con intermitencias, otro ojo aparecía en el medio de la frente y destellaba como si fuera un eco del anterior. Con intermitencia {otro ojo aparecía en el medio de la frente y destellaba como si fuera un eco del anterior.

-Lo que allí ves se llama “cuarto ojo”.-Lo que ves se llama el cuarto ojo.}

-No, por favor… ya con tres me mareaba. -No, por favor… ya con tres me mareaba.

-Obsérvalo bien, justamente, porque lo vas a emplear muchísimo desde tu cuerpo físico. -Obsérvalo bien, justamente, porque lo vas a emplear muchísimo desde tu cuerpo físico.

-¿Para qué sirve? -¿Para qué sirve?

-El tercer ojo percibe lo invisible y el cuarto actúa en él.-{El tercer ojo percibe lo invisible… y el cuarto actúa en él.}

-Ya comprendí, gran Maestro: quieres que yo hipnotice a mis amigos.-Ya comprendí… gran Maestro… quieres que yo hipnotice a mis amigos.

-Algo así. Pero cuando te haya enseñado a hacerlo sin dañar a nadie.-Algo así… pero cuando te haya enseñado a hacerlo sin dañar a nadie.

-Bueno, veremos.-Bueno… veremos.

Un largo tiempo continuó el diálogo entre Aisdek’m y el Magister Liroluvilui, uno con una curiosidad insaciable y el otro con una paciencia eco de la eternidad en la cual se mueve su conciencia. Un largo tiempo continuó el diálogo entre Aidek’m y el Magister Liroluvilui, uno con una curiosidad insaciable y el otro con una paciencia eco de la eternidad en la cual se mueve su consciencia.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Inversamente, después de varios días de diálogo sin gran profundidad con sus amigos, la intervención de «Tri Mac» pudo cambiar el rumbo de las cosas. Tri Mac había sido apodado de ese modo por tres brillantes razones. La primera, por referencia a Macintosh: era un fanático orgulloso y “proselitista” (los chicos decían esta palabra sin conocer bien qué enfermedad designaba) de su Macintosh. Aunque cierto era que con ella hacía diseños en tres dimensiones, algo fantástico que nadie comprendía verdaderamente ni se atrevía a imitar. La segunda razón de su apodo era por referencia a MacGyver, que para lo imposible siempre encontraba una solución tecnológica. Pero el peor de los orígenes del apodo era que, para impresionar al grupo, cada semana los desafiaba a un concurso de ropa manchada en MacDonalds, comiendo una serie de Combos de todos los tipos con aberrantes rellenos de salsas. En realidad, los amigos le recomendaban transformarse en publicista de las marcas de polvos de lavar ropa (ya imaginarán por qué).Inversamente, después de varios días de diálogo sin gran profundidad con sus amigos, la intervención de TriMac pudo cambiar el rumbo de las cosas. Así fue apodado ese chico por tres brillantes razones. La primera por referencia a Macintosh: era un fanático, orgulloso, proselitista (los chicos decían esta palabra sin bien saber cuál enfermedad designaba) de su MacIntosh. Es cierto que con ella hacía diseños en tres dimensiones… algo fantástico que nadie comprendía verdaderamente ni se atrevería a imitar. La segunda razón de su apodo era por referencia a Mac Guiver… que para lo imposible siempre encontraba una solución tecnológica… pero la peor razón del apodo era que para impresionar al grupo, cada semana los desafiaba a un concurso de ropa manchada en MacDonald. Comiendo una serie de Mac Combo de todos los tipos, (con los dedos… obviamente) y con aberrantes rellenos de salsas. En realidad, los amigos le recomendaban transformarse en publicista de las marcas de polvos lavarropa… ya imaginarán por qué.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Hablando a Aisdek’m, le contó una idea que se le había ocurrido, y le preguntó si estaba de acuerdo en intentarlo. Nuestro Aisdek’m parpadeó más de dos mil «sí», saltando de alegría… por lo menos en su imaginación. Hablando a Aisdek’m, le contó una idea que le ocurrió, preguntándole si estaba de acuerdo para intentarlo… nuestro Aisdek’m parpadeó más de dos mil sí, saltando de alegría… por lo menos en su imaginación.

Al día siguiente Tri Mac regresó con los restos de una bicicleta tan vieja que tal vez Atila o Gengis Khan pudieron haberla empleado cuando se cansaban de ir a caballo. También traía una larga cinta de papel y un motor de molinillo para café (del cual era mejor no preguntar su procedencia). Ayudado por «Marilyn-Terminator» empezó a trabajar. El ingenio consistía en pegar a un párpado superior de Aisdek’m un hilo que, cuando cerrara el ojo para contestar, bajase una palanca que levantaría un marcador que, a su vez, bajaría no comprendieron bien qué del termostato. En pocas palabras, Tri Mac consiguió fabricar un ensamblaje que permitía registrar, sobre una cinta de papel de varios metros, los puntos y líneas de Aisdek’m, no solo contestando por sí o por no, sino expresándose libremente mediante el Código Morse.Al día siguiente TriMac regresó con los restos de una bicicleta tan vieja que tal vez Atila o Gengis Khan pudieron haberla empleado cuando se cansaban de ir a caballo. También traía una larga cinta de papel, un motor de molinillo para café, del cual era mejor no preguntar su procedencia, y, ayudado por Marylin/Terminator empezó a trabajar. El ingenio consistía en pegar a un párpado superior de Aisdek’m un hilo que, cuando cerrara el ojo para contestar, bajase una palanca, que levantaría un marcador, que bajaría no comprendieron bien qué del termostato… en pocas palabras, TriMac consiguió fabricar un ensamblaje que permitía registrar, sobre una cinta de papel de varios metros, los puntos y líneas de Aisdek’m, no solo contestando por sí o por no, sino expresándose libremente mediante el Código Morse.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Sin saberlo, Tri Mac y Marilyn pusieron en marcha una máquina cuyas consecuencias incalculables se verían a lo largo de muchos años. Por ejemplo, el presente libro no hubiera podido existir sin este aparato.Sin saberlo, Tri Mac y Marilyn pusieron en marcha una máquina cuyas consecuencias incalculables se verían por muchos años. Por ejemplo, el presente libro no hubiera podido existir sin este aparato.

Sobra decir que todos los amigos del barrio se organizaron para descifrar las largas cintas donde Aisdek’m cuenta sus viajes a los Registros Akáshicos; inicia y hace
crecer espiritualmente a su banda de amigos; empieza a sanar a distancia; enseña medios que todos los lectores pueden utilizar para cambiar su vida… Inútil decir que todos los amigos del barrio se organizaron para descifrar las largas cintas donde Aisdek’m cuenta sus viajes a los Registros Akáshicos, inicia y hace crecer espiritualmente a su banda de amigos, empieza a sanar a distancia, enseña medios que todos los lectores pueden utilizar para cambiar su vida…

Apostamos a que Aisdek’m y sus amigos provocarán en pocos años, una notable revolución en nuestro arte de vida. A lo largo de sus viajes descubriremos cómo nacieron las «Artesanías de los Registros Akáshicos», y por qué «Marilyn-Terminator» llegó a lanzar una marca de ropa inteligente capaz de sumir en la depresión a Pierre Cardin, Benetton y hasta a Levi’s si no se apuran a aplicar las instrucciones de Aisdek’m en los próximos años.Apostamos a que Aisdek’m y sus amigos provocarán en pocos años, una notable revolución en nuestro arte de vida; a lo largo de sus viajes descubriremos cómo nacieron las Artesanías de los Registros Akáshicos, y por qué Marilyn/Terminator llegó a lanzar una marca de ropa inteligente… capaz de poner depresivo a Pierre Cardin, Benetton y hasta Levis, si no se apuran a aplicar las instrucciones de Aisdek’m en los próximos años.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Les propongo acompañar a nuestro navegante y encontrar, gracias a sus amigos, el modo en que nuestra vida de adultos caminando cambia sus paradigmas cuando un niño paralítico camina en los Registros Akáshicos. Acompañemos a nuestro navegante, y busquemos gracias a sus amigos, cómo nuestra vida de adultos caminando cambia sus paradigmas cuando un niño paralítico camina en los Registros Akáshicos.

Preciso -tal como lo pidieron los amigos de Aisdek’m que «paradigmas» no designa otra enfermedad peligrosa, sino que habla de «tendencias», es decir de «¡lo que se nos viene encima!» (¡según los propios dichos de la banda!).Precisemos -tal como lo pidieron los amigos de Aisdek’m- que paradigmas no designa otra enfermedad peligrosa, sino que habla de tendencias, es decir ¡lo que se nos viene encima! (según los propios dichos de la banda).

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

una multitud de subterráneos. Grutas y ventanas de roca daban sobre el mar.

Tribus indígenas habían transformado antiguamente el lugar en territorio sagrado. Dibujos rituales cubrían las paredes, pero lejos de pensar en explotarlo como lugar turístico, Ken lo compró junto con varias hectáreas de terreno con una idea muy firme que había madurado largamente en su cerebro. Con la colaboración de algunos obreros, había hecho agrandar tres o cuatro grutas que daban sobre una pequeña bahía desde donde se veían las más extraordinarias puestas de sol de América. Había preservado las ventanas naturales, pero transformado el espacio según las necesidades de su confort y trabajo. Los vidrios que había hecho colocar no provocaban ningún reflejo y, vistos desde el exterior, desde una embarcación, por ejemplo, no denunciaba que las grutas estaban habitadas: sólo se percibía una simple pared rocosa. Una galería natural descendía al nivel de la playa, y habiéndola descubierto él mismo, construyó su morada muy cerca.

Desde las alturas, su casa no era más visible desde el mar, ya que el techo estaba constituido por la cima del acantilado, y un peatón hubiese tenido solamente la impresión de ver un promontorio de rauda caída. Espesos matorrales de malezas y árboles espinosos bordeaban la propiedad, disimulando el alto muro que circundaba el parque privado de Ken. El lugar pasaba definitivamente inadvertido para los que transitaban esa zona.

No existía ninguna abertura en la muralla que permitiera un acceso por tierra. Sólo se podía llegar a la casa por aire o por agua. Una pequeña plataforma permitía aterrizar a su helicóptero y el amarradero era invisible debido a que estaba disimulado en una gruta. De hecho Ken, de haberlo querido, hubiera sido uno de los mejores expertos en camuflaje de la armada americana.

No lo ocultemos: Ken es un millonario americano, entre
los más  excepcionales  y  los  menos  conocidos.   Cuando

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

yo visito con él alguno de sus laboratorios subterráneos, me doy cuenta de que están llenos de descubrimientos, que no serán dados a conocer hasta después de varias generaciones, ya que, según él, la civilización tal como la conocemos, entraría en una crisis de tal magnitud que las consecuencias socio económicas serían desastrosas.

Magister Liroluvilui me había dado como instrucción que presentara a Ken el dibujo central de su sello. Así fue como escuché la narración más extraordinaria de mi vida. Ken, el taciturno, llamado “el Maestro de la Voz” por sus empleados, me contó una parte de su vida como una obligación esotérica, antes de pasar a las iniciaciones que he venido a implorar:

Él era el extraño fruto de dos padres no menos raros. Su madre había sido muda y su padre ciego; habían habitado en los bosque canadienses. Ellos tuvieron la particularidad de haber nacido el mismo día, a la misma hora, en el mismo momento; durante una violenta tempestad que había impedido que la partera pudiera llegar a ninguna de las dos cabañas.

Fue así como ambas parturientas, cada una aislada en su casa, había parido a solas, y cortado por sí misma el cordón umbilical (primera de todas las iniciaciones a la vida), mientras los dos padres habían partido a cazar.

El niño ciego se había transformado en el único amigo de la niña muda, y habían sido los mejores compañeros de infancia, más unidos que si fueran hermanos. A medida que crecían, su belleza aumentaba, y cuando el pueblo los veía ir a la iglesia los domingos, o al hacer sus pobres compras en los negocios de la villa, las comadres callaban sus parloteos. La gente del pueblo,que los conocía desde su nacimiento, sentía estrechársele el corazón al ver a la chiquilla conduciendo al joven ciego y a éste reproduciendo en voz alta los pensamientos silenciosos de la joven muda.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

La piedad se transformó en admiración con el transcurso de los años. Cuando llegaron a la adolescencia, la eclosión de su belleza los hizo la más hermosa pareja que la gente jamás hubiera visto. En la iglesia él hablaba de la Biblia, aunque nunca la había leído, y mucha gente lloraba.

Ella tocaba la flauta traversera que le había regalado un día un mercader de paso. Sin ningún estudio musical, sino evidentemente por una suerte de poder secreto, sabía arrancar del instrumento sonidos tan admirables que los pájaros venían a escucharlos con fascinación.

En ese ambiente, fruto de un amor extraño y profundo, había nacido Ken. Heredó a la vez el dominio de la voz que tenía su padre, y la fuerza del silencio que tenía su madre. Era un perfecto equilibrio entre dos fuerzas opuestas, y ese equilibrio hacía mover montañas.

Muchachito silencioso, no hablaba más que para decir cosas importantes, o para modificar a los seres que lo rodeaban. En la escuela era capaz de permanecer inexorablemente silencioso durante toda una clase, dejando que su maestro enfureciera y tomara su negativa a comunicarse como un insulto personal. Habitualmente le eran suficientes tres frases de síntesis justo treinta segundos antes que sonara la campana para fulminar a maestro y alumnos. Mostraba con esa intervención que no se contentaba sólo con haber comprendido al maestro, sino que también había corregido algunos conceptos del autor del texto.

Los profesores, comprendiendo lo excepcional del niño, se sometían rápidamente, confrontados a una situación ineluctable: alguien y algo que iban más allá de lo comprensible, un ser que parecía alejado de todo aquello que fuera humano.

Ken no tenía amigos; los chicos no hablaban con él. No provocaba simpatía pero tampoco miedo. Pasaba como un fantasma inadvertido y, sin embargo, sus compañeros sabían que  con  una  frase,   era   capaz    de    reducir    al    estado

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

de bebé lloroso al peor de ellos. Tampoco los profesores se arriesgaban.

Ése era el poder más evidente, pero no el único del que Ken disponía. El era el “Maestro de la Voz”. Los sonidos que manipulaba tan raramente entre dos períodos de silencio tomaban la dimensión del grito de una piedra o de la tempestad en las montañas, según lo que le conviniera expresar.

Nadie conversaba con Ken, no porque se lo detestara, sino porque nadie llegaba a comprender los conceptos que animaban su vida, y nadie resistía emocionalmente esa voz humana, que podía parecer todo menos de un niño de ocho años.

Tenía exactamente esa edad cuando se desató el drama de su vida. Pero, ¿era un drama o un plan tácitamente convenido entre sus padres y él?

Una mañana su madre lo había abrazado muy fuertemente, y su padre le había entregado ceremoniosamente un libro escrito por él mismo. Le había explicado que ese libro había sido redactado previendo ese día. Le había costado mucho trabajo; había inventado un medio para no mezclar los renglones; talló una rama de árbol de tal manera que tomaba la forma de una pequeña regla de sección triangular; abrió delicadamente una ranura en la que introducía la parte superior de cada hoja aislada sobre la cual iba a escribir. Escribía la primera línea, y, al llegar al final de la hoja, comenzaba a enrollarla alrededor de la regla. Esta delimitaba así una segunda línea, y así sucesivamente para cada una. Sí, mucho trabajo se había tomado…

Ken era consciente de todo esto. Sabía o suponía que algo grave debía suceder ese día. Su madre le dio una pequeña mochila llena de alimentos, y le mostró que dentro de un bolsillo minúsculo disimulado en su interior, había una reserva de piezas de oro. Un par de zapatos y sus mejores vestimentas se encontraban  guardadas  en  el  fondo  de  las

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

mochila. El niño, pareciendo totalmente cómplice de sus padres, partió hacia las cercanías del río… Volvió hacia la tarde.

No se sorprendió cuando encontró a los vecinos que lo miraban asombrados, e incluso muchas mujeres supersticiosas apartaban sus hijos de él. Los hombres, con el ceño fruncido, dirigían sus miradas al camino que conducía a su casa. Pero, ¿cuál casa? Apenas quedaba un cuadrado de cenizas, ni siquiera caliente, en el lugar donde había estado su vivienda. No había ningún rastro de los padres de Ken. No quedaba ni un solo objeto metálico, ni un trozo de madera a medio consumir. Nadie había visto nada, pues de lo contrario, todos los vecinos habrían ido a socorrer, como es costumbre, en el campo cuando se incendia una granja.

La aventura del pequeño Ken estaba comenzando, o al menos había pasado a su segunda fase. La casa de sus padres y ellos mismos habían desaparecido como consumidos en una sola llamarada, sin fuego, sin calor, ni humo. El sabía que sus padres no habían muerto, no sentía ninguna sorpresa, ninguna emoción, ni inquietud.

Los vecinos se preguntaban qué debían hacer con el niño.

Ken oyó al Alcalde que proponía enviarlo a un orfanato.

El niño lo miró con aire autoritario, se agachó lentamente, tomó un puñado de tierra, se acercó al alcalde y, mostrándoselo, le dijo con una voz fuerte que sorprendió a todos los campesinos: “Tu casa está aquí… la mía está allá -y señaló el cielo y las montañas-, dejadnos a mi alma y a mí seguir nuestro camino!”. El hombre quedó estático, las
lágrimas corrieron sobre sus mejillas; clavó su mirada, fija, como paralizada, con los ojos amargos, sobre el puñado de tierra: había reconocido las palabras y la voz del más joven de sus hijos, al que él había maldecido una noche, y que había muerto a la madrugada siguiente, sin que nadie hubiera podido descubrir el motivo.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

El pequeño Ken tomó su mochila y, mientras los vecinos se apartaban silenciosamente a su paso sin atreverse a preguntarle adónde iba, comenzó a caminar. Desapareció a lo lejos, detrás de las colinas, dejando que la gente se interrogara acerca de su suerte, pero incapaces de tomar ninguna decisión.

La familia de Ken había desaparecido, y él mismo desapareció rápidamente. El olvido total comenzó a caer y el origen del muchachito se convirtió en un tema tabú que los campesinos evitaban evocar, sin saber por qué.

La historia de Ken es larga, pero, reducida a una sola frase, ella ilustrará el poder mágico de la voz humana.

El niño caminó largo tiempo. Iba al azar pero sin dudar, como si siguiera a un ser invisible que le indicaba la senda. Estudiaba el libro de su padre. No contenía ninguna filosofía o consejos morales, sólo desplegaba plenitud de instrucciones. Había sonidos que él debía repetir largas horas, imágenes que debía imponer a su conciencia, complicadas posiciones de manos y respiraciones difíciles. Ken aprendió a dar una fuerza extraordinaria a su pensamiento. Su padre le enseñaba a través del libro como emplear su tercer cuerpo invisible, el cuerpo de la acción sobre el mundo exterior, para organizar las situaciones que le serían favorables. El mismo libro enseñaba al hijo cómo despertar su segundo feto, el de la glándula tiroides, bien distinto del chakra de la garganta, gracias al cual Ken tuvo la voz del poder a su disposición.

Cuando llegó al primer poblado importante, convenció a un viejo y cansado zapatero remendón que compartiera con él su lugar de trabajo y le prestara sus herramientas y materiales a cambio de la mitad de lo que ganara.

Cuando los clientes veían al niño no podían evitar hablarle y esperaban deseosos sus respuestas. El pequeño decía aquello que le pasaba por el espíritu con una voz que parecía  cantar   pero,   en   realidad,   cada   respuesta,   que

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

cincelaba con una metáfora, respondía al problema más importante que torturaba a su cliente. Ninguno de sus interlocutores comprendía el contenido del mensaje al instante, pero, a lo largo de los días y las noches que seguían a ese momento, la frase viajaba dentro de su inconsciente y arrancaba las malvadas hierbas de la neurosis.

Ninguno de los burgueses de la villa imaginaba por un solo instante la relación que existía entre el niño y la curación. Pero su inconsciente manifestaba su reconocimiento obligándolos a ofrecer al muchachito una comida, un postre, o alguna ropa.

Desde el primer día de su llegada al poblado, se le presentó a Ken el problema de su albergue. Lo solucionó de un modo extraño y estrechamente relacionado con su misión: caminaba al azar por la villa, guiado por su tercer cuerpo sutil, cuando vio a un niño en una casa de muñecas, hecha a su medida, bajo la vigilancia de su madre. El chiquillo tenía la mirada perdida en el vacío y la madre un aire muy triste. Él padecía cierto retraso mental y ella quería ayudarlo a progresar intentando hacerlo jugar. Ken entró en el jardín y comenzó a hablarle al chico. La mujer, viéndolo vestido correctamente lo dejó hacer sin esperar nada, porque nadie, anteriormente, había podido hacer algo por su hijo.

Pero esta vez se equivocaba; vio que su hijo salía solo de la pequeña casa de muñecas por primera vez, venía a abrazarla y volvía a partir. Se puso a llorar de sorpresa y se arrodilló cerca de una de las ventanas para observar qué era lo que podía pasar entre Ken y su hijo.

El pequeño visitante hablaba al niño, y éste sonreía pareciendo comprenderle. El chiquillo se puso a dibujar mientras Ken cantaba con palabras que la madre no llegaba a comprender. Se animó, empezó a cantar con Ken, pero eran canciones en un lenguaje incomprensible, una lengua que la mujer, aunque instruída, jamás había oído.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Cuando cayó la noche, ella llamó al niño para que entrara a la casa. Ken entonces, se dirigió hacia la puerta del jardín dispuesto a irse. Súbitamente, el niñito comenzó a llorar, llamaba a Ken, pero la madre, confundida, no podía pedir a ese desconocido que se quedara con ellos.

Ella tomó entonces a su hijo en sus brazos y, desesperada, vio que su criatura volvía a estar exactamente como antes, sin reacciones, sin iniciativas.

Al día siguiente, el niño estuvo todo el tiempo silencioso, casi sin moverse, sólo se animó a la tarde cuando vio a Ken entrar nuevamente al jardín.

La madre comprendió que él era el único que podía tener influencia sobre su hijo como para curarlo. Intentó saber más sobre el joven desconocido, pero éste permanecía poco comunicativo. De pronto Ken la miró profundamente a los ojos, concentrando más poder en un instante del que emplearía un hipnotizador en una vida, y le contó una historia que la señora aceptó al momento. En efecto, la voz de Ken había bloqueado todas las facultades críticas de la mujer, y problamente, uno de los seres invisibles que acompañaban al pequeño sanador, había ido a posesionarse de uno de los centros nerviosos de su interlocutora.

El viajero le mostró un papel de su bolsillo que había preparado para la ocasión. Ella lo leyó y le pareció encontrar la confirmación a la historia escuchada. Creyó leer que la tía de Ken lo enviaba a la ciudad, a la casa de una de sus hermanas, a la que ella no veía desde hacía largos años; pero según decía el jovencito, el edificio en el que aquélla vivía había sido destruido y reemplazado por oficinas municipales. Ken estaba entonces perdido y pedía albergue por el momento.

En realidad, el papel no tenía nada escrito, era sólo un trozo de hoja en blanco. La mujer había sido hipnotizada, y estaba lista para recibirlo bajo su techo. Toda su alma esperaba que este joven sanador pudiera curar a su hijo.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Y así fue.

Ken se transformó en cadete de un comerciante a quien convenció de que tenía cinco años más que su edad real. Luego, llegó también a convencer a una dama de la alta sociedad para que abriera un curso de literatura en el cual, gracias a sus comentarios sobre la poesía inglesa, las jóvenes mujeres comenzaron a escribir obras de alta imaginación, sin darse cuenta un solo instante que era la voz de Ken la que despertaba en ellas las capacidades dormidas.

Comenzó a ganar dinero en gran cantidad hasta poder abrir una cuenta bancaria, gracias a un escribano a quien apenas tuvo necesidad de influir presentándole falsos certificados de nacimiento.

El viejo hombre, corto de vista, otorgó al adolescente una mayoría de edad suficiente como para recibir a cambio un puñado de oro y representarlo en los actos jurídicos y operaciones comerciales que éste planeaba emprender.

El joven abrió su primera sociedad en la que comercializó un sistema inventado por él mismo, que permitía suprimir las neurosis por medio de la sugestión. Se trataba de un instrumento que amplificaba una vibración producida por un disco que daba vueltas en su mano. Era un pequeño cono que se aplicaba sobre zonas del cuerpo, chakras, puntos de acupuntura, como también en zonas que no representaban ni uno ni lo otro, zonas que la medicina china, aunque milenaria, también ignoraba. Este aparato permitía actuar sobre cualquiera de los dieciocho cuerpos y corregir problemas energéticos originados por los estados neuróticos.

Ken no se arriesgó a solicitar una patente de invención. Cualquier ingeniero industrial se hubiera dado cuenta de que este aparato funcionaba en obediencia a leyes que la civilización moderna todavía no había descubierto. Por suerte, los pacientes de Ken no eran ingenieros industriales,

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

sino solamente gente que sufría e imploraba ser curada.

Cuando aparecieron el fonógrafo y los primeros discos Ken comenzó a ganar más dinero. Tenía entonces apenas quince años y componía en esa época canciones curativas. Sus discos, que eran puestos sobre los viejos tocadiscos a manivela, parecían cantados por una voz de tenor, pero Ken los había grabado él mismo a todos.

Las canciones podían parecer tristes o alegres y empleaban textos que no tenían nada de original para la época, pero los sonidos de la voz de Ken accionaban sobre el sistema óseo de los que escuchaban, creando masajes internos muy poderosos, a nivel de los cuerpos energéticos; y Ken trabajaba directamente en un chakra por medio del sonido.

Un aspecto de esa voz tenía el poder de convocar seres invisibles. La mayoría de las veces eran seres de una jerarquía muy refinada que operaban invisiblemente en el espíritu y la mente de sus oyentes. Ninguno de éstos imaginaba que esos discos de moda, tan triviales, obraban en su cerebro, y que sus dieciocho cuerpos tenían una multitud de pequeñas inteligencias curativas. Los que escuchaban, cantaban y repetían las melodías, dando así más fuerzas a sus sanadores invisibles.

Ken aumentó su fortuna de una manera considerable cuando terminó la puesta a punto de un amplificador de voz del que produjo un solo ejemplar. Se presentó en un diario dedicado a la agricultura, y haciéndose pasar por cadete de una empresa, hizo publicar un anuncio que comunicaba: Gracias a su aparato especial y a la más pura tradición chamánica, hacía llover; y así, él ofrecía sus servicios para combatir la sequía. Inocentemente, con un deseo mágico, algunos agricultores preocupados pidieron probar el aparato y los servicios ofrecidos. El aviso afirmaba que el pago se haría sólo en caso de tener éxito.

El joven Ken  llegó  en un  vetusto  carro,  vestido   con   un

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

traje sobrio que le agregaba unos años más. Sacó su material, lo aseguró sobre su trípode, pidió al agricultor que se alejara y encendiera un fuego en el cual quemaría el paquete de hierbas que Ken le había dado.

Efectivamente, el agricultor había puesto toda su atención en las hierbas que Ken había arrancado al azar por el camino, y se interesaba un poco menos en las actividades del recién llegado. Ken realizaba diferentes rituales sobre el aparato e iba lanzando sonidos extraños que el portavoz amplificaba. Ninguna persona hubiera podido decir si se trataba de un pájaro desconocido, de una máquina que se destruía, o de un ser humano que sufría. Pero ante los campesinos asombrados, las nubes se acumularon, el viento sopló, el cielo se cubrió, y, en menos de media hora, la lluvia cayó.

El joven volvía cargado de dólares y cada vez con más mercadería que revendía en la ciudad. El máximo poder de Ken operaba sobre la multitud.

Se convirtió en escritor, impresor, y vendedor de sus propios libros. Siempre se hacía pasar por empleado de una empresa de la cual era, realmente, el único propietario, gerente y empleado. Si escribía sobre cocina y hacía un libro de recetas, combinaba los alimentos de tal manera que tenían un valor curativo a la vez que gastronómico. Si escribía un libro científico, debía poner mucha atención, porque su imaginación transportada por sonidos, le dictaba las fórmulas y las leyes que la ciencia descubriría mucho después.

Una vez se le escapó un escrito tecnológico muy avanzado, pero se dio cuenta justo a tiempo de su error y decidió cambiar la portada; le imprimió encima el título: “Libro de Ciencia Ficción”.

Cuando alguien leía uno de esos libros le parecía oír una voz que le leía al oído. En efecto, los libros de Ken eran… criaturas vivientes. Ellos eran como sonidos congelados  en

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

formas, pero siempre listos para convertirse nuevamente en sonidos comprensibles cuando una mente imaginativa los recibiese.

Aquél que quería aprender, aprendía mejor. Aquél que compraba un libro para soñar, soñaba más constructivamente y se modificaba. Aquél que compraba uno de esos libros para aprender a construir una casa, lo aprendía, y sin saberlo, era orientado hacia una arquitectura bioenergética, donde los materiales están en total armonía. Una casa construida según sus planos permitía poner el cosmos en relación con la tierra, para mayor bien del hombre.

En breve, Ken amasó así una gran fortuna, haciendo inversiones con el poder maravilloso que había recibido en herencia. Se convirtió en un adulto de veinte, después de treinta, después de cincuenta años, viviendo aventuras extraordinarias. Era como un hombre invisible, que pasaba inadvertido y sin importancia. Ése era su principio y su obligación. Él representaba el saber de otras dimensiones y no tenía derecho de provocar confusión entre el hombre y ese saber. Prefería que la lógica de la humanidad continuara funcionando en el vacío, atribuyendo a la publicidad aquello que en realidad se debía a palabras de poder disimuladas en la imagen: creer que es un fertilizante el que acelera el crecimiento de las plantas, en lugar de suponer que son las inteligencias invisibles convocadas por la bendición hecha sobre el fertilizante.

Ken encarnaba ese principio de todos los iniciados: no puede haber una alta iniciación sin una profunda humildad. Así logró ejercer una acción profunda pero invisible sobre la humanidad, y decidió un día vivir mucho más cerca de la naturaleza: encontró un lugar que la naturaleza hacía vibrar; eligió aquel sagrado lugar indígena.

Cuando visitaba las cavernas con los muros pintados, los cantos sutiles del pasado respondían a los cantos secretos que él les lanzaba.  Ken  descubrió  así  que   había   podido

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

vivir entre las almas descarnadas siglos antes. Sintió una profunda armonía entre él y ese acantilado.

Como no quería ningún intruso, hipnotizó a algunos obreros mejicanos a los que condujo en barco hasta esa playa, luego les proporcionó él mismo el material, con su helicóptero, hasta lo mínimo necesario. Los obreros estaban convencidos de estar trabajando en algún otro lugar de México, mientras que en realidad estaban en California. Su patrón pasaba por un extraño mejicano de ojos azules, pero ya sabemos que se trataba de un canadiense. Cuando terminaron los trabajos, volvieron a partir cada uno con una fuerte suma de dinero, olvidaron toda la historia y se les borró hasta el último recuerdo de ese loco que quería vivir a solas sobre un acantilado.

Ese mismo loco, de quien yo sabía que era un gran iniciado (así me lo había enseñado el Magister Liroluvilui en nuestra última comunicación), me hacía ahora el honor de recibirme y tomarme como discípulo exactamente por setenta y dos horas, según me había dicho. Eso quería decir que yo tenía un capital de tres días y noches para recorrer un camino que buscaba desde hacía treinta años.

Ken me aclaró que esas setenta y dos horas serían divididas en varias entrevistas en las cuales él no iba a repetir dos veces las mismas ideas y ni siquiera las mismas palabras. Eso implicaba que yo dispusiera de la más profunda concentración que hubiera podido tener jamás. Finalmente me recomendó visitar a varios iniciados que él mismo me indicaría, y después pude comprobar que, pese a la brevedad de los contactos, la coordinación que iba a hacer Ken de mi peregrinaje iniciático debía durar varios meses.

Hubo veces que necesitó ir y volver en helicóptero para beneficiarme con una entrevista de apenas treinta minutos. Pero, en ellas, aprendí más que en muchas anteriores reencarnaciones, gracias a Ken y a la influencia del Magister Liroluvilui.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Trataré de reproducir ahora lo más fielmente posible, las enseñanzas de Ken:

-Hubo un tiempo en que la comunicación entre los hombres y los seres invisibles se producía con fluidez. Los hombres hablaban el lenguaje de los pájaros, como lo dicen los textos de la Edad Media. Ahora han perdido ese lenguaje. Tantas son las necesidades cotidianas, que volvieron al hombre, sordo a los gritos de sus dieciocho cuerpos espirituales.

Los idiomas son culpables de haber hecho involucionar a la humanidad; las sutiles palabras del sánscrito han degenerado, y sus descendientes, se volvieron tan pesadas que dejaron de hacer mover los objetos energéticos que sus conceptos designaban. Sobrevivió un poco el hebreo, pero su sentido mágico se ha ocultado detrás de las fuerzas oscurantistas u orgullosas del hombre, que vuelven ciegos a los científicos respecto de la ciencia del mundo visible.

Nunca olvides que tu conciencia es como una semilla, mientras tu espíritu alcanza las alturas de las montañas.

¿Puede una semilla tomar conciencia de la montaña sobre la cual está creciendo? Nunca. Sólo podrá abrazar la luz del sol y bañarse en la energía de la tierra. Piensa en crecer, transformarse en planta. Piensa en reproducirse cuando el instinto de la naturaleza la persigue. Crea una familia de ingenuas semillitas. Luego, cuando ve a sus propios padres disecarse y retornar a la tierra, se resigna a la muerte y los sigue frustrada… por no haber descubierto la chispa de eternidad que dormía en ella.

Si una semilla tomara conciencia de este ciclo alquímico, podría sospechar cuál es la potencia que mueve todo el universo, y lograría percibir un breve reflejo de Dios.

Tú te comportas como esa semilla.

Tus pies son como raíces y allí creces sin poder moverte, el bosque que te rodea  es  tu  universo   y   ni   sospechas   del

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

universo que rodea al bosque. Por este motivo, olvidas AL SUPERHOMBRE QUE DUERME EN EL HOMBRE DORMIDO.

¡Sal un poco de la prisión de tus sentidos!

Tú eres tierra, como la roca y los campos fértiles. Esta tierra formada con las mismas moléculas que tú, se transformó en tu sangre, hueso, carne y cerebro, mediante la otra alquimia de la alimentación. Tu cuerpo creó la inteligencia neuronal basada sobre los primitivos sentidos neuronales y sostenidos por los intercambios químicos del mismo cuerpo. Pero ningún gurú de la psicología ha podido todavía explicar qué es, sencillamente, el amor, las emociones, el instinto, la fe, el genio o el poder de la mente. Es por haber olvidado que cada planta resume en ella no sólo los minerales de la tierra y el agua de las fuentes, sino también la energía invisible del cosmos y la sangre invisible que hace vivir tu planeta.

El mayor error de la ciencia en particular y del hombre en general es haber olvidado que a cada mundo visible corresponde, tal como reflejo en un espejo, otro mundo, el invisible.

Tienes que descubrir que nada ocurre en tu pequeño universo, el de tus sentidos neuronales, que no provenga de este mundo que tus sentidos desconocen. Luego, en un sin fin de causas/consecuencias, invariablemente regresa al mismo mundo invisible donde el hecho o la circunstancia saltó tal como un delfín del agua.

Lo que las escuelas iniciáticas han hecho hasta ahora es justamente lo contrario de lo que han hecho las escuelas científicas. La ciencia trató de encerrar el universo entre los límites de la percepción, mientras la mística y el esoterismo intentaban expander nuestras percepciones hacia los confines del cosmos, es decir, al infinito. Esta disparidad de dos caminos opuestos ha generado graves trastornos sociológicos, tal como barreras entre   oriente occidente,  que   son   ; científico  –  religiosas .

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Esta dicotomía es causa de profundas líneas de fracturas en el hombre mismo: racional-irracional, y peor que todo lo anterior… la enfermedad mental misma. Este cáncer del alma, resulta de una percepción fragmentada de la psiquiatría, o al menos, de la neuro-psiquiatría. Quien estableció que la psique del hombre es sólo neuronal nos encaminó a pensar que la solución de la enfermedad sería entonces química. ¿Por qué desdeñar la idea de que la psique es de constitución binaria?, a la vez neuronal y suficientemente bioenergética para desorientar a los apóstoles científicos de lo visible. Quien lo admite comprenderá por qué el sólo hecho de tratar la kundalini de una persona depresiva puede lograr lo que ningún antidepresor consiguió.

Si el problema de un hombre es bioenergético, ¿no es incongruente esperar sanarlo con productos químicos, e inversamente? ¿No te parece evidente que si toda enfermedad física o mental es de doble índole, un tratamiento de una sola cualidad siempre fracasará?

¿Quieres una profecía apocalíptica intelectual?:

Si en pocos años, tu Humanidad no llega a fundir en un mismo crisol la psicología con la parapsicología, las dos desaparecerán; por las mismas razones, si un dictador loco separara definitivamente la especie masculina de la femenina, condenaría a la humanidad a su desaparición por obvio motivo. Tampoco hay que hacer como los que definieron el consciente como “excremento del cuerpo neuronal”, y el inconsciente como “orgasmo del cuerpo espiritual”. Los dos tuvieron razón, pero confundieron el todo con la parte.

El hombre no es uno, sino dos. Si desdeñas el cuerpo físico, el ser que lo habita se irá pronto; si desdeñas el cuerpo bioenergético, el ser físico que lo transporta se enfermará y morirá después de largos e incomprensibles sufrimientos.

En conclusión: si quieres evitar definitivamente tal crimen, debes    entonces    admitir    que    hay     equivalencia     de

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

valor absoluta entre Psicología y Bioenergía; la segunda siendo la operadora oculta de la primera, que sólo tiene un valor semántico. El equilibrio mental del hombre es asunto de bioenergía y no más de lingüística.

No cometas el mismo error que la epistemología que se autocondena por rehusarse a comprender la esencia de los descubrimientos científicos, es decir… “la intuición”.

La intuición es el susurro del ser bioenergético al oído intelectual del cuerpo neuronal. Las emociones son sus latidos y el genio, su goce. Todas las percepciones extrasensoriales son facultadas por algunos de los sesenta sentidos de sus dieciocho cuerpos, mientras los “poderes” tan deseados constituyen las capacidades físicas del ente bioenergético que todos contenemos.

Algunos propusieron imitar la sabiduría de los chamanes y se inyectaron algunas drogas para poder escapar de la cárcel de los sentidos… pero los paraísos creados eran más artificiales que lo que suponían. Un chamán que desea contactarse con el ser bioenergético que lo habita no utilizaría la parte química de la planta que sólo puede convenir al cuerpo neuronal. El que sabe, utiliza el espíritu de esa planta, es decir, su ser invisible, con cuerpo hecho de energías, que mora escondido en la planta misma. El chamán sabe, aunque no lo puede expresar, que para viajar en otras dimensiones, se necesita que el ser invisible que todos escondemos pueda disociarse del ser tri-dimensional, es decir, nuestro cuerpo neuronal.

Éste era el secreto insoportable y mejor guardado del ocultismo. Dentro de nosotros, en cada componente de nuestra humanidad tan narcisista, se esconden tantos seres invisibles como seres humanos.

Estos seres tienen vida propia.

¿Nunca pensaste que cuando tu cuerpo degusta una sencilla manzana, hay dentro de ti otro ser que absorbe la energía de vida de esa manzana y que vive de esa fuerza invisible?.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

La anatomía de este ser bioenergético se compone de siete órganos principales o pilares de la bioenergía, que es indispensable que conozcas desde ahora si quieres que el viaje de tu conciencia neuronal acabe en buen puerto dentro de ese ser interior. El cuerpo de tu habitante invisible esta conformado por tus chakras, tus meridianos, tu kundalini, tus dieciocho cuerpos, tus cuatro fetos, tu glándula pineal y tu tercer ojo.

Si quieres ser un buen médico del alma, recuerda que nada ocurrirá en tu cuerpo físico sin ser a la vez causa consecuencia de alguna acción-reacción en ese ser invisible.

Acabo de leer en tu mente que deseas preguntarme de cuál energía estoy hablando: -Sí, de ella-, esa energía que se ha llamado según las épocas y los países, “magnetismo universal”, “vril”, “prana”, “conciencia cósmica”, “orgon”, “feng shui”, “energía vital”, “espíritu santo”, y por qué no: “bio-energía”.

¿Es eso una idea que te molesta? Tú, que creíste siempre ser uno sólo, “uno mismo” como decías, descubres que eres “dos”… Cuán terrible debe ser para tí!

Querías ir al encuentro de tu Yo tal como Admussen del Polo Sur… Así será. Pero si hay un Polo Sur es porque también existe un Polo Norte. Si tienes una personalidad cerebral en un cuerpo neuronal es porque también tienes y eres un cuerpo bioenergético.

Nunca más podrás esperar que conquistar tu yo signifique volver consciente tu inconsciente, sino que querrá decir: hacer trabajar en armonía tus dos cuerpos, dos seres y dos conciencias. Conquistar tu yo significará desde ahora en adelante: emplear tus sesenta sentidos, nutrir a la vez los dos cuerpos, constantemente sanar al visible y al invisible; porque cada enfermedad que asolará uno de ellos será el reflejo  del  sufrimiento  del   otro.   Deberás   pensar  con tus  dos   cerebros,  y  por   fin…  podrás   comunicarte  con el mundo invisible en general, porque el único  traductor  de

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

olvidar todo prejuicio, por ejemplo, hacia las palabras. Las palabras Magia y Ocultismo… te dan miedo y te fascinan, pero la emoción del miedo tal como todas las otras emociones en general, es de composición binaria. Viene en parte del cuerpo bioenergético y en parte del cuerpo neuronal. Reemplaza “Magia” y “Ocultismo” por “ciencia de la comunicación” y “operatividad delas energías sutiles”. Para poder descifrar la ciencia energética escondida en varios textos sagrados de civilizaciones distintas, debes descubrir la clave única que ellos empleaban para describir una misma realidad. Estoy diciendo que una surate del Corán, una frase de las Vedas y un versículo de la Biblia o de la Torah pueden a la vez ser diferentes en la forma de expresarse y simultáneamente representar la misma energía, es decir, un ángel. Lo propio de todos los textos sagrados es que cada frase fue dictada por un ángel a un profeta y en ellas quedan grabadas los medios de volver a comunicarse con el mundo angelical… que es intemporal, independiente de las divisiones políticas y sociales. Es el verdadero legado del mundo invisible a vuestro mundo de humanos.

Evidentemente, sólo un medio de lectura del invisible puede permitir descubrir estas equivalencias. La parte ignorante de la humanidad llama a esto la clarividencia; en realidad, la clarividencia es sólo la esultante de una combinación de varios de nuestros sesenta sentidos, y su manifestación en la conciencia, una interferencia que se produce entre el cerebro bioenergético y la red neuronal. Para algunos una picazón en la mano significa el “sí” a una pregunta, mientras una depresión energética en el chakra coronario significa lo contrario. Este nivel de contestación binario que da el cuerpo bioenergético a las preguntas de la mente neuronal es sólo el primero de los tres niveles de contestación posible. Pero es suficiente para revolucionar toda sabiduría humana por los siglos de los siglos.

Los niveles siguientes son  como  paquetes  de  información

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

arquetípica o metafórica para el segundo, y para el tercero, la percepción del más alto plano causal, es decir, la visión profunda de los planos de Dios. Ellos permiten comprender la causa de todo lo que ocurre en nuestro mundo visible como consecuencia de alguna intención, decisión o movimiento gestado en el plano invisible.

Para que tu cuerpo neuronal pueda traducir un mensaje en un lenguaje directamente comprensible por tu ser invisible, debes utilizar varios medios vibratorios.

Tu cerebro bioenergético tiene un gran defecto que es tambien una ventaja: depende de cómo lo emplees. Para él, PENSAR ES ACTUAR. Cuando un hombre es pesimista, sin darse cuenta, su cerebro neuronal da la orden a su cerebro bioenergético de captar una gran cantidad de esa energía de muerte que nos rodea a todos,(igualmente que la energía de vida). El mismo cerebro neuronal obliga al cerebro bioenergético a crear un puente de tipo psicotrónico, es decir un canal energético producido por el poder de la mente, entre el puerto de entrada de la energía de muerte (cuarta y quinta vertebra lumbar) y, por ejemplo, el corazón. Cada vez que piensa negativamente, el hombre aspira más cantidad de energía de muerte. Sin que se dé cuenta, mediante la repetición diaria alternada con el sueño natural, dicho mecanismo se automatiza, es decir, se vuelve habitual, aunque hayamos dejado de activarlo. Día tras día, noche tras noche, el ser se envenena, haciendo crecer un cáncer de energía de muerte en el plano energético, sobre un órgano que parece sano en el plano físico. ¿Quién ganará?: depende de los acontecimientos. Si el hombre no cambia su forma de vida, si no estudia yoga o materias favorecedoras de la bioenergía, si no practica mentalismo y constantemente desdeña a ese ser bioenergético que está envenenando, a menudo morirá. Si el hombre tiene mucha fe, se abrirán chakras en sus manos y en otros lugares del cuerpo, y captará mucho más energía de vida. Cuanto más tiempo tarde la humanidad, ésta  no  aprenderá  a  respetar la  existencia  de   su   ente   bioenergético,   y   este   último

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

manifestará su desacuerdo con multitud de dolencias. Es un problema que los hombres llamaron en el futuro “educación básica del arte de vida”.

Si el hombre no aprende a interrumpir este puente y revertirlo, si se deja convencer que debe morir de una ataque al corazón, así será… No porque se debía sino porque lo quiso.

Éste es el poder de sugestión que la sociedad condicionada ejercita sobre el cerebro neuronal del hombre y un pésimo empleo de la relación entre los dos cerebros.

Comprendes entonces el fundamento del pensamiento positivo. PENSAR ES ACTUAR, pero sólo en el cerebro bioenergético, no en el neuronal.

Así descubres por qué el cuerpo del hombre es producto de lo que come y el cerebro bioenergético, producto de lo que piensa.

Repentinamente Ken suspendió la charla, mostrándome la tapa de un libro que me hizo imaginar, algo escrito por mí, sobre el tema de los dos cerebros. Me fui asombrado, siempre me había parecido que el peso de un cerebro era difícil de asumir por un hombre, ¡ pero dos !…

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

más amargos que la tarta de manzanas, pero aún así, los prefería. Mi madre era una especie de genio que sabía perfectamente cómo cocinar un saber y hacérselo tragar alegremente a sus hijos.

Le debo este libro, y ustedes comprenderán por qué, cuando les explique qué hago en esta casa (y lo que hace esta casa en mí).

Yo tenía, o tengo, un hermano. (Hablo en pasado porque no sé verdaderamente en qué tiempo estoy, perdido entre dos segundos o en otra dimensión del presente eterno… -quién sabe?- por culpa de ese libro que abrí accidentalmente).

Mi hermano es una bendición para las personas deprimidas. Sus pensamientos son música, gozo, felicidad. A su alrededor hay un aura de alegría, aún en las peores situaciones. Felizmente, los fabricantes de medicamentos antidepresivos ignoran su existencia: tratarían de reducirlo a comprimidos, tanta es su eficacia. Tiene una cualidad particular: con él la vida no tiene ningún lado malo y aún el peor de los incidentes tiene un secreto positivo que siempre llega a descubrir.

Aunque cuando se trata de arreglar el molinillo de café, que él acaba de romper, es a mí a quien llaman. Mi madre sabe bien que voy a tratar, una vez más, de comprender el Universo a través de un motor eléctrico y que después de haber transformado su molinillo en cápsula espacial para cochinillos de la India de origen marciano, voy a deducir una nueva teoría sobre “Cómo la energía transforma la apariencia de la materia gracias al poder de la inteligencia humana, y cómo es necesaria la cafeína después de una ingesta abusiva de tarta de manzana”.

Yo lo sé. Estás impaciente por saber por qué estoy perdido en esta isla desierta, en una casa-biblioteca más grande por dentro  que  por  fuera.   Ya   habrás   comprendido   cuál era el defecto  de  mi  hermano…  estaba  excepcionalmente

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

dotado para romper todo aparato difícil de arreglar. Era también el terror de toda pared en la que quisiera clavar un clavo. Elegía justo el lugar por el que pasaba invisible el único caño de agua, para poner el clavo con no menos de doscientos golpes de martillo. Yo tenía, después, el gran trabajo de cerrar la herida abierta que mojaba el tabaco para pipa de papá.

Mi defecto esencial era querer comprender. Pero no comprender un poco. No. Comprender todo. Comprender por qué recibimos la luz de una estrella aunque ésta no exista más; por qué el código genético puede ser afectado por las radiaciones; por qué se dice que el hombre es un cosmos reducido y, que comprender al hombre permite comprender el Universo. En esa época yo leía, devoraba, soñaba, dormía con los libros. Me desesperaba que los libros se humedecieran bajo la ducha, único lugar donde no podía leer. ¡Cuántas veces me fui a la escuela sin calzado, porque el libro en el que estaba sumergido era demasiado apasionante! Me hubiera gustado ser un libro para leerme a mí mismo…

Cuando se trataba de hacerme un regalo, mis padres se sentían a la vez aliviados y torturados… El regalo debía ser un libro, pero ¿cuál? Mis padres sabían que yo vivía a través de ellos (¿habrán pensado alguna vez que los libros vivían a través de mí?). Y, por eso, la mínima decepción intelectual respecto del contenido de la obra se reflejaba en mi rostro como un reproche silencioso.

Una noche, cuando algo en mi conciencia dormía, vi o soñé un libro de cristal. Cada página contenía caracteres que parecían vivientes, que vibraban casi al ritmo de mi corazón. A medida que leía y me apasionaba, el libro se hacía cada véz más transparente. Era como si cada lectura le diera vida a una palabra y que ésta volara, libre, de la prisión del libro.

En cierta página  del  libro  leí:  “Atención,  tú  me  lees y

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

me das vida; contengo una frase que domina el tiempo  y  el espacio. Si una vez más das vuelta la página para violar los secretos que aprisiono, tu espacio y tu tiempo cambiarán. Cambiarás de mundo. Serás el único ser humano viviente en un planeta desierto. Tendrás una biblioteca que contendrá todos los libros escritos desde todos los tiempos. Si le das vida a esta palabra, estarás condenado a leer todo, a comprender todo. Vivirás la eternidad suficiente para hacer este trabajo. Serás condenado al silencio, no podrás comunicarte con ningún ser, viviente o no. No habrá botella que puedas lanzar al mar, ya que ese planeta es un gigantesco océano y serás la única isla del planeta. Y yo soy esa isla desierta. Cuando hayas terminado tu trabajo la palabra morirá e irá sola a encerrarse en este libro, a disposición de todo ser humano que quiera leerla y darle vida. Piensa bien. ¿Quieres leer la palabra del tiempo, del espacio y de la inteligencia? Cuando hayas terminado tu trabajo, te reintegraré a tu mundo, a la misma hora del mismo día del mismo año. Habrás vivido la eternidad de la inteligencia en un segundo. Serás un extranjero en tu propia familia, en tu pueblo, en tu época, pero tú SERÁS. ¿Quieres leerme un poco más? Te doy un secreto suplementario, una clave para salir de esta espera…: “Soy una isla en un planeta todo océano”. Ésta es la clave. Ignórala y no terminará jamás el trabajo de comprender.

No sabría decir cuántos micro segundos tardé en leer “la palabra del tiempo”. Pero nunca en mi vida volví a dar vuelta una página tan velozmente. Y ahora ya comprendo dónde estoy.

Mi lugar de trabajo es una gran biblioteca, como una de esas bibliotecas antiguas. Debo subir una pequeña escalera caracol de madera tallada para llegar al balcón que rodea la habitación. Desde el sue-lo hasta el cielorraso, extendiéndose hacia lo alto, hay estantes y estantes de libros, y cada uno contiene una vida pronta a nacer. Sólo es necesario que se investigue a conciencia para darle vida.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Me siento en un cómodo sillón. Sus brazos y su respaldo de terciopelo rojo me permiten leer confortablemente. Mi escritorio es fantástico. Es de madera tallada, con miles de personajes. Cada vez que duermo un poco, me parece ver que los personajes han cambiado de lugar. Es un escritorio casi maravilloso, porque cada vez que abro un cajón, a la izquierda, encuentro la bebida que quiero cómo y cuándo la quiero y un cajón a la derecha me da las comidas, cómo y cuándo las quiero, excepto la tarta de manzanas.

Un gran fuego en una gran chimenea me permite pensar y quemar toda inquietud. No hay teléfono, televisión, radio, faro.

Ninguna ruta llega hasta esta extraña casa. Está separada del mar por un espeso bosque, por grutas, en los que nunca encontré ningún insecto, ni un animal. Esta casa parece haber sido puesta directamente sobre esta isla.

No se oye aquí ruido alguno, salvo el viento, a veces. Hasta la luna y el sol son extraños. Es cierto que son del mismo color que en el planeta del que vengo, pero aquí la luna aparece cuando tengo sueño y el sol sale cuando me despierto. He perdido la noción del tiempo porque no hay aquí ninguna clase de relojes. En un día que creemos de veinticuatro horas, tengo la impresión de que el sol y la luna aparecen y se ocultan muchas veces, según me duerma o me despierte. Traté de hacer un reloj de arena con dos botellas unidas por el cuello y separadas por un papel agujereado. La arena de esta playa es perfecta para esto, (es una playa sin peces ni conchillas…) pero el reloj no marca el tiempo, porque la arena no se desliza, o se desliza a la inversa, o todo pasa de golpe de una botella a la otra o, al contrario, cae grano a grano. Así llegué a admitir que estoy perdido en la eternidad.

Entonces empecé a leer.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Estuve leyendo, semanas, meses o años; ¿quién lo sabe? El tiempo pasa sin detenerse… Una sola vez me sentí mal. No, no era ni ansiedad ni melancolía por mi familia sabía que volvería a verla cuando hubiese descifrado el enigma.

A medida que leía en un desorden increíble, tuve la impresión de una gran mentira. Leía centenares de libros que hablaban acerca de la energía, los mundos invisibles, las fuerzas que nos rodean, la influencia de los planetas, cómo el hombre y el planeta están recorridos por meridianos de acupuntura, cómo las energías de las estrellas influían sobre el código genético, cómo las energías se reflejaban y concentraban en las formas y volúmenes.

Por otra parte, leí también centenares y millones de libros que se decían científicos. En ellos busqué explicaciones, referencias, sobre aquéllos que hablaban de energía. Pero no había nada. Leí sobre la energía atómica, la energía eléctrica, los rayos X, los haces hertzianos, el láser. Pero ninguna referencia a esas otras energías casi inteligentes, que hormigueaban en los textos que había leído.

Mi mal se agravaba y me sentía próximo a un gran desequilibrio. Me preguntaba: Si una parte de la humanidad miente, ¿cuál es? ¿Los científicos o los otros? ¿Quién tiene razón? ¿Tengo que quemar los libros que no son científicos? ¿Puede ser que tantos seres supuestamente inteligentes, respetados en su época, se hayan puesto de acuerdo para enredar a la humanidad en realidades imaginarias? No. Debía haber una verdad para descubrir.

Dormía cada vez más, como una manera de intentar escapar de esa realidad que me angustiaba. En un sueño vi el número de un libro, en una parte de la biblioteca en la que no había estado jamás. Me desperté sobresaltado, mientras el sol aparecía en un cielo nublado y me precipité, tirando casi la pila de libros que acababa de leer. Y, en una suerte de locura volví a mi cuarto y empecé a leerlo, allí mismo, sentado en la alfombra bordó y apoyado en el balcón.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Este libro resumía la teoría de Augusto Comte, una teoría llamada determinismo. Simple y evidente. Cuando se dan las condiciones ABCD se sigue necesariamente la consecuencia E. Lo traduje en hechos concretos. Si tu auto tiene el motor en perfecto estado, el tanque de nafta lleno, la batería fun-ciona y haces los gestos exactos y necesarios, el coche arranca. Esto se llama determinismo y sin él, no habría coche, ni motor, ni ser humano que lo hiciese arrancar, y mucho menos una sociedad que penalizara su uso.

Si un óvulo fecundado por un espermatozoide no diera un embrión, si una manzana lanzada al aire decidiera continuar subiendo en lugar de caer, si los rayos del sol fueran fríos en lugar de calientes, ¿qué existiría, o qué es lo que no existiría? Sabes… esta teoría tan simple fue un alivio indecible. Reencontré en seguida mi entusiasmo por el estudio: la contradicción que me aterrorizaba no existía más.

Es posible que las condiciones que determinan un fenómeno no lleguen a ser descubiertas… pero ¿impediría eso que el fenómeno dejara de producirse? Evidentemente no. ¿Quién puede pretender explicar todo el funcionamiento del cerebro? Y el hecho de que no pueda hacerse, ¿evita que el cerebro funcione?

Había mucha hipocresía en todos esos libros científicos. Pretendían pertenecer al mundo de la ciencia, en el que todas las condiciones son conocidas y pueden ser reproducidas. ¡Hipócritas! La humanidad va avanzando a partir de fenómenos inexplicables. El vapor fue utilizado antes de que la teoría molecular pudiese explicar la causa de sus propiedades. Y, ¿qué decir de la electricidad?

Después de este descubrimiento, decidí que po-día admitir los fenómenos ya comprobados aun si no son explicables, sabiendo que un determinismo invisible los dirigía.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Se ha comprobado que la pirámide puede momificar la materia orgánica; todos los científicos pueden reproducirlo en el laboratorio, pero ninguno puede explicar por qué. Admito el fenómeno, porque evidentemente hay un determinismo que le permite existir, pero ignoro cuáles son las realidades que lo producen. Por lo tanto, no tengo el derecho de negar el fenómeno de la momificación sólo porque no puedo explicarlo.

Años o siglos más tarde tuve la impresión de estar girando en círculos: leía, pero no comprendía nada. Evidentemente me faltaban las bases, los fundamentos, y era mi memoria la que debía proporcionármelos. Yo debía recordar más y mejor que lo que lo hacía; de otra manera, entraría en laberintos cada vez más complicados en los que las cosas serían cada vez más incomprensibles.

Empecé a tomar notas y a tratar de clasificarlas. Inventé un sistema de tarjetas perforadas que podía seleccionar rápidamente con una aguja de tejer… Al final tiré todo al fuego, porque evidentemente cuanto más complicado era el sistema, más me reaseguraba. Pero mi memoria mejoraba en una proporción tan mínima que todo eso era, visiblemente, una obra de teatro que me representaba a mí mismo. Me dormí, vencido por la fatiga, y soñé con mi madre, quien con su habitual sentido común me decía: “Hijo, ¿ por qué olvidas que hay un momento en todo aprendizaje en el que empieza a ser inútil cambiar la forma en que estudias? Detente, no se trata de cambiar de forma: cambia tú, tú mismo”… Desperté sobresaltado. ¡Eureka!… Debo abandonar todos estos medios ridículos e interrogarme a mí mismo: ¿Cómo debo modificarme para tener una memoria eficaz?

En años-conciencia reflexioné, y el fruto de esas reflexiones las encontrarás más adelante, en este libro.

La práctica, larga y detallada, te la describiré en numerosas páginas, pero la teoría puedo explicártela en un momento.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Cuando vives normalmente, cuando me lees en este momento, estás en un cierto estado de conciencia. Lees lo que te he escrito pero no puedes evitar percibir el ruido de una puerta que se cierra, el canto de un pájaro, el calzado que te aprieta, el movimiento de tu silla. Puedes también recordar lo que hiciste ayer.

Si decides hacer dormir todo lo que no te sirve cuando lees (por ejemplo tus piernas, tu cuerpo), cambias de nivel de conciencia; podrás hacer funcionar mejor tu energía en la única parte de tu cerebro que trabaja. Evidentemente si aprendes una lengua extranjera, tu audición es la que funciona. Si aprendes un razonamiento matemático, será la zona lógica de tu cerebro la que actúe. ¡Esto me pareció tan claro! Cuando cambiamos nuestro nivel de conciencia, nuestro cerebro hace aparecer nue-vas posibilidades, como por ejemplo, una concentración mayor y por lo tanto más útil. Y el sueño, ¿no es también un estado de conciencia? ¿Sábes cuántos descubrimientos que cambiaron a la humanidad fueron hechos durante el sueño? Por ejemplo, Niels Bohr soñó la estructura del átomo. Y el descubrimiento del radar, que salvó a Inglaterra y al mundo de la invasión alemana, ¿no apareció en los sueños de un ingeniero inglés? ¡Cuántos grandes autores y científicos han admitido que fue en un estado de semivigilia que las intuiciones los llevaron a sus descubrimientos! Es como si la conciencia rechazara las creaciones que el inconsciente trata desesperadamente de comunicar. Es por eso que cambiar de conciencia es cambiar de cerebro. ¿Y es esto suficiente para recordar? Evidentemente no. Es necesario comprender “qué es recordar”.

Un día caminaba por mi alfombra bordó, llevando una taza de café en una mano, mientras que, con la otra, lo revolvía con una cucharita. Al mismo tiempo iba dictando, en voz alta, una carta imaginaria a un marciano, carta con la que intentaba reírme de mi propia situación. No recuerdo por qué motivo miré la taza y  tomé  conciencia  de  que  no  era

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

con una cuchara que estaba revolviendo el café sino ¡con mi lapicera! Eso me cortó la voz. En el momento de reírme de mí mismo, en pleno ataque de risa, (¿no es un estado de conciencia la risa? o ¿una ruptura del estado de conciencia?) se me ocurrió que dos cerebros habían funcionado a la vez para permitir este acto absurdo. Parecía que un cerebro había inventado una carta a un marciano y la dictaba en voz alta, mientras que otro había movido automáticamente una supuesta cucharita, en una taza de café. En el paso siguiente me dije: “Hola, amigo. ¿Tu conciencia es verdaderamente capaz de hacer dos cosas a la vez, al mismo tiempo? En realidad, puedes alternar tu conciencia, pensar doscientas cosas distintas sucesivamente y creer que son simultáneas”. No, la conciencia es indivisible; es otro tipo de conciencia la que movía la cuchara.

¿Sé cómo girar una cucharita o no? Es un acto que debí aprender hace tiempo, que ha sido consciente como lo ha sido también la carta al marciano.

El cerebro tiene, pues, una extraña propiedad: aprender conscientemente alguna información y después dejarla caer en una memoria tan profunda, que es automática. Y este conocimiento, este acto, no va a necesitar más que la conciencia intervenga para poder reproducirlo. ¡Qué alegría! ¡Mi cerebro casi explotó de placer! Acababa de descubrir una clave esencial para mi propio aprendizaje: la noción de automatismo. La inquietud del científico me turbó al instante. ¿Cómo vas a develar si este conocimiento es automático o no?
Estaba tan preocupado por el problema que, sin darme cuenta, continuaba revolviendo el café con la lapicera… Estaba inventando conscientemente la carta al marciano, pero, como la conciencia es indivisible, dejé de hacerla cuando miré mi taza de café. En ese instante, transferí mi conciencia al acto que estaba realizando. En consecuencia, compruebo  la  existencia  del  automatismo  cada  vez   que

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

cambio el nivel de mi conciencia atendiendo a algo difícil, como hablar, mientras lo automatizado se hace solo.

Como siempre me he creído un científico, quise verificar esto. Tomé mi máquina de escribir y empecé a copiar un texto en alemán, lengua que tadavía no he aprendido a leer. Escribí sin comprender. Decidí sacar mi conciencia de ese acto para transferirla a un cálculo complicado: Cien menos cuatro más tres igual noventa y nueve, menos cuatro más tres, y así seguí. Yo contaba correctamente, pero, cada vez que me encontraba con el signo “igual”, necesitaba parar de contar para pensar en la tecla que debía apretar. Llegué a la conclusión de que todo el teclado de mi máquina de escribir menos este signo estaba automatizado. Escribí sobre una hoja de papel: Aprender es Automatizar.

Y la orientación de mi búsqueda fue: cómo hacer para automatizar lo que quiero aprender. Es un problema tan amplio que te lo he escrito en otro capítulo. ¿Sabes que cuando un conocimiento no está automatizado, tiene trece inconvenientes que van apareciendo y, en el caso contrario, conlleva trece ventajas?

Me transformé en un cazador de automatismos.

¿Cuándo aparece este extraño animal? Una noche estuve repitiendo la lista de proposiciones de Euclides de memoria para verificar el automatismo, mientras que, con mi mano izquierda, dibujaba en el espacio un cubo de tres dimensiones para bloquear mi conciencia. Euclides hubiera estado satisfecho con su alumno, pero mi último profesor de geometría no. En efecto, a menos que estuviera buscando la cuadratura del círculo, era asombrosa la cantidad de curvas que tenían los ángulos rectos y cada error se correspondía, evidentemente, con los mismos pasajes de Euclides en cada repetición. Ciertamente, la prueba de recordar y recitar me indicaba que yo sabía. Un profesor tradicional hubiera quedado conforme, pero un profesor de automatismos nunca. Este  último  me  hubiese  demostrado  que,   cuando

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

recito una proposición de Euclides, no automatizada, no puedo conseguir liberar completamente mi conciencia de mis acciones musculares. ¿Cuál es entonces la consecuencia? Verás mis ángulos metamorfosearse en graciosas líneas curvas. Me hubiese sido útil tener claro, además, que “Automatizar es aprender más allá de aprender. El saber superficial se puede percibir, pero el automatismo invisible debe descubrirse”.

Disgustado por la poca colaboración de mi memoria, que poco reconocía los esfuerzos que yo hacía para satisfacerla, decidí dormir. Después de pasar una noche conciencia, me desperté tranquilo e irónico respecto de mi memoria y decidí probar una vez más a Euclides (perdón: a mi memoria de Euclides).

Si un lector con problemas cardíacos hubiese oído mi grito en esos momentos ¡yo habría tenido la responsabilidad de una muerte intelectual más en mi conciencia! Has adivinado: el cubo era perfecto y Euclides, satisfecho. En una noche de sueño yo lo había automatizado completamente sin volver a trabajarlo. Deduje que no es la cantidad de trabajo la que provoca la memoria, sino solamente la organización del trabajo en relación con el sueño, y que algo en éste transformaba lo no automatizado en una grabación definitiva e indeleble en las hojas de la memoria.

El investigador más torpe, lanzado sobre esa pista, hubiera dado sólo el paso siguiente: ¿Cuáles son las condiciones para obligar al sueño a trabajar más eficazmente y reducir el tiempo de memorización? Hubiese descubierto -lo mismo que yo gracias a los ensayos que hice- que cuanto más concentrada está la conciencia en el momento del estudio, tanto más disminuye el ciclo diario de trabajo alternado con sueño. Por eso, la lista de palabras extranjeras que tanto trabajo me había costado memorizar en diez días, se automatizaba ahora en tres, sólo porque aumentaba intensamente mi concentración en el momento de estudiarla.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Tenía a la vez una gran velocidad de memorización más una gran virtud: sabía distinguir una palabra en la memoria superficial, destinada a evaporarse en poco tiempo, de una palabra en los cimientos, definitivamente automatizada (definitiva por es-tar automatizada).

Seguí buscando, por si había algún otro secreto por descubrir antes de intentar leer verdaderamente toda esa biblioteca de eternidad. Como me aburría, cosa tan rara… decidí jugar. (Seguramente debía estar enfermo, porque jugar y aburrirme era, para mí, un caso grave, como un sacrilegio intelectual en el que corría el riesgo de frustrarme por navegar superficialmente sobre algunas valiosas páginas de lectura). Seguramente ustedes han de haber hecho alguna vez lo que hice yo: armar una pirámide de naipes, unidos de a dos por la parte superior, y separadas por la inferior y una tercera carta horizontal formando la base para el piso superior. Pero yo lo hice con libros. Opuestos abajo, unidos arriba… Así construí una pirámide de casi diez libros de altura. Quise sacar un libro del medio y, ya te imaginarás, se cayó todo. Evidentemente no lloré, sólo reflexioné…

Así como cada libro tenía su lugar en esta pirámide, cada conocimiento tiene su lugar preciso en una pirámide de datos que aprendemos.

Un dato complejo debe venir después de otros más simples que lo construyen, y cada dato simple es una síntesis de otros aún más simples. Por ejemplo, cuando una mano toca el piano (que es un acto muy complejo), el oído, la visión, el movimiento, la memoria, el espacio, el tiempo, se sintetizan para producir un sonido que entra, a su vez, en un compuesto más complejo, una obra musical, una partitu-ra. El movimiento de la mano se compone del movimiento de la mano en sí misma, el puño, el antebrazo, el brazo, la espalda. Cada uno se realiza gracias a los músculos. Cada grupo de músculos está ligado al cerebro por los nervios sensitivos   y   motores,   y   cada    fibra    muscular    tiene su correspondencia convencidos de que el  cerebro  es  lento

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

para aprender y que comprende con dificultad. ¿No serían ellos quienes, involuntariamente, me habían transmitido sus propias convicciones? Tuve la impresión violenta y angustiante de que, durante milenios, los poderes sociales, políticos y financieros que dominaban el planeta tierra donde había nacido, paralizaban los cerebros humanos con algún veneno invisible por temor a que pudieran desarrollarse plenamente. Toda la organización mundial de este planeta es una atmósfera de sugestión, en la que la realidad cerebral de cada uno está disimulada ante sus propios ojos.

Decidí invitar a todos los terrícolas a despertar. No: una lengua extranjera no puede aprenderse en aceptado por éste en forma de ósmosis, como una forma cúbica que entra en un orificio cúbico de la misma dimensión. En caso contrario, es como intentar que entre un cuadrado en un círculo más pequeño.

En cuanto a la filiación, si los conocimientos que quiero aprender están bien ordenados, respetando la pirámide lógica de su organización, debo progresar muy rápido, sin retroceder y sin sentir la impresión de un esfuerzo imposible. ¿Sabes cuál fue mi conclusión en ese momento?: que si sé cómo debe funcionar mi cerebro para aprender de 10 a 40 veces más rápido, ¿qué razones pueden obligarme a continuar aprendiendo lentamente?

Me acordé de mis padres, de mis profesores, todos ellos convencidos de que el cerebro es lento para aprender y que comprende con dificultad. ¿No serían ellos quienes, involuntariamente, me habían transmitido sus propias convicciones? Tuve la impresión violenta y angustiante de que, durante milenios, los poderes sociales, políticos y financieros que dominaban el planeta tierra donde había nacido, paralizaban los cerebros humanos con algún veneno invisible por temor a que pudieran desarrollarse plenamente. Toda la organización mundial de este planeta es una atmósfera de sugestión, en la que la realidad cerebral

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

de cada uno está disimulada ante sus propios ojos.

Decidí invitar a todos los terrícolas a despertar. No: una lengua extranjera no puede aprenderse en dos años, debe aprenderse en dos meses. Para resistir a la erosión del tiempo, es necesario llegar a un punto de no retorno en el que por su propia densidad la memoria no pueda borrarse. Sí: la dactilografía en cuatro horas es una realidad posible si aprendes a transferir tu cerebro a tus manos porque tu ordenador de cerebro registrará cuarenta veces más rápido que antes. No hay un conocimiento tan alto que sea inaccesible, si tienes el coraje o los medios de reconstruir la pirámide.

¿Qué te permitirá acceder a esto? Que cada hora de tu trabajo o de tus cursos sirva no sólo para aprender, sino fundamentalmente para permitir que los obreros del sueño puedan automatizarlos.

El verdadero problema de tu aprendizaje no es solamente utilizar simultáneamente los hemisferios derecho e izquierdo sino, sobre todo, que tu conciencia aprenda a aceptar sin orgullo los verdaderos mensajes de tu inconsciente.

Como me dijo el libro de cristal: “Espero que no te sientas demasiado turbado por estas páginas…”

Si tienes miedo, no leas lo que sigue, ya que, al finalizar el libro, tu cerebro no será el mismo. Sé que piensas que hay algo romántico en el esfuerzo y que nadie tiene el derecho de quitártelo al aprender. Mi respuesta, lejos de ese planeta en el que me lees, es que ninguna persona tiene derecho de obligarte a un esfuerzo que redundará en un rendimiento diez veces más pobre que el que podrías lograr.

Hermano lector: si puedes caminar diez veces más rápido, podrás descansar más tiempo a la llegada o intentar avanzar diez veces más lejos.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Una última recomendación: es verdad que este libro es peligroso. Aconsejo no dejarlo en manos de cualquiera, como las de padres o profesores porque, de ser así, su manera de enseñar habrá cambiado totalmente en ¡una semana!

No intentes escribirme: estas páginas se bastan a sí mismas. Fueron escritas en un planeta aislado del tiempo y están destinadas a millones de terrícolas que viven, también ellos, en un planeta aislado del tiempo de los demás. Lee y relee; lo que no esté escrito en los renglones puede estarlo entre líneas. Las respuestas que no encuentres aquí las encontrarás en tí mismo: ya están allí.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Cómo nacieron las
33 revelaciones


Nací en un país en guerra contra sí mismo, en el cual era corriente ver a madres llorando a gritos con sus hijos degollados en los brazos, desesperadas bajo su chador negro. Ver cuerpos despedazados por explosiones también era corriente. La lucha entre el movimiento de fellaghas pidiendo la independencia argelina y el OAS de colonos nacidos en el país que quería evitarlo, fue una lucha fratricida que me marcó para siempre. El culpable no era el hombre sino una mentira que los poderosos querían que creamos… algunos la llaman «política».

Mi destino fue marcado por un sueño que hizo matar mucha gente y salvar a otra. No tengo remordimiento de eso, tenía tal vez dos años de edad y, como decía Krishna a Arjuna, «no puedes matar lo que no puede morir». Una mañana me desperté y conté a mi madre que la veía poner una linda vela blanca frente a un pequeño muro de piedra y que había mucha luz. Apenas mi madre lo contó a mi mumarraba árabe, ella se puso a llorar y se fue gritando que el pequeño había soñado la tumba de Sidi Abdelkader Jilalil, un gran santo sufí, y que esta familia estaba protegida. En dos días comprendimos lo que significaba. El vendedor de legumbres de nuestro edificio -un cierto Marzuk, me dijeron- esperó a que no haya nadie en su negocio y habló muy bajo a mi madre: «por favor señora Gilda no vaya a la visita a la tumba de la cristiana». Este era un monumento funerario antiguo, lejos de Skikda (que entonces se llamaba Philippeville), entre Argel y Cherchell. Albergaba los restos de la hija de Cleopatra Séptima y Marco Antonio.

Mi  madre  héroe   tuvo   héroe  la  héroe  buena   intuición de contarle esto a un tío  mío  legionario,  que  murió  meses

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

después como héroe (héroe no sé bien de qué, nunca comprendí cómo uno podía volverse héroe a través de una matanza). Mi tío habló con sus superiores y, en pocas palabras, nos salvaron la vida. Alcanzamos el monumento después de un viaje en barco, acompañados por un grupo de legionarios muy inquietos. Llegados a la entrada, ellos obligaron a los civiles a quedarse afuera y entraron en el monumento, lugar perfecto para una emboscada. Oímos ráfagas y recuerdo a mi madre abrazándome fuertemente contra ella, tal como lo hacía a la noche cuando oíamos las explosiones de la guerra civil. Muchos fellaghas fueron matados por legionarios (entre ellos, mi tío) pero no siento otra cosa que mucha pena de que hermanos se hayan matado porque un niño había soñado a un santo.

No termina acá el efecto del sueño. Nuestra familia completa fue protegida hasta tomar el avión de la última partida de Argelia, país que el General De Gaulle devolvió a sus poseedores históricos en 1961. Tenía 6 años. Poco antes, el mismo verdulero que nos salvó la vida, dijo a mi madre que el mufti (autoridad religiosa) quería verme. Me acompañaron a visitarlo. El hombre escribió una surate coránica sobre un papel, lo quemó, y lo mezcló con agua, agitando la botella un largo rato, murmurando palabras que no comprendíamos (nadie hablaba árabe en mi familia de origen francesa). Luego, ceremoniosamente, hizo diversas unciones sobre mi cabeza mientras yo lo miraba a los ojos, curioso. El religioso, en un lenguaje en el que mezclaba el árabe y el francés, dijo a mi madre: «mucho más tarde, cuando se haga grande tu hijo, él será un gran médico, pero no el que va al hospital a ver a los enfermos». Obviamente, me costó medio siglo comprender esa revelación.

En esos pocos años en que viví en ese país (no puedo decir mi país, porque también aprendí que nadie es dueño de nada, y menos todavía de  un  territorio),  un  lugar  donde la diversión máxima era ir  al  puerto  para  comer  zalabias,

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

merguez o macrudes, vi también cosas muy raras que se fijaron en mi mente para siempre.

Vi gente muy enferma llamar a algún curandero, vi cómo traían serpientes para -según decían- «transferir la enfermedad sobre estos habitantes del desierto» y, en pocos días, vi a la vecina que estaba por morirse, levantarse, ir de compras, regresar a su vida normal. No vi eso una sino muchas veces. Vi hombres y mujeres dedicarse a sanar, sin preocuparse por si los enfermos eran franceses invasores o árabes invadidos; vi cómo la fe inquebrantable que los animaba los hacía usar el Corán, cómo tiraban plomo fundido en agua y vi al enfermo mejorar luego de tomarla. Era como el contrapeso a tantas muertes injustas que veía en la calle.

El mufti tenía razón, pero sólo 50 años después pude nombrar mi verdadera profesión: sin saberlo me había vuelto un antropólogo de la medicina.

¡Qué suerte tuve de nunca ser un buen alumno y de nunca calificar para entrar en la facultad de medicina! hubieran trastornado mi cerebro logrando hacerme creer que los hombres de bata blanca sabían, y que los chamanes de la selva eran todos ignorantes.

Me fasciné pronto con las lecturas que hacía (por suerte o por desgracia había aprendido a leer a los 3 años). Mezclaba alegremente tratados de cirugía, libros de ocultismo, algo de sociología política, mucha ciencia y física, libros de ciencia ficción, todo, menos manuales escolares (tan aburridos).

No pude evitar fascinarme aún más al leer sobre el mundo egipcio. Experimenté con pirámides y verifiqué que sí, que era cierto, que cuando ponía carne en alguna de las que fabricaba, esta se «momificaba». La primera la armé destruyendo un mueble que, creía, mi abuela no utilizaba más (me dolió mucho cuando descubrí que ella no pensaba lo mismo… pero tenía mi pirámide).

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

A la misma abuela le hice beber, sin que lo sepa, mucha agua que había cargado en esta pirámide, y ella mejoró rápidamente de sus sufrimientos estomacales.

¿Qué pensar de una civilización que practicaba cirugía craneal (se han descubierto en tumbas cráneos
prolijamente operados y aparatos de trepanación), que podía conservar miles de años semillas de trigo en estado de vida suspendida, que hipnotizaba a enfermos y llamaba a dioses para curarlos; una civilización que utilizaba la alquimia tanto para rejuvenecer como para compensar las alteraciones genéticas y, por sobre todo, para dar a los faraones atributos de dioses?

Inocentemente, creí haber encontrado mi vocación: si era cierto lo que leía de la medicina egipcia, quería ser médico egipcio (sin razonar, claro, que no existía ningún centro en el mundo que pudiera enseñar algo que nunca nadie llegó a comprender y que todos -salvo los enfermos sanados- se ocuparon de vapulear).

Me fascinó la figura de IMHOTEP. Nacido aproximadamente en 2.690 antes de Cristo, su nombre se traduce «el que viene en paz». No me llamó la atención que lo traten como Dios; ya me di cuenta que fabricando egrégores* con su mente, su kundalini* y (lo que ahora llamo) el 4to ojo*, el hombre puede fabricar muchos dioses en el mundo energético (y no se priva de hacerlo, incluso hoy en día). Me llamó mucho más la atención que fue a la vez astrónomo, el primer arquitecto conocido en la historia, y también médico. Dudando de esto último, leí la traducción del papiro Edwin Smith que narra 48 curaciones y observaciones diversas. Aunque este papiro fue escrito alrededor de 1.700 a.C., relata cosas extraordinarias: un enfoque mágico-religioso que no descarta la cirugía, y gran cantidad de medicamentos (Imhotep ya usaba opiáceos como anestésicos). En este papiro pueden leerse descripciónes de suturas craneales, de la meninge, la superficie externa del cerebro, del líquido cefalorraquídeo…

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

La historia de mi nuevo héroe no termina aquí: aparte de ser sumo sacerdote de Heliopolis y vizir del faraón Necherjet Dyeser, lo que me pareció más importante de todo es que diseñó la pirámide escalonada de Saqqara. Siendo arquitecto y astrónomo, dominaba cálculo y geometría (me impresionaba porque estas dos materias eran mi terror escolar, hasta que me salvaron las calculadoras portátiles).

Ahora debo contarles lo que nunca conté.

Cuando tenía 7 años, recién llegado de Argelia como refugiado político, encontré en una vieja enciclopedia un grabado que me llamó poderosamente la atención. Me dormí mirándolo y soñé que debía activar algo de fuego en mi columna vertebral. Apenas desperté, impresionado por los colores del sueño, empecé a buscar en la extensa (y disparatada) biblioteca que había acumulado mi madre, si había algún dibujo similar a lo que había soñado o una descripción que se le asemejase. Así di con el concepto de la Kundalini. Conmoción: mi sueño de-signaba algo que existía; no era sólo un sueño, era un mensaje.

Al día siguiente quería dormirme rápido y, para cansarme, enfrenté mi segundo terror escolar: hice deporte. Volví a dormirme voluntariamente frente al mismo grabado. Vi mundos, espacios desconocidos, viajé aún más lejos que lo que se pueda imaginar. Acababa de descubrir mi primera puerta hacia los Registros Akáshicos*.

En libros desacreditados (pero que, según mi parecer, hicieron correctamente su trabajo espiritual) como El Tercer Ojo de Lobsang Rampa, leí una definición sobre estos registros. Definición que nunca me dejó conforme, ya que no aceptaba que fueran sólo «registros del pasado». Años después pude demostrar que constituyen «la memoria central del universo», que en ellos se encuentra en forma energética (como los actuales programas de computación) el modelo de todos los patrones sobre los cuales se construye el  universo,  las  moléculas,   nuestro   código   genético, las estructuras de las sociedades,  de  la  familia.  Todo  está

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

adentro de la memoria de los registros akáshicos y por eso mismo podríamos llamarla «memoria del futuro». Me faltaba, en ese momento, descubrir cómo descifrar ese futuro y sobrevivir en el intento (reconozco que esta frase la agrego ahora, en aquella época hubiera acompañado a Dante en el infierno si fuera necesario, para que se me revelasen los secretos del hombre. Precisamente, décadas después lo hice).

Descubrí que las puertas hacia los registros akáshicos eran numerosas y que el problema no era ir hasta allá y regresar mentalmente sano, sino poder leer y decodificar lo que se encuentra para transmitirlo (si no posee una sólida cultura o especialidad, no intente ir: lo enviarán como a un jardín de juegos infantiles y no traerá nada importante).

Ya adivina lo que hice… me fui a los Registros Akáshicos no a visitar a Imhotep (porque sabía que si llegaba a ese punto sería un acto de «espiritismo») sino a presenciar terapias que él practicó en pirámides, mirándolo superponiendo mi conciencia a los ojos y la mente de sus pacientes, como si fuera una máscara invisible. Cuento lo que vi. Me costó años elaborarlo y hoy en día comprendo por qué Imhotep fue mi primer héroe.

Usando una pirámide de tamaño gigante captaba potentes energías de forma*, llamadas hoy en día «energías radiónicas». Estas energías del cosmos y de la tierra se condensaban en las pirámides.

Imhotep no era sólo astrónomo sino también astrólogo; podía calcular el impacto que tenían los planetas sobre el organismo del enfermo. Las pirámides funcionaban como condensadores de energías cosmotelúricas; nos parece hacer lo mismo con la radioterapia moderna, pero no se trataba entonces de actuar al mismo nivel que nosotros. La radioterapia que salvó a tantos enfermos de cáncer, actúa en el nivel celular (es decir, en el mundo de tres dimensiones) mientras que las energías planetarias actúan en las 22 otras dimensiones que colaboran con la vida. La primera actúa en

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

el cuerpo físico, la segunda en los cuerpos energéticos. Allí radicaba el secreto de Imhotep: en recuperar todo el arsenal biológico posible -fitoterapia, cirugía, auscultación- y combinarlo con energías cósmicas.

Toda esta digresión estuvo orientada a explicar con qué procedimiento pude interpretar lo extraordinario de Imhotep: de repente, incorporándome en el cuerpo de uno de los enfermos sanado por él, me sentí preso de un terror indescriptible. En medio del humo de inciensos diversos, un Dios con cabeza de perro se acercaba a mí. Analizándolo con más calma, comprendí que el enfermo se encontraba sumergido en un estado hipnótico y que el Dios no era más que un asistente disfrazado. Obviamente, la imposición de manos en forma sanadora que hizo sobre mi cuerpo (sustituyendo al enfermo) me encontró en tal estado de sugestión que no le costó ordenar a mi sistema neurovegetativo que se sanase. La orden apuntaba a movilizar mis recursos energéticos latentes, que Imhotep y sus discípulos parecían conocer muy bien.

Comprendí que no me estaban sanando con sus manos transmitiendo energías propias, sino que trabajaban mi 4to ojo* para hacer entrar en él un filamento de egrégor* asociado a este Dios representado por el asistente. Sentía cómo este filamento recorría y tomaba posesión de mi sistema nervioso con el propósito de monitorearlo hacia la autosanación.

Prefiero no hablar de las pociones que me hicieron ingerir, ni de las cirugías que hicieron en mi cuerpo.

Escuché a Imhotep decirme que iba a darme una poción alquímica, que probablemente me iba a sentir morir y que poco después regresaría a la normalidad. Así pasó, el enfermo estuvo en estado de vida suspendida encerrado en un sarcófago, viajando en mundos mágicos pero no menos reales (dimensiones a las que pudo entrar gracias a los diseños mágicos pintados sobre el sarcófago).

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Me escapé de la transferencia que hacía, preso de una gran taquicardia. Comprendí por qué muchos enfermos morían: morían de miedo.

El gran secreto de Imhotep finalmente se me apareció en los Registros Akáshicos: el maestro tenía 17 conexiones con seres invisibles que le obedecían y le dictaban informaciones de todo tipo, incluso médicas. Su destino fue sellado entre sus 5 y 8 años de edad. Maestros de esta época observaron sus inmensas capacidades y le otorgaron estos contactos que se transformaron en sus guías invisibles. Imhotep no era un extraterrestre, no brillaba por ser una reencarnación viviente, sino que le fue otorgada una inteligencia múltiple basada en estas conexiones con seres invisibles. Más adelante descubrí que más de la mitad de las inteligencias múltiples, de cuyos «propietarios» Leonardo da Vinci fue el más bello exponente, se volvieron «múltiples» gracias a un procedimiento semejante.

Comprendo hoy en día que esta medicina era seguramente la más abarcadora del mundo, porque contenía lo más moderno (cirugía y farmacopea), lo más antiguo (alquimia y energías cósmicas), lo más mágico (los viajes en otras dimensiones, egrégores y fuerzas ocultas), y lo más mental (gracias al hipnotismo).

No quiero recurrir a la hipótesis fácil de herencia de civilizaciones anteriores o extraterrestres. Primero porque los extraterrestres están en todos lados (nosotros todos lo somos), y segundo porque, respecto a las herencias de grandes civilizaciones, sus conocimientos de todos modos no pueden venir de otro lugar que de los Registros Akáshicos.

Si Imhotep llegó a ser mi primer héroe, el segundo no fue una persona sino una civilización completa y confieso sin vergüenza alguna que mi admiración se la debo a Lobsang Rampa (que probablemente nunca existió más allá de la mente de quien escribió «El Tercer Ojo»).

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Pero, ¿por qué no investigar este tema francamente y ver todas las implicancias?

No importa si el libro es históricamente verdadero, ¿quién dice que tenemos que leerlo como si fuera un reporte del National Geographic? Ocurre que muchos autores, sin saberlo, van en los Registros Akáshicos, y liberan conocimientos que les parecen tan aberrantes que prefieren escribir novelas para que el público no los tache de locos. Empiezan a sembrar confusión cuando inventan más mentiras para justificar lo que la prensa denuncia. No importa que el autor nunca haya viajado al Tíbet, su mente viajó en los Registros Akáshicos y esto lo transforma en un testimonio aun más valioso. Afirmo esto consciente de que las transmisiones de poderes que puede estar encargado de hacer un autor, son independientes del sentido intelectual de su texto y hasta de los errores históricos que puede cometer redactándolo. Los poderes son dados por criaturas invisibles que se despiertan al leer estos libros y terminan leyendo al lector, evaluándolo y abriendo en él las compuertas de conocimientos antiguos, activando las conexiones cósmicas que el lector necesita para cumplir con su misión, etc. Esta es la definición de los «libros vivientes». Y muchos párrafos de este libro entran en esta categoría, por eso los he llamado «revelaciones».

A Lobsang Rampa (que no existe ni existió) le debo algo esencial que sí existe: comprender cómo funcionaba mi percepción desde el tercer ojo. Reconocí en las descripciones que el autor hizo de las energías lo que yo percibía desde niño. Nunca se me había ocurrido preguntar a otros si ellos las percibían. Veía la bronca como dos haces rojos nacer del diafragma, veía energía negra en partes del cuerpo, veía colores azulados o brillantes, grises o violetas. A destiempo agradezco a este mufti que con sus acciones mágicas abrió estos canales. Supongo que le debo a él esta transmisión de poderes. También intuía por ese entonces sin poder  formularlo  que  a  nadie  se  le  otorga  dones  raros y capacidades extrañas sin que haya un sentido, aunque este

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

sea desconocido. Hoy lo llamo «misión espiritual» y admito que las consultas que me llenan de alegría, después de 30 años de atender en consultorio, son aquellas en las que mi paciente pregunta por única vez en su vida cuál es su misión espiritual. Veo los ojos de estas personas alumbrarse: por fin comprenden el sentido de su vida, la razón de sus sufrimientos y tienen la guía de su desarrollo. Tuve la oportunidad de seguir a niños durante 25 años para verlos desarrollarse conforme a la misión espiritual que leí en los Registros Akáshicos para ellos. Benditos sean los padres de haberlo preguntado y benditos sean también por haberlos guiado. «Fabricaron» así adultos felices, equilibrados y conscientes. Sé que ellos apreciarán el presente libro en toda su medida.

Calibré la medicina tibetana sobre lo que ya sabía de la medicina egipcia, e incluí en el estudio toda la medicina llamada ayurveda, por provenir de fuentes comunes a las anteriores. Primero busqué mi héroe, ya que sospechaba bastante de la honestidad de Lobsang Rampa. Había admitido que su libro era una novela influenciada por fuerzas invisibles que «debían guiar» en cierta dirección a la humanidad. Decidí olvidarme de la novela y entrar en contacto directo con estas fuerzas invisibles. Lobsang Rampa abrió un camino luminoso a mucha gente… entre los cuales estoy. Entonces decidí buscar en India, Nepal y Tíbet la cuna de mi nuevo héroe.

Es cierto que a los 12 años de edad uno queda fácilmente impresionado por el príncipe Siddharta Gautama nacido en 563 antes de Cristo… ¿quién no lo estaría? Abandonó su palacio y su familia para buscar el remedio que acabaría con el sufrimiento humano. ¡Qué extraña su historia! ¡Cuánto lo querían sus padres para querer evitarle ver vejez, muerte y enfermedad en su palacio! Estoy seguro esto que intentó ser un acto de amor, constituyó un primer caso de hipnotismo social*,    donde    se    intentaba     hacer     creer    algo que no era… ¡cuán bien lo hacemos en la  época  actual  con  las

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

informaciones manipuladas por los medios! Nos volvimos tan expertos que, temiendo que sea todavía insuficiente hemos inventado la realidad virtual para hacer más real la mentira.

Gautama encuentra la lepra, ve un cortejo fúnebre, descubre la vejez, su choque es igual al de nuestros adolescentes que creen que el mundo moderno espera a que salgan del colegio para darles enseguida algún trabajo gracias a sus diplomas. ¿Cómo se siente el 25% de desocupados de los países desarrollados? Igual de furioso que los jóvenes estudiantes de todas las épocas, la clase que más se rebeló por ser la primera en comprender la manipulación del hipnotismo social.

Gautama enfrentó valientemente la situación emocional en lugar de regresar temeroso al palacio y olvidar lo visto para gozar de los beneficios de su aristocracia. No se zambulló en la depresión como podría haber hecho cualquier niño que presencia la muerte por primera vez y se pregunta por qué nació si debe morir. Llegado este momento de toma de conciencia, donde adquiere plena responsabilidad sobre «el bien y el mal», la mayoría de los niños escapa a la tortura emocional regresando a jugar a la pelota con sus amigos. Aunque tanto ellos como sus padres lo ignoren, esta huida de la realidad, este «no enfrentar» la injusticia del nacer y del perecer, será la madre de todos sus miedos.

En lugar de huir como la mayoría de los niños del mundo, Gautama se refugió en la Jungla de la medicina (lugar donde se cosechaban las hierbas medicinales) y decidió buscar la iluminación para erradicar la enfermedad del mundo. Al encontrar su historia, decidí prohibirme toda actitud fanática; había leído la «Autobiografía de Yogananda» -otro libro viviente- y me sentía fascinado por el contexto de esta civilización, pero no podía aceptar confundir lo emocional del inmenso respeto que me provocaba esta línea del Kriya Yoga al cual fui iniciado, y la filiación con Gautama.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Tuve que darme cuenta de que quien cae en el fanatismo se hace cómplice (voluntario o involuntario) del hipnotismo social, ya que el fanatismo representa la forma extremista de esta manipulación del libre albedrío.

Para lograr apreciar a Gautama libre de conductas fanáticas, decidí indagar en los Registros Akáshicos cómo pudo una conciencia tan alta, dominar tantos siglos de comprensión. La contestación fue sorprendente. A Sakyamuni le ocurrió algo que ocurre sólo -y por voluntad de los guías de los Registros Akáshicos- a una persona cada 100.000 años. Un egrégor antiquísimo, no fabricado en la Tierra sino por otros humanos, creó un círculo constante entre su tercer ojo y la memoria central del universo. En un millonésimo de segundo, en el momento de su gran despertar, justo en el instante donde renunciaba, recibió tres billones de veces más caudal de información que un hombre en toda su vida. Confrontado a la necesidad de transmitir lo recibido, tuvo que adaptar el mensaje a la comprensión de su época y el lenguaje que se usaba entonces. Todos los que llegamos al despertar espiritual tenemos el mismo problema al regresar al mundo de tres dimensiones. Acceder a un universo de 22 dimensiones, que es lo máximo que un ser humano puede alcanzar sin desencarnarse, se llama «despertar espiritual» en el hinduismo y «bautismo del espíritu santo» en el cristianismo. Doy fe de que este estado existe, es accesible, y es altamente deseable llegar a él. Pero, en esencia, es inútil a la humanidad en general. Quienes entramos en tal estado nos abstraemos del mundo, sólo cuenta y es útil lo que hacemos concretamente para los demás al regresar de este viaje. El despertar espiritual desarrolla en las personas 20 capacidades que en su momento describí en otro libro*, pero no implica entrar en contacto con el egrégor anillo que conectó la mente de Gautama a los Registros Akáshicos. Espero que los budistas que lean este libro, no tomen estas palabras como una falta de respeto hacia el pilar de sus creencias. La Terapia Akáshica es analítica y procede de esta forma.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Lo mismo cuando habla de los poderes sanadores de Cristo o cuando traduce la Biblia y otros libros sagrados en sonidos electrónicos sanadores. No se desea ofender a ningún creyente, sino sólo ser útil a la salud humana. Creo, en particular, hacerlo siguiendo los preceptos mismos que estos grandes maestros enseñaron. No creo, ni deseo, ofender a nadie por demostrar los poderes sanadores de los textos sagrados. Y si lo hago, no presentaré ninguna disculpa, porque lo único que debe importarnos a todos, es la salvación del enfermo. En esto rindo homenaje a Gautama, y van a leer por qué.

Mientras estudiaba los Vedas y muchos libros budistas, admito que me volví muy reacio a las palabras sentimentales y que sentía un profundo rechazo (aunque creía comprenderlas) hacia palabras como «desapego», «egoísmo», etc. Todas estas palabras carecían para mí de definición y me di cuenta de que, hasta poder redefinirlas en bioenergía, quedaban sólo poéticas, descriptivas pero casi inutilizables. Obviamente me fasciné por las técnicas tibetanas de medicina, aunque sus raíces provenían tal vez de macabros orígenes, tal como en nuestros laboratorios de anatomo patología. Como era difícil de enterrar a los muertos, porque el frío no permitía la descomposición, ni quemarlos, ya que la madera era un bien preciado, había monjes que se dedicaban a disecar los cadáveres plebeyanos para darlos de comer a los cóndores. Mientras en occidente la disección estaba prohibida, en la misma época en el Tíbet estaba recomendada.

Si observamos la farmacopea que todos los pueblos orientales desarrollaron (en especial la India), podremos ver cómo el conocimiento de las energías cósmicas se mezcla con las propiedades medicinales.

Indudablemente, esta civilización dominaba el mundo invisible    mejor    todavía    que    el    mundo     material. Es paradigmático de este  dominio  lo  narrado  en  El  Libro

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Tibetano de los muertos y también lo es el entrenamiento que recibían los jóvenes monjes para desencarnarse a voluntad por pocos segundos, recitando las palabras de apertura de la coronilla. Haciendo esto podían guiar las almas de difuntos que no se habían preparado espiritualmente.

No era oscurantismo sino sabiduría, que amplificaba el uso de la magia y de las fuerzas ocultas (particularmente en la secta Bonpo).

La farmacopea tibetana incluye medicamentos alquímicos aún en la actualidad.

El conocimiento alimenticio, el sistema de clasificación de tipología de cuerpos -rajásicos, tamásicos, sáttvicos-es esplendido (aunque no guste mucho a nuestros modernos nutricionistas).

En la medicina tibetana encontré terapias de osteopatía, imposiciones de manos para comunicar energías y una astro medicina de grandes performances.

Es cierto que los tibetanos no conocían el código genético e ignoraban la presencia de los microorganismos, pero ¡qué brillo en comprender el papel de los planetas en las energías vitales! Se crearon escuelas tántricas para emplear la energía sexual de la kundalini en forma espiritual. Y la mayor herencia revelada desde los registros akáshicos, la que invadió todos los países a la vez, el yoga, es la ciencia más abarcadora que existe, aunque sea el origen de muchos dolores lumbares en nosotros, los occidentales (nuestra capacidad de hacer nudos se limita a los cordones de nuestros zapatos, no se extiende a nuestro cuerpo). Pero hay remedio, cuando el lector en algún otro libro lea sobre lo que llamamos el «yoga mágico», comprenderá por qué un paralítico también puede practicar el yoga.

La confusión que nos crearon el mundo hindú y el tibetano tiene su origen en la formulación y el tipo de lenguaje usado por los redactores, a veces  sumamente  «poético»  en  lugar

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

de ser científico. La ciencia revelada de los yoguis, los fakires capaces de regenerar su cuerpo, nos enseñaron todo y lo perdimos. En razón de la entropía educacional debida a la transmisión de los conocimientos a lo largo de generaciones, hemos degradado los conocimientos originales a menos del 3 por 1.000 del capital inicial. Lo bueno y esperanzador es que estos conocimientos provienen de los Registros Akáshicos y tenemos el poder de regresar allá para reconstituirlos.

Comprendemos enseguida toda la medicina tibetana, la hindú e, incluso, la china, cuando las analizamos desde el enfoque energético. Si «repensamos» al hombre como una máquina eléctrica que emplea una energía todavía no comprendida por la ciencia moderna, podemos volver a explicarlo todo.

Una recomendación previa a los buscadores: no cometan el error de querer diferenciar: Prana, Chi, Orgon, Magnetismo universal, Conciencia cósmica, Espíritu santo, Mercurio alquímico. Estas palabras designan casi lo mismo, pero en culturas distintas.

¿Por qué Buda Sakyamuni (Gautama) fue mi segundo ídolo? porque reencontré en él la explicación mayor. Dice la tradición: «alcanzando su estado de realización espiritual los rayos que emitía desde su pecho en todas las direcciones empujaron las enfermedades de vuelta al espacio. Cuando los rayos impregnaron todo el universo, volvieron a su fuente. Sakyamuni se convirtió en el Buda de la Medicina, alcanzó el estado de nirvana que elimina las 424 enfermedades.»

Cuando analicé en mi laboratorio de Terapia Akáshica cuál era el fundamento de esta tradición, encontré la raíz de toda la terapia budista, y creo que debo comunicárselas. Por una parte, es cierto que el sufrimiento es universal; y desgraciadamente fue una creación necesaria, por ser el único medio que obliga al hombre a huir de su inercia.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Pero el error lo cometemos al elegir una dirección equivocada para esta huida. Si intentamos escaparnos en el mismo plano donde nace el sufrimiento, sólo llegamos a compensar sin resolver; transmutamos el sufrimiento pero no llegamos a eliminarlo. Sin embargo, si huimos hacia arriba, aunque sea por miedo, ganaremos. Sólo en el crecimiento espiritual nos podemos salvar del sufrimiento. Cuando nuestra conciencia logra escalar los diferentes niveles de la realidad, podemos encontrarnos primero con el nivel de relativización del sufrimiento. Equivale a comprenderlo (el sufrimiento), padecerlo, pero sin aceptar la bronca autodestructiva de la ignorancia que sólo consigue enfermarnos. Cuando, en una segunda etapa, gracias a nuestro propio esfuerzo personal, llegamos al séptimo nivel de conciencia, podemos llegar a transmutar el sufrimiento. La lección está aprendida, el sufrimiento puede Cesar.

Antes de que el lector se lo pregunte: existen múltiples medios para elevar la conciencia y no es necesario adherir a ninguna escuela filosófica ni religiosa para practicarlos.

Lo que más me llamó la atención en la descripción sobre cómo Gautama «resolvía» el sufrimiento fue la siguiente frase: «los rayos que emitía desde su pecho en todas las direcciones empujaron las enfermedades de vuelta al espacio».

En mis prácticas experimentales, y a lo largo de mis análisis de los Registros Akáshicos, demostré que el chakra del corazón* es el único canal que puede captar energías ilimitadas del universo. Las aspira por la raíz que se encuentra entre las vértebras dorsales, hace transitar la energía por el canal que termina a la altura del esternón y la proyecta hacia adelante. Ningún cuerpo humano podría soportar una inyección tal de energía sin explotar, pero precisamente no tiene que hacerlo porque es sólo un canal de tránsito.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Resultaría fatal si la persona quisiera guardar una fracción de esta energía para ella misma (egoísmo), y se vuelve ampliamente sanador cuando la persona brinda a los demás todo el caudal de potencia de esa energía (altruismo). El gran problema de la comunicación oriental en cuanto a este chakra del corazón es hacerlo responsable de transformar esta energía en «AMOR». Obviamente que hablando sobre este tema cualquier persona tiende a ponerse «poética». Este fue el error cristiano, el error oriental y también el error de comprensión mayor a lo largo de nuestros últimos siglos. Debemos pensar al amor como pura energía, una energía que algún día la ciencia podrá cuantificar (como energía pero no como sentimiento). Tal vez nos costará admitir que este noble sentimiento que alumbró la vida de todos los poetas del mundo, que nos hizo vibrar, está grabado potencialmente en nosotros para que intentemos usar esta energía. Desgraciadamente, los humanos nacemos sin manual de uso, y nos morimos de amor, por tenerlo, por no tenerlo, por buscarlo o por haberlo encontrado.

Sencillo. Reemplace «el amor» por «energía cósmica no identificada» y tendrá el supercarburante de la vida, el alimento invisible de la biología, el secreto del agua… y comprenderá la relación que existe entre chakras, planetas y glándulas endocrinas.

Que la sabiduría de Gautama se exprese en los cuatro tantras del Gyd Zhi; que la ceremonia de convocatoria del Buda de la medicina implique que llamemos a seres invisibles para cabalgarnos y otorgarnos el poder de sanar; que la medicación oriental combine fitoterapia con energías cósmicas e inteligencias invisibles; y, por sobre todo, que el concepto de que todas las enfermedades son de origen espiritual; son claras muestras de la convergencia de todas las medicinas orientales y de lo que debería ser la de las occidentales.

La medicina moderna y la antigua quieren volver a unirse y la salvación de la humanidad depende de ello.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

También el progreso de la ciencia y la normalización de la civilización. Saludo con esperanza el simposio anual que existe en Harvard, donde los médicos del Dalai Lama se encuentran con los mejores científicos modernos en la búsqueda de la etiología real de las enfermedades. Es el camino. No obstante, evitaré adelantarme ya que tienen todo un libro para leerlo y constatarlo.

Mi tercer héroe casi fue Hipócrates, pero lo traicioné (intelectualmente hablando) y me quedé con Paracelso.

Hipócrates de Cos nació en Grecia en el año 460 antes de Cristo, en el siglo de Pericles. Cuando lo visité desde los Registros Akáshicos, colocándome en la mente de uno de sus pacientes, lo más extraordinario que observé en este maestro es que alrededor de su tráquea se enroscaba un ser invisible de gran poder, tal como lo haría una serpiente. La inteligencia particular de este ser brindó a Hipócrates una percepción extrasensorial de las enfermedades. De otras formas, y sin este ser invisible, podemos observar la misma capacidad en Bach y Hahnemann, creadores, respectivamente, de las flores del mismo nombre (derivadas de un proceso alquímico) y de la homeopatía. Hipócrates, gracias a esta serpiente invisible (que se alojó en él entre sus 8 y 11 años de edad), podía «sentir en él mismo», desde todos los enfoques de la realidad, las enfermedades que observaba. Podía intuir los orígenes y las consecuencias utilizando su propio cuerpo como laboratorio. No necesitaba inocularse enfermedades -como lo hizo tan valientemente Hahnemann- para observarlas; le bastaba imaginarlas valiéndose de un proceso típicamente chamánico. La inteligencia de esta serpiente invisible se combinaba con una intensa kundalini (que subía fácilmente hasta el cerebro de Hipócrates) y con un sorprendente cuerpo angelical* (encontré que su cuerpo diabólico* tenía apenas un 3% de valor en lugar del promedio humano de 50%).

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Gracias a estos tres factores, el padre de la medicina pudo transformarse a sí mismo en laboratorio de experimentación, donde simulaba enfermedades y tratamientos. La trilogía unificada de su cuerpo, su mente y su espíritu. Fácilmente Hipócrates llegaba a percibir los efectos de sus propios tratamientos. El genio racional y metódico que se le atribuye no era lo más importante de su aporte, pero es lo que perduró hasta hoy en día. Su motivación, su objetivo, era arrancar la medicina de las manos de brujos, magos y estafadores de la época, alejarla del abuso de los procedimientos empíricos.

Por una parte, me maravillaba de la magnitud de su aporte a la medicina moderna; considerarlo el padre de la medicina clínica es lo más justo. Pero también, dudé en admirarlo tanto al tomar conciencia de que indujo a nuestra civilización occidental a caer en un grave error conceptual. Es cierto que le debemos casi todos los procedimientos actuales, y es fácil constatarlo leyendo su «Doctrina de observación y documentación». Hipócrates anotaba con minucia la complexión, el pulso, fiebre, dolores, movimientos y la excreción de los pacientes. Según él, estos registros podían transmitirse y utilizarse por otros facultativos (en lenguaje moderno se llama gestión de bases de datos y análisis semiológicos comparativos). Es cierto que traumatología, cirugía, cuidado del paciente, asepsia, higiene, todo lo que conocemos se encuentra en su obra; y lo admiré mucho por asentar sistemas que perduraron dos mil años. Injustamente me desencanté un poco al estudiar su teoría sobre los cuatro humores (cuando sangre, bilis negra, bilis amarilla y flema, se desequilibraban -lo que llamaba «dyscrasia» o mala mezcla-, el individuo enfermaba). Y debo pedirle disculpas atrasadas: tenía razón en su teoría, si se considera a los cuatro humores en calidad de vehículos de la bioenergía y no sólo como transmisores bioquímicos. Su teoría sobre la alimentación sugiere que Hipócrates sospechaba de factores invisibles de tipo energético. Los cuatro humores se relacionaban con cuatro temperamentos:

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

flemático, melancólico, sanguíneo y colérico, lo cual estaba relacionado, a su vez, con los cuatro elementos: el agua, la tierra, el aire y el fuego, y permitía clasificar los alimentos en cuatro categorías. Aunque el padre de la medicina quiso retirarla de manos empíricas, en el fondo de sí mismo no pudo evitar relacionarla con la ciencia de los universos invisibles. La disculpa de Hipócrates es su afán de reaccionar a la medicina mágica creando una sólida actitud científica, pero el error de los médicos que lo siguieron durante 2.000 años fue el de haber descartado por completo los índices que dejó Hipócrates sobre la relación entre medicina y mundos invisibles. Cerrar la mente a todas las posibilidades no visibles y «hacer gárgaras» de la actitud científica, mató a más enfermos que las guerras ocurridas en estos 2.000 años.

El concepto del hombre dependiendo de su medio también fue denostado hasta que el calificativo moderno de «polución» se impuso en contra de la explotación sin escrúpulos por los grupos económicos. Si amplificamos al máximo lo que se puede llamar «medio» a todo el entorno, aunque no visible, reencontramos las intuiciones encubiertas de Hipócrates. Su concepto, sin embargo, de mayor doble sentido, es el que nos permite afirmar que tenía una percepción extrasensorial del mundo y del paciente; es aquel en el que afirma que el cuerpo «contiene en forma natural el poder de sanarse y cuidarse». La milenaria uroterapia y los anticuerpos, el uso moderno de las células madres, el código genético, las hormonas como la de crecimiento, y todo lo que estamos descubriendo sobre nuestra capacidad de autoregeneración, estaba a la vista desde hace milenios en las prácticas de los fakires y de los yoghis. Pero cometimos el error de rechazar lo que no podíamos explicar o, peor todavía, volcarlo a cuenta de los Dioses… dos errores opuestos también más mortales que las guerras.

Mientras  en  el   mundo   chino   los   médicos   tenían   por

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

costumbre cobrar cuando su paciente tenía buena salud y dejaban de cobrar si se enfermaba, los médicos occidentales de los siglos pasados preferían hablar latín (tal vez para disimular con vergüenza lo poco que sabían y no mostrar sus dudas a los pacientes atemorizados).

El error más difundido durante milenios fue el de buscar los «patrones de patología» en lugar de los «patrones de normalidad». Estos últimos combinan los patrones bioquímicos con los energéticos y espirituales y conducen al hombre al equilibrio de todos sus sistemas. El mismo error se encuentra en la historia de la psicología.

Cuando examiné a Hipócrates desde los Registros Akáshicos me di cuenta de que su poder de percepción de lo invisible desde su 3er ojo era tan grande que él mismo sentía temor a describir todo lo que veía y deducía. Descubrí que Hipócrates activaba su capacidad de percepción al mirar el reflejo de puntos luminosos sobre metales. Durante breves instantes, los seres invisibles que lo guiaban llevaban su mente a los Registros Akáshicos. Allí observaba sucesiones algorítmicas que su inteligencia, a continuación, transformaba en reglas y procedimientos tan egítimos y evidentes que hicieron que sus conceptos sobrevivan hasta hoy. Simbólicamente, los médicos le rinden un homenaje bien merecido a través del Juramento de Hipócrates.

Él hizo lo que todos nosotros, que nacimos y crecimos en ambientes científicos o por lo menos parentemente lógicos: buscar explicaciones racionales (mentirosamente lógicas) aunque sean como un aglomerado de verdades troncadas. Todo eso con una meta inconsciente: evitar enfrentarse con el oprobio de los demás. Esta actitud poco indulgente e irrespetuosa de parte mía redujo un poco la admiración que le tuve. Buscaba héroes, y me era difícil conformarme sólo con hombres. Pero me ayudó a comprender que no debemos tener miedo a lo extraordinario, sino usarlo y definir los límites entre los cuales lo queremos contener.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

A continuación, y antes de decidirme por Paracelso, admiré mucho a Ambroise Paré nacido en Bourg Heret en la región francesa del Maine, el 20 de diciembre de 1.592. Cirujano de varios reyes, tuvo la suerte de nacer de familia tan humilde que no pudo cursar estudios clásicos y quedó ignorando griego y latín. Después de trabajar en el Hotel Dieu entre 1.533 y 1.536, fue contratado por un oficial del ejército para servirle como cirujano militar de las tropas francesas en las campañas de Italia. Creó sus propios remedios emolientes para sanar heridas de armas de fuego. En la batalla de Dauvilliers, desarrolló la técnica de ligar las arterias durante las amputaciones en lugar de usar hierros candentes. Aunque tenemos aquí un médico «científico» descubrí en los Registros Akáshicos que el 95% de la energía que lo motivaba y favorecía sus actos de sanación era una intensa energía que provenía de su chakra del corazón. Apostamos a que no leyó nunca los cuatro tantras del Gyd Zhi de Gautama, pero la universalidad de los fenómenos energéticos muestra que no están ligados a civilizaciones, educación o hechos históricos, sino que pertenecen a un gran patrimonio universal de la humanidad, un patrimonio de todos los tiempos, todas las religiones y de todos los continentes: la bioenergía. La bioenergía es el más grande de los patrimonios de la humanidad.

Para concluir sobre Ambroise Paré, me llamó la atención que su cuerpo energético tenía un arco invisible que partía de su bazo y -pasando por afuera de su cuerpo físico- se unía a la principal arteria que va del corazón a la cabeza. Las percepciones que tenía de sus pacientes eran dictadas por esta provechosa anomalía energética. No me sorprendió tanto que su capacidad de viajar mentalmente a los Registros Akáshicos se activara mirando el fuego; sus meditaciones mirando llamas de velas, de fogatas, lo llevaban a rincones de los Registros que luego interpretaba y transformaba en métodos curativos.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Tengo algo de vergüenza en lo que voy a contar pero me siento impulsado a confesar a mi lector otro pecado (quedan muchos otros, pero este es grave). Una vez en mi vida falsifiqué un documento… y todavía me río de haberlo hecho. En Marsella donde vivía, en el sur de Francia, un joven de 14 años, aunque con físico de adulto, no tenía derecho a entrar a la biblioteca de la facultad de medicina. Como decía, tenía el físico, pero como en toda burocracia francesa, me faltaba la cédula. Y entonces la falsifiqué. Compré una tarjeta genuina a un estudiante de la facultad, cambié la foto y pude entrar a estudiar en la biblioteca. No era un pretexto para «hacerme la rabona» (ya tenía tantos otros) sino que para mí esta biblioteca era mejor que un rosedal entero para un séquito de abejas.

La conmoción más importante de mi vida la sentí al leer Paracelso. ¿Por qué la más importante? Porque sentía que yo mismo había escrito estas frases. No entraré en la fantasía de creer que soy su reencarnación. ¡Ojalá!, pero lo cierto es que me tiene sin cuidado. El único beneficio que tenemos de una reencarnación a otra es la cantidad de «links» que conservemos con seres invisibles. Ellos son la reserva de conocimientos y de poder que podemos trasladar fácilmente de una vida a otra.

En nuestro deseo de inmortalidad, todos soñamos con perdurar. Los más razonables tienen la esperanza de que los conocimientos informáticos alcanzarán a ser lo suficientemente grandes como para permitir volcar en una computadora toda nuestra memoria (y esto será posible cuando logremos copiar los billones de variaciones bioenergéticas inscriptas en nuestros cuerpos sutiles, que crecen a la velocidad de una capa más cada 72 hs. durante toda nuestra vida). Por otra parte, están los que aspiran a clonar humanos o, por lo menos, a fabricar sus órganos, pieza por pieza, para reemplazarlos a medida que fallan. Esto supo percibir en los Registros Akáshicos Mary Shelley, la escritora de Frankenstein, aunque su cuerpo diabólico*, en conflicto con  su  mente  lógica,  la  obligó  a

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

describirnoslo en forma de terror-ficción en lugar de futurología.

Mi amigo Theophrastus Phillippus Aureolus Bombastus von Hohenheim (es decir, Paracelso) nació en Zúrich, Suiza el 10 de noviembre de 1.493, hijo de un padre médico y alquimista. Trabajó en las minas durante su juventud, estudió medicina en Viena y, a través de su búsqueda alquímica, produjo medicamentos basados en minerales. Fue precursor de la homeopatía, afirmando que «lo parejo cura lo parejo», y creó sus medicamentos según este principio. Paso de enumerar los descubrimientos médicos clásicos que le debemos. Lo más importante y relevante de su biografía, persona y vida profesional es que fue un buscador del «orden cósmico». Sus investigaciones astrológicas, junto a las alquímicas y sus principios sobre los cuatro pilares de la medicina (Astronomía, Ciencias naturales, Química, El amor), muestran que consideraba al hombre como un microcosmos que vibra al unísono con el macrocosmos. Tildado de mago (lo que, igual que en mi caso, no puede ofender por tratarse de una verdad), contribuyó a que la medicina occidental siguiera un camino científico con una excepción de magnitud: el mundo médico de esta época nunca le perdonó la afirmación de que los cuatro elementos -tierra, fuego, aire y agua- pertenecían a criaturas fantásticas que existían antes que el mundo.

Amé a Paracelso por su valor para hacer explotar todos los marcos de la medicina científica y reubicarla en su complejidad real: las otras dimensiones, los seres invisibles, las energías cósmicas. Su medicina estaba bien alineada con el linaje global que yo perseguía. En cuanto al secreto de Paracelso, lo descubrí al final de mis observaciones en los Registros Akáshicos. Mirándolo desde la percepción inconsciente de sus pacientes, este médico-mago tenía frente a su boca una especie de nube fosforescente formada por 108 luces minúsculas. Estas criaturas eran de tipo alquímico, es decir, eran parte del fenómeno transmutatorio

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

(este fenómeno existe, aunque no tuve la suerte de presenciar una transmutación como lo hizo, por ejemplo Jacques Bergier -uno de los físicos tristemente responsable de la bomba atómica francesa-; sin presenciarla pude igualmente conocer a algunos alquimistas y beneficiarme de algunas medicinas que producían).

Paracelso aprendía enseñando. Sus palabras se cargaban de tanto poder de transmisión de secretos ocultos que su mente, sumamente analítica, podía contentarse de escucharse hablando para aprender de sí mismo (lo que es paradójico pero perfectamente posible). Su estructura mental amplia podía seguir razonamientos que escapaban, simultáneamente, de los cánones científicos tanto como de los empíricos. Recibía enseñanzas de estos seres alquímicos y lo que luego decía tomaba corporalidad, ya que su voz parecía crear «campos akáshicos»* (habitualmente, sólo nuestro 4to ojo* tiene la capacidad de provocarlos). Ser alquimista conlleva ventajas. Acabamos de leer una de las herramientas secretas de los maestros, y la reconoceremos entre las 33 revelaciones de este libro.

A esta altura, el lector puede preguntarse (con todo derecho) qué busco realmente, cuál es el mensaje que quiero transmitir.

En definitiva, puede preguntarse cuál es el punto en común de todos los médicos que se han ido citando, o también por qué no citamos a otros como Hahnemann, Bach, o incluso, a Michel de Notre Dame (Nostradamus), que no saltó a la fama por ser médico, sino por ser consultor astrológico y autor de las famosas profecías publicadas en 1555 (viví en la misma región provenzal que él, y su historia es omnipresente en la Francia occitana: es otro médico que no aceptó limitar su investigación a lo que sus ojos percibían y que sabía que era un gran error creer que podemos disociar el hombre del cosmos que lo ha generado).

Pero  mi  epopeya  intelectual  no  terminó  allí.   El   golpe de gracia lo recibí en mi adolescencia al  descubrir  a  Edgar

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Cayce, que nació en Hopkinsville, Estado de Kentucky, Estados Unidos, el 18 de marzo de 1877. Según el escritor francés Louis Pauwels, quien junto a Jacques Bergier narra la historia de este personaje en su libro El retorno de los brujos, «Cayce era un hombre muy sencillo sin apenas formación cultural, que cuando dormía era capaz de recetar la solución médica de cualquier enfermedad desde que a la edad de cinco años cayera en coma a causa de un pelotazo del que parecía que no sobreviviría.»

Este médico sin título, al cambiar de dimensión desencarnándose el 3 de enero de 1945, dejó 22.000 expedientes en la Fundación de Virginia Beach. Sus lecturas, hechas en un estado hipnótico guiado por su propia esposa, analizan con lujo de detalle el origen de enfermedades y dictan tratamientos de los cuales muchos, aún hoy en día, resultan incomprensibles. Estos tratamientos constitu-yeron una gran ofensa al ego científico al salvar a miles de personas en forma inexplicable. A Edgar Cayce, el más contemporáneo de mis sujetos de investigación (y el que más fácilmente pude investigar a través de la mirada de sus pacientes), debo el haberme hecho comprender que el camino hacia afuera pasa por adentro, y suplico al lector no considerar esta frase como una forma poética ni retórica, sino entenderla «al pie de la letra». El presente libro le explicará más adelante esta afirmación.

Vi en los Registros Akáshicos con qué facilidad Edgar Cayce penetraba en este canal interno, cómo el mundo de los egrégores le tendía puentes de gran pureza hacia los lugares de conocimientos sanadores. También observé que en razón de la emergencia de la civilización (en plena guerra mundial), los maestros de los Registros Akáshicos hicieron con él una gran excepción. La regla establece que los Registros se abren a la investigación sólo a las personas preparadas para comprender la temática y el tenor de los conocimientos que se van a revelar. Con Cayce esta regla se quebró.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Los mensajes que transmitió quedaban claramente fuera de su comprensión y no estaban destinados a él sino a los médicos de los pacientes que lo consultaban.

Los 22.000 documentos de Edgar Cayce son asociadas a cartas, reportes médicos y son analizadas todavía por buscadores de la verdad.

Pero ¿cuál verdad? puede preguntar por segunda vez el lector.

Repito, hay un punto en común entre todos estos médicos.

Este punto no se encuentra solamente en la filosofía de integrar el cosmos y las energías invisibles a las formas modernas que conocemos de la medicina. Tampoco se encuentra en el chakra del corazón, que a todos se les desarrolló al máximo al punto de ser el motor energético de sus vocaciones, la esencia de su investigación.

No. El más importante de sus puntos en común es el de haber sido, todos, visitantes de los Registros Akáshicos. Algunos lo hicieron de forma consciente, usando aparatos (Nostradamus usaba un gran lente de cristal de cuarzo); otros de manera inconsciente, por haber nacido con esa misión espiritual. La mayoría estaban conectados con seres invisibles (en general egrégores, aunque les han dado muchos otros nombres) con los cuales ya habían colaborado en vidas pasadas y que se convirtieron en los asistentes invisibles de sus investigaciones (viajes) en los Registros Akáshicos. Nunca Edgar Cayce por ejemplo, hubiera sobrevivido si su mente no hubiese sido guiada, educada y protegida por ellos. ¿Cristo hubiera tenido sus poderes sanadores sin el apoyo de estos seres invisibles? (y no me refiero a la amplitud espiritual ligada a este ser histórico, sino a su operatividad sanadora), ¿Gautama hubiera podido transformarse en el Buda de la Medicina? Paracelso (y todos los alquimistas de todos los tiempos) jamás hubiera reencontrado los arcanos de la transmutación sin los egrégores alquímicos, ya que es  una  ciencia  que  escapa  a

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

las formas normales de enseñanza y sólo se aprende individualmente por revelaciones directas del mundo invisible.

Ha llegado el momento en que debo revelar cuál era el grabado que encontré en aquella enciclopedia, el que me hizo viajar por primera vez hacia los Registros Akáshicos cuando tenía 7 años. Recuerdo al lector que en esta época ya podía ver energías en forma directa, aunque no era muy consciente de ello.

Este grabado es conocido por todo el mundo. Algunos lo tienen colgado en su salón como objeto decorativo, otros incluso impreso sobre remeras. Hablo del calendario Maya. En él, todos podemos distinguir varias ruedas. Ellas expresan tres cuentas de tiempo diferentes que transcurren simultáneamente: el calendario sagrado o «tzolkin», el civil, también llamado «haab» y la cuenta larga, cuyo cómputo empezó entre el 1 y el 13 de agosto de 3.114 antes de Cristo.

Todos estos datos no me eran conocidos y digamos que hoy también les atribuyo una importancia relativa. Para mí, lo que siempre ha sido esencial de esta civilización es «lo que no se veía».

El encuentro entre un estado de conciencia especial que, supongo, traigo de otras vidas (o que tal vez me enseñaron periódicamente algunos egrégores que me guían) y la visión de las energías, hizo que en mi mente las ruedas giraran en sentidos opuestos y me llevó a la fuente misma del calendario: los Registros Akáshicos.

Pude reproducir este fenómeno varias veces, verificarlo y luego construir máquinas que me permitían hacerlo sin el calendario maya. Pero mientras tanto, y durante casi medio siglo, quedé ligado a esta civilización extraordinaria, empecinado en comprender la fuente de sus secretos.

¿Cuál era la verdadera función de las pirámides? ¿Quién era

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

la Reina Roja de Palenque? ¿Cómo se usaba el cráneo de cristal descubierto por Mitchell Hedges? ¿Por qué una civilización tan desarrollada cometía sacrificios humanos tan atroces? ¿De dónde venía el poder de Pacal Votan? ¿Por qué desapareció esta civilización? y el más interesante de todos los enigmas: Las 7 profecías ¿refieren al fin del mundo o al fin de un ciclo?

Durante décadas esta civilización me fascinó.

En mi búsqueda como antropólogo médico, encontré en la civilización maya los mismos ingredientes que en el mundo egipcio, tibetano, hindú, chino; las mismas constantes que en los alquimistas y los médicos extra sensoriales.

Empecemos por las pirámides.

Según mis investigaciones en los Registros, el poder de las pirámides es el de llegar a encerrar una «esfera de no tiempo», lo que llamamos un «campo akáshico»* donde el tiempo y las propiedades físicas son alteradas. Para que egipcios o mayas pudieran hacerlo (y nosotros también), debían juntar 64 personas cuyo poder de uso del 4to ojo alcanzara el nivel suficiente. Los campos akáshicos creados permitían cumplir metas mágicas, muchas veces egoístas, a favor de los faraones o de los reyes maya.

Aquí tenemos que enlazar este fenómeno con un punto común a los jeroglíficos de ambas civilizaciones. Es un error considerarlos solamente como «escrituras». El mismo error fue cometido con el Hebreo y el Sánscrito. El punto compartido por estos idiomas y escritos es que son puentes hacia energías y dimensiones diferentes de las nuestras.

Estos símbolos se conectan con los seres invisibles llamados egrégores, de fabricación humana. Debo explicar de una vez lo que son los egrégores, sino esta tesis quedará inaccesible. Todos tenemos un doble sistema sexual. El fisiológico,  que  permite  la  perduración   de   la   especie, y   el   bioenergético   -nuestro   4to   ojo,    ubicado    pocos

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

centímetros arriba del entrecejo- que es nuestro órgano sexual bioenergético. Los seres invisibles que podemos crear al copular 7 personas energética y ritualmente, se llaman egrégores. Esta teoría de la Terapia Akáshica explica la mayor parte de los fenómenos incomprensibles de la historia conocida.

Por ejemplo, los mayas consideraban que una energía biocósmica atravesaba todo lo que vivía y también lo inerte, imprimiéndole su razón de ser. Cuanta más carga de esta energía tenía, más importante era el objeto, ser vivo, o Dios. Estaban convencidos de que el gasto de esta energía que hacían los dioses debía reponerse ofreciéndoles sacrificios humanos. Lo más importante de esta creencia era la convicción de que la sangre vehiculaba esta energía superior del cosmos. Ciertamente, hubo abuso de la casta sacerdotal en hacer creer a las personas que conformaban el pueblo que ellos, como sacerdotes, «mantenían el universo», pero este tipo de abuso se encuentra en todos los grupos de poder de la historia.

Ocurre, pero no quiero asustar al lector, que los egrégores son seres vivientes de creación humana y, como designa su naturaleza, necesitan «nutrirse».

Por suerte no de sangre, sino de energía mental.

¿Hemos pensado alguna vez que en cada ocasión que rendimos culto a un dios, una filosofía, una creencia bien enraizada, o en que nos referimos a lo que llamamos un arquetipo (en el sentido junguiano del término), estamos dando comida a un egrégor?

¿Cómo nos lo devuelve este egrégor? «Brindándonos servicios» en el sentido más amplio (de todos modos es conveniente tener en cuenta que hay que saber cómo pedírselos). Por ejemplo, los 7 sacramentos de la Iglesia Cristiana, ciertos rituales de otras religiones, incluso las oraciones…  todas  son  formas   de   pedirles   colaboración (y   hay   muchas   más    variantes   y   procedimientos    no

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

religiosos para lograrlo). Los milagros tienen su esencia determinista: los egrégores.

El lazo con las escrituras sagradas es fácil de encontrar, sin denigrar el brillante trabajo hecho por intérpretes y traductores.

Así como toda nuestra vida se divide en siete planos, existen también siete planos para descifrar los jeroglíficos. El plano profano es el que los traductores como los del Popol Vuh han hecho de los jeroglíficos maya.

Hace pocos años, un ingeniero quiso calcular cuánta capacidad informática necesitaríamos para crear un idioma tan perfecto como el hebreo, nacido en el medio de pastores de cabras que sólo hablaban arameo. Los cálculos mostraron que para crear un idioma con un valor intelectual semejante -apto para la comunicación-, más una posibilidad de equivalencia matemática paralela al sentido conceptual (técnicas de comparación propias de la kabalah), más un valor radiónico previsible, emitido por sus formas gráficas, y un valor mágico en su uso, deberíamos tener 10.000 veces más capacidad de terabyte que toda la existente en la tierra. ¿Qué tal?

En las pirámides, los jeroglíficos no son descriptivos del inframundo ni de los mundos celestiales sino que son las puertas reales que permiten a nuestra conciencia entrar en ellos. Es precisamente lo que me ocurrió mirando el calendario maya.

A la pregunta sobre si los mayas disponían de máquinas (desconocidas por nosotros) mediante las cuales alcanzaban descubrimientos astrológicos tan precisos (en ausencia de telescopios) la contestación es: sí.

Se trata de máquinas de videncia akáshica, y ya conocemos varias de ellas.

Vale la pena que hagamos un poco de arqueología y de ciencia aplicada.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Pasó en 1924, entre las ruinas de un templo de la ciudad maya «de las piedras caídas» en Lubaantún, Belice. Mientras buscaban huellas de la Atlántida, tras mover unas grandes piedras que cubrían un altar, el explorador inglés Frederick Albert Mitchell Hedges y su hija descubrieron una perfecta calavera de cristal de cuarzo. En 1970, la familia Mitchell-Hedges prestó el cráneo a los laboratorios de cristalografía de Hewlett Packard para su estudio. Leamos algunas de las conclusiones sacadas después de 6 meses de investigaciones:

Las propiedades ópticas de la calavera son sorprendentes ya que, alumbrada por debajo, la luz sale por las cuencas. Alcanzada por los rayos del sol desde atrás, un intenso haz luminoso capaz de encender fuego, sale por las cuencas, la nariz y la boca. No se sabe en la época actual cómo reproducir estos efectos prismáticos.

Está hecha con cuarzo natural sumamente puro, de dióxido de silicio «piezoeléctrico anisótropo».

No existe ninguna huella de instrumento metálico, ni siquiera un rastro microscópico, que pueda explicar su fabricación o datarla.

La tecnología moderna con diamante necesitaría de un año de trabajo para conseguir el aspecto exterior, y hubiera dejado varias huellas de fabricación que no se encuentran sobre esta calavera. Con los recursos de la época maya, la fabricación manual hubiera necesitado 300 años de labor continua.

El grado de dureza alcanza 7 sobre 10 en la escala de Mohs, de lo que se deduce que sólo mediante una fundición del mineral y utilizando un molde, o recurriendo al tallado con otras piedras preciosas de superior dureza -como el diamante-, o usando un laser se podría obtener algo parecido.

Lo  que  los  modernos  escultores  no   harían,   ni   siquiera

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

utilizando la tecnología láser, ya que esto provocaría la rotura de la pieza de cuarzo.

En conclusión: los mayas no poseían la capacidad técnica suficiente para enfrentarse a semejante empresa.

¿Qué dicen las leyendas Maya? Que eran trece las calaveras transmitidas por los atlantes, quienes las habían recibido de iniciadores llegados del cielo. La leyenda afirma que cuando las trece calaveras estén reunidas «revelarán el secreto de la vida». Hay un fundamento moderno para esta afirmación. Cuando 13 videntes akáshicos, muy entrenados y dotados de un gran cuerpo angelical por haber abierto la raíz de su chakra del corazón, disponiendo de una máquina de videncia akáshica se unen, forman un ser nuevo, entrando en contacto con un egrégor especializado en viajar a los Registros Akáshicos. Y sí, es cierto, pueden revelar el secreto de la vida.

Este momento ha llegado, que tengamos o no las 13 calaveras de cristal ya no importa: podemos sustituirlas por máquinas más modernas. Lo estamos haciendo, y este libro es, en parte, producto de esta antigua profecía. Con gusto colaboraré en formar en el mundo varios grupos de 13 videntes akáshicos, esperando que se junten desde varias profesiones para poder crear unidades de investigación multidisciplinaria.

Después de indagarlo en los Registros Akáshicos, confirmamos que los sacerdotes usaban las calaveras
como medio de acceso a los mismos Registros, combinando el proceso con drogas alucinógenas y con entrenamientos a estados de conciencia alterados, es decir transes hipnóticos.

No podemos evitar recordar con tristeza el famoso Bafomet de los templarios. Una cabeza que contestaba a preguntas que los maestros ocultistas le hacían, secreto que no revelaron nunca y por el cual fueron condenados por la Santa Inquisición.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Cualesquiera sean los motivos de Philippe Le Bel, rey de Francia, y del Papa Clement V, la destrucción del poder temporal de los Templarios, es decir, de la parte visible de su organización, es paradigmática. Así fue, es y será el destino que espera a cualquier civilización u organización que dedica más tiempo a ocuparse egoístamente de conservar el poder conquistado en vez de dedicarse a suprimir el sufrimiento, equiparar los niveles sociales, sanar y educar a las masas. Más allá de toda política, de la misma actitud socialista, el punto común a todos estos organismos es haber fomentado diferencias de clases para tener mano de obra económica, niveles culturales bajos para dominar más fácilmente al pueblo, haberse desinteresado de la detección de los mutantes (llamémoslos superdotados si se prefiere) por miedo a que compitan con los poderosos.

La señal de alarma que el mundo maya nos envió a través del tiempo es que el mismo sistema de autoeliminación que destruyó a los imperios, a civilizaciones tales como la de La Atlántida igualmente que a la civilización maya, la degradación constante que se observa a lo largo de la historia, la que hizo decir que las civilizaciones nacen, se desarrollan y mueren como todos los seres vivientes.. se resume en el antagonismo entre altruismo y egoísmo. La civilización maya entró en decadencia no por la invasión que sufrió, ni por sus guerras, sino por autocondenación darwinista. Cuando un organismo deja de cumplir la función más paradigmática de la expansión del universo, el altruismo, se autocondena y desaparece para dejar lugar a otro intento de la evolución. Traducido en lenguaje moderno es precisamente el riesgo que corremos hoy en día.

Para terminar este capítulo de ambientación, me falta reforzar una afirmación. Que sea dos mil años atrás u hoy en día, todas las profecías mayas, la sabiduría que mostraron, la arquitectura y los ritos, todo fue extraído de los Registros Akáshicos  mediante  viajes  de  la  conciencia

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

de los sacerdotes maya en aparatos especializados. Como los ritmos también están en los Registros Akáshicos, los calendarios cíclicos de los mayas también provienen de allí. Ellos percibieron los acontecimientos futuros aunque a posteriori fueron traducidos en acontecimientos explicados en forma calendaria. He decidido no hacer entrar al lector en la dificultad del triple calendario maya y en descripciones de los ritmos, ya que son de conocimiento universal, fáciles de conseguir por todo buscador interesado.

Mi investigación empezó por Palenque.

Es una ciudad maya ubicada en lo que hoy se llama Chapas, estado mexicano cerca del río Usumacinta. Palenque controlaba este río y el sur del Yucatán. En 1987 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad. No obstante, en 2005 apenas se había explorado la décima parte de la superficie, dejando ocultas más de mil estructuras cubiertas por la selva. El Templo de las Inscripciones, llamado así por los 617 glifos grabados en su interior, era la morada funeraria del rey K´inich Janaab Pakal. Los Registros Akáshicos me indicaban que la personalidad de Pacal Votan, como se escribe también su nombre, era de las más importantes porque presentaba continuidad con la línea de tiempo que yo seguía.

En 1949, Alberto Ruz Lhuillier, arqueólogo mexicano de origen francés, descubrió una gran losa de piedra en el suelo del templo. Su equipo dedicó tres años a remover los escombros que bloqueaban la escalera encontrada. A 26 metros de profundidad del santuario superior, encontraron esqueletos y una lápida triangular que retiraron también. La tumba que abrieron había permanecido inviolada por más de mil años. Tenía siete metros de altura por nueve de ancho y cuatro de largo.

La gruta contenía, entre estalactitas y estalagmitas, una lápida de piedra de cinco toneladas con tallas sorprendentes,

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

colocada sobre un sarcófago de revestimiento rojo. El sarcófago -tallado en una sola piedra- ocupaba ocho metros cuadrados y el esqueleto que contenía estaba cubierto de joyas de jade; su máscara funeraria estaba hecha de mosaico de jade con incrustaciones de obsidiana y nácar en los ojos.

Las tallas de la lápida del sarcófago describían la transformación de un jefe maya en un Dios; Pacal Votan de-sempeñaba el papel de gran organizador del mundo de los vivos y de los muertos, actuaba como intermediario entre el abismo de Xibalba (infierno) y la claridad celeste. Este rey maya fue adorado como Quetzalcóatl (serpiente emplumada) y era considerado «el dador de la sabiduría, del calendario y de las artes».

Llama la atención que entre la creación de su tumba en el año 692 después de Cristo, y la fecha de su descubrimiento, pasaron los 1260 años que Pacal Votan había profetizado.

Considerando la totalidad del descubrimiento arqueológico con los medios de la Terapia Akáshica, lo más importante para nosotros es este tubo oracular -tallado en la piedra- que va desde la cúspide de la pirámide (verdadero piso del santuario) hasta la tumba misma de Pacal Votan. Este tubo -llamado «Telektonón»- era el tubo oracular por el que hablaba el espíritu terrestre.

Para medir la importancia del Telektonón tenemos que abandonar la pura actitud arqueológica para adoptar una postura de científico akáshico, es decir, de las energías. Aplicando la regla de que lo religioso es científico (y viceversa) descubriremos que este tubo no tenía sólo una vocación simbólica, ni puramente astrológica. Aunque se usaba probablemente para propagar voces que hacían de revelación divina, su función más secreta sólo era conocida por los sacerdotes y reyes.

El Telektonón funcionaba como este gran chakra transversal* que en todo hombre une al chakra perineal con su coronilla. Es el tubo en el  cual  nuestra  conciencia  debe

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

circular para acceder a otras dimensiones, y así era la función que cumplía el Telektonón en la Pirámide de las Inscripciones. Era una herramienta de viaje de la conciencia hasta las otras dimensiones al servicio de pocos privilegiados.

Se usó como método iniciático para los acólitos, predictivo para los reyes y la población y, tal como ha sucedido desde que una casta quiere dominar, como una herramienta mágica.

La profecía de Pacal Votan avisaba que los últimos 7 años del milenio, desde 1993 al 2000, iban a constituir la posibilidad de iniciar el final del falso tiempo, el tiempo del Apocalipsis. Los sacerdotes afirmaban que en esta época iríamos descifrando y comprendiendo los símbolos y los calendarios que nos habían legado (lo que estamos haciendo), que la cultura maya estaría renaciendo y que nuestra humanidad empezaría nuevamente a encontrar la luz (lo que queda por hacer). El lector comprenderá este enfoque a lo largo del presente libro de revelaciones.

Los sacerdotes mayas en 1475, reunidos en Wenk´al, afirmaron que comenzaba un período oscuro previendo la llegada de los conquistadores. También previeron que llegaría «un hermano de tierras lejanas vestido con los colores del sol, para recordar el compromiso y despertar a quienes permanecieron dormidos». Hacia el final del período previsto, su santidad, el Dalai Lama, llegó al Mayab, vistiendo sus clásicos colores, y fue otra profecía que se verificó.

En el Códice de Dresde se hacía también referencia a un eclipse total, solar y lunar, que ocurriría el 11 de julio de 1991. Aquella jornada, en pleno día, México estuvo hundido en la oscuridad.

Una profecía llamada «del lago Titicaca» proviene de la tradición oral maya. Dice que por ciclos de 3600 años la energía interna de la tierra se manifiesta en tal  o  cual  zona

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

del planeta. Es una energía transformadora, destinada a despertar las conciencias e influir en la humanidad. A partir del siglo XVII la energía se ubicó en la tierra del Tíbet, pasó en la segunda mitad del siglo XX hacia América, siguiendo la cordillera del Himalaya y el estrecho de Bering. Bajo desde Alaska a Estados Unidos y Centroamérica, para ubicarse en la zona del altiplano andino, en las inmediaciones del lago Titicaca. La historia agitada de las zonas citadas, empezando por la invasión del Tíbet, nos hace comprender lo que los sacerdotes llamaban el efecto de una energía transformadora.

Intentemos evaluar el nivel científico (en sentido amplio y abarcador) alcanzado por estacivilización, tomando como puntos de referencia

– su arquitectura sagrada, combinada con poderes de viajes de la conciencia-su dominio de los diseños de arte –como el calendario maya- dotados, a la vez, de capacidades funcionales y de uso de facultades de la hiperconciencia

– su alto nivel de conocimientos médicos (de gran polivalencia, además)

– su intenso manejo de los egrégores y poderes de videncia akáshicos.

Por todas estas razones debemos prestar atención a las profecías mayas. Tal nivel de conocimientos (producidos por una ciencia diferente a la nuestra) implica que imprimieron en las profecías verdades, digamos «preocupantes» (por no decir «alarmantes»).

También debemos cuidarnos de las exageraciones sensacionalistas del periodismo y de las interpretaciones apuradas de los traductores. La aplicación misma del método inductivo nos debe obligar a acordar un alto valor a estas predicciones, sin dejarnos influenciar por actitudes emocionales ni por eventuales creencias religiosas.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

El investigador y arquitecto Fernando Malkún clasificó el mundo profético maya en siete vaticinios que voy a intentar resumir. No me extenderé demasiado ya que muchos libros los exponen, más bien les diré mis conclusiones al final.

La primera profecía llamada del «Fin de los Tiempos» nos avisa que a partir de 1992 nos quedan 20 años para cambiar nuestra conciencia. Por interpretación sensacionalista, los periodistas (y el público alarmista) quisieron comprenderlo como el fin del mundo… pero es una interpretación equivocada de un fenómeno astronómico cíclico bien descripto por los sacerdotes mayas. Cada fin de ciclo de 5125 años, el sol central de la galaxia emite un potentísimo rayo de luz que sincroniza todos los planetas. Esa energía dura 20 años, desde el año 1992 hasta el 2012. Ese período, que los Maya llaman el no-tiempo, es un momento de decisión del futuro. Pero como lo precisan ellos mismos, ya ocurrieron muchos de estos ciclos y la humanidad no desapareció. La elección es clara, breve y concreta: egoísmo o altruismo.

La segunda profecía había previsto el alineamiento en cruz cósmica con centro en la tierra de casi todos los planetas. La parte astronómica de la profecía ocurrió en la ocasión del eclipse solar del 11 de agosto de 1999 (última señal, para los sacerdotes maya, de que nos quedaban 12 años para la gran transformación); los cambios planetarios de gran magnitud, involucrando sol y tierra, ya los estamos presenciando y serán los grandes cirujanos de nuestra conciencia. Nuestra visión del universo, de la naturaleza y nuestra prepotencia, debían cambiar drásticamente (y lo están haciendo).

La tercera profecía advertía sobre la ola de calor que acecharía el planeta como consecuencia de nuestra desincronización con la naturaleza y de la aceleración vibratoria el sol. Preveían que esta ola de calor provocaría grandes cambios también a nivel social.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Confirmamos que hay relación entre el despertar de la kundalini y las convulsiones planetarias. En una persona no educada culturalmente, o llena de necesidades vitales no atendidas, sólo pueden generar violencia.

La cuarta profecía nos avisaba que los polos se iban a derretir por exceso de calor solar. Recordemos que si se derriten por completo, el nivel de los mares subirá 80 metros, haciendo desaparecer todas las ciudades costeras o situadas a menos de 80 metros de altura del nivel actual del mar.

La quinta profecía nos avisa del colapso de todos los sistemas organizados de nuestra civilización que, en forma directa o indirecta, están basados en el miedo. Este concierne al sistema monetario, las organizaciones laborales, judiciales, religiosas… aparentemente habrá colapso general; pero no significa un caos incontrolable sino una muda obligatoria. ¿Qué tipo de «colapso» sentirá un gusano de seda en su capullo para poder transformarse en mariposa? Sentiremos algo muy semejante.

La sexta profecía nos advierte sobre un cometa que se acerca peligrosamente a la tierra. Al ver cuánto acertaron hasta ahora los mayas en temas astronómicos, es esta una advertencia que tenemos que tomar muy en serio. Pero también deberíamos tranquilizarnos: una civilización que fabricó suficientes armas atómicas como para destruirse a sí misma 10.000 veces, no debería estar tan desprovista de herramientas para enfrentarlo. No sería la primera vez que el miedo colectivo unifica poblaciones divididas políticamente.

La séptima profecía nos avisa de la posibilidad de romper, entre 1999 y 2012, todas nuestras limitaciones, de reinventar nuevas formas de vivir en sociedad y una forma amplificada de comprender las realidades más allá de los que percibimos en este momento.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Y se acerca el duro momento en que a mí, autor nacido en un mundo caótico de guerra, me toca mostrarles lo que nos espera.

Retrocedamos brevemente en la historia.

Me volví antropólogo médico, no por el fracaso de no poder estudiar medicina, sino por comprender que en la salud del hombre hay que abarcar todo, lo que conocemos y mucho más.

Posiblemente, si usted me está leyendo en este momento es porque ya tiene claro que la salud humana no es un tema estrictamente bioquímico. Según nuestros cálculos energéticos, los temas que hacen al hombre tal como lo conocemos son 424 veces más amplios que la bioquímica. Si: la cifra es la misma que la cantidad de enfermedades que Buda reenvió al espacio, motivo por el cual, muchas de sus estatuas lo representan con un cuenco sobre las piernas cruzadas. En él, hay 424 medicamentos de efectos universales que Gautama ofrece a nuestra humanidad enferma.

Comprender al hombre es comprender al cosmos, reinventar la conciencia, comprender la magia, disponer de teorías nuevas sobre la vida, explicar lo inexplicable… Es la razón por la cual, descifré en los Registros Akáshicos, la totalidad de lo que llamé «Terapia Akáshica». Aunque integré en ella conocimientos de 40 años de investigación, reconozco que oficialmente nació en 1999, año en el cual fue presentada por primera vez en Internet; y fue legitimada en 2005, en la Feria internacional del libro de Buenos Aires a través de la presentación y publicación del libro del mismo nombre. Es desde este conjunto y desde esta perspectiva teórico/práctico, mágico/científico, investigativo/operativo, que presento este libro sobre 2012 (y su posteridad). El ciclo de la séptima profecía se cumple.

La Terapia Akáshica fabrica «máquinas de acceso a los registros akáshicos» y capacita a alumnos de  todos  países

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

para hacerlo. Este es el aspecto de amplificación de percepción de las profecías.

El vademecum de la Terapia Akáshica, es decir, los medios de sanación de cuerpo, mente y espíritu (equilibrio, despertar, desarrollo, tomas de conciencia, etc, todas formas de sanación), alcanza hasta ahora más de 25.000 recursos, y están en expansión constante.

La enseñanza es primordial en la difusión de esta filosofía aplicada. Escribí 47 libros y grabé 300 cursos en video para establecerlos como corpus de capacitación.

Y por fin, la investigación fundamental, ha permitido establecer centenas de conceptos nuevos sobre nuestra vida y todo lo que nos rodea.

Alguien me preguntó hace poco: «¿Cómo definir la Terapia Akáshica en una sola frase?» y he debido pensarlo mucho hasta dar con las palabras adecuadas que la definan con más precisión:

«Es un sistema cuántico que convierte todos los problemas en variaciones bioenergéticas, analizándolas en cada grupo o tipología de paciente; compara las variaciones observadas con los patrones de normalidad contenidos en los Registros Akáshicos, y extrae de allí mismo los procedimientos correctivos.»

Sin estar totalmente conciente de ello en mis inicios hace 40 años, reconozco que esta formulación caracteriza la evolución de 1999 a 2012 y se sincroniza con las necesidades de la conciencia agonizando de este fin de ciclo de 5215 años.

Quiero responder anticipadamente a la pregunta legítima que puede surgir sobre por qué escribí este libro y la Guía práctica* que le sigue. Dos razones me llevaron a volcarme a la escritura de este libro.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

La primera es que existe una interpretación abusiva del concepto de «Fin del mundo», concepto mal usado por los medios y los autores. Aparentemente, provocar pánico debe tener algún provecho para una minoría. Confirmo que va a haber un fin del mundo: el fin del mundo de la ignorancia. Es cierto que muchos humanos desaparecerán a causa del darwinismo akáshico*, pero la evolución no se puede parar. Considere esta afirmación como un mensaje de entusiasmo.

La segunda razón tiene su origen en que demasiados autores nos llenaron de enunciados vacíos repitiendo de diferentes formas las mismas frases habituales sobre la paz mundial, la moral, el amor, etc. Consideré que -por una vez- alguien debía explicar cómo se producirá la evolución que empezó milenios antes de 2012 y se confirma en este año. El lector encontrará 33 revelaciones que alcanzan en sus consecuencias los 4000 años posteriores a nuestra contemporaneidad. Como lo han dicho los sacerdotes mayas, hubo muchos ciclos y la civilización todavía existe. Estas revelaciones han sido descubiertas bajo el mismo procedimiento maya de investigación, y replican perfectamente la metodología de la Terapia Akáshica. Digamos que es futurología, tal como a practicamos con nuestros métodos.

Existe otra pregunta legítima que puede aparecer a los que se sientan motivados a leer estas líneas: «Por qué deberían creer en todas estas afirmaciones». A cada revelación descubierta (y descripta en el libro) he asociado un test que encontrará en la Guía práctica de próxima publicación. Esos tests están pensados (y deben ser comprendidos) en dos sentidos:

Los cambios positivos que experimentará el «nuevo humano» se desarrollarán -algunos- en una cercanía temporal que podemos catalogar como «contemporaneidad», pero otros llevarán más de 100 años. Sin embargo las personas favorecidas, las que evolucionarán (las que no  serán  víctimas  del  darwinismo

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

akáshico) pueden empezar a provocar el cambio desde ahora.

¿Está favorecido? si quiere saberlo practique cada test. Tal vez le parecerá fastidiosa la repetición de las palabras (es un asunto de seguridad bioenergética) pero verá que cuando perciba la sensación indicada el fastidio se trocará por entusiasmo.

El segundo sentido de la creación de estos tests tiene su origen en la certeza de que tanto la crisis global como el fin de este ciclo, implican que si desea sobrevivir o vivir mejor, debe imponer a su rutina una segunda higiene aparte de la corporal que ya practica. Es la higiene espiritual.

Los siete pasos protocolares para enfrentar las crisis y despertar capacidades deberían ser practicados por todos. Son tan amplios que los agrupé en este próximo libro «Guía Práctica para sobrevivir al fin del mundo (de la ignorancia)».(1)

Vistos desde la Terapia Akáshica, estos entrenamientos que fabricamos obedecen a lo que pregonamos: «crecimiento espiritual en libertad». Los hombres y mujeres de nuestra contemporaneidad necesitan «asesoría espiritual», no adoctrinamiento, maestros, participación en grupos, sectas, etc. La de la Terapia Akáshica es una asesoría de este tipo.

A modo de cierre quiero traerles a la memoria una frase pronunciada una vez por un gran (y lúcido) humorista:«No sabemos (los hombres, la especie) adónde vamos ¡pero vamos corriendo!».

Tal vez ni él supiera cuanta razón encerraban sus palabras. Cabe preguntarse cuánto sufrimiento, frustración y angustia nos ha provocado a los humanos durante milenios el hecho de no saber a dónde íbamos y el ir, precipitada e inexorablemente, hacia lo desconocido.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Con real modestia, con esperanza, me atrevo a decir que en las líneas que siguen podremos encontrar el paliativo a la angustia de no saber, podremos alcanzar por fin, el conocimiento vislumbrado de lo que seremos. Lo único que resta es atreverse a abrir la puerta de la próxima página.

..

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Las «puertas extradimensionales» pertenecen a la familia de origamis bioenergéticos por su diseño imprimible, pero también pueden ser incorporadas a la familia «Ingeniería de la conciencia» ya que el uso de los mudras movilizará energías internas. Curiosamente, podemos también ubicarlas en la categoría «Tecnomagia» porque al escribir textos detrás de cada hoja, se solicita la ayuda de 7 egrégores (únicos seres invisibles de creación humana) para franquear durante el sueño los 7 niveles de realidad que coexisten en nosotros.

Es oportuno en este momento previo a la práctica recordar lo que son estos niveles: Las diferentes realidades a las cuales puede acceder un terapeuta akáshico comprenden un mundo de 10 dimensiones en las Las «puertas extradimensionales» pertenecen a la familia de origamis bioenergéticos por su diseño imprimible, pero también pueden ser incorporadas a la familia «Ingeniería de la conciencia» ya que el uso de los mudras movilizará energías internas. Curiosamente, podemos también ubicarlas en la categoría «Tecnomagia» porque al escribir textos

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

detrás de cada hoja, se solicita la ayuda de 7 egrégores (únicos seres invisibles de creación humana) para franquear durante el sueño los 7 niveles de realidad que coexisten en nosotros.

Es oportuno en este momento previo a la práctica recordar lo que son estos niveles: Las diferentes realidades a las cuales puede acceder un terapeuta akáshico comprenden un mundo de 10 dimensiones en las cuales son «grabados» los Registros akáshico desde el punto de vista energético. Mientras nuestro mundo material se desempeña en solo tres dimensiones, el Terapeuta puede acceder a 7 dimensiones más; y por ese motivo podemos decir que puede ver los 7 planos de la realidad mientras los que no tienen acceso a los Registros quedan encerrados en el mundo tridimensional.

Es importante describir ahora cuáles son estos planos que existen más allá de nuestras tres dimensiones porque en ellos reencontraremos los 7 planos de la voz humana, artesanos de la riqueza y complejidad de nuestra comunicación, y también las 7 principales áreas del

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

paciente en las que el terapeuta tendrá que indagar cuando éste lo consulte.

Primero: El plano bioenergético

Este plano existe porque la interrelación entre cuerpo, mente y espíritu está asegurada por nuestro campo bioenergético. Valiéndonos de una metáfora visual, podemos figurarlo como un lago en el medio del cual se encuentran tres islas. El campo bioenergético asegura la circulación de la información entre ellas, a través, por ejemplo, de textos en botellas que flotan en el lago. Si aprendemos a analizar el funcionamiento de este lago bioenergético individual, podremos descifrar todo lo que está pasando en cuerpo, mente y espíritu de la persona, o bien, lo que está por suceder.

Segundo: El plano de relaciones de poder

Toda vida de relación humana es un tejido de relaciones de poder. Enumerarlos, calificarlos y cuantificarlos da una visión de la maraña de presiones a las cuales una persona está sometida por su medio y a la cual somete a los demás, (empezando por

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

su pareja, su familia, continuando por sus relaciones laborales y sociales en general).

Dentro mismo del ser, su pensamiento, sus emociones, su comportamiento y todas sus actitudes -conscientes o no- están sometidos a otras relaciones de poder, que son el resultado de la educación, las experiencias de vida y las presiones externas que tuvo que asimilar; de sus crisis de adaptación, exitosas o fracasada; de su manejo de las energías… Toda la vida de una persona está plasmada en sus «mamushkas» (capas energéticas que lo rodean y que cuentan su historia).

Al analizar esta red de relaciones de poder, el Terapeuta llegará a descubrir todos los círculos viciosos en los cuales nos encerramos, y podrá comprender de dónde proviene el estancamiento y cómo neutralizar los miedos a los cambios.

Tercero: El plano de estructuras “inmanentes” y “aferentes”

Todo ser humano es el resultado de estructuras preexistentes, así como el cuerpo es el producto de la estructura llamada código genético.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Ocurre que la mente y el espíritu también obedecen a cierto código genético, y que todos los códigos genéticos, materiales o inmateriales, son copias de códigos existentes en los Registros. A estas estructuras, las llamaremos «inmanentes».

Las estructuras «aferentes» son las que el ser humano intenta plasmar alrededor de él.

Cuando intentamos repetir estructuras conocidas -por ejemplo, las de una familia tradicional- o, por el contrario, cuando creamos una estructura diferente -por ejemplo mediante parejas triangulares o comunidades sexuales- estamos siempre intentando reproducir estructuras copiadas de los Registros.

Cuarto: El plano de conversiones vibratorias

En este plano lo material se transforma en mental y luego en espiritual (acelera sus vibraciones) mientras que lo espiritual y lo mental bajan lentamente al mundo material (frena sus vibraciones). Esta conversión es obligatoria, es imagen de las fuerzas opuestas que recorren y estabilizan

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

el universo y también de los ciclos en los cuales se producen.

Quinto: El plano ocultista

Todo lo que ocurre en nuestro mundo visible es, a la vez, consecuencia de un hecho ocurrido en el mundo invisible y la causa de un acontecer que regresará al mundo invisible.

Detectar cuáles seres invisibles (positivos o negativos) y cuáles energías (inteligentes o no, y también de doble polaridad) han intervenido en un trastorno eventual de un paciente es garantizarle que no seremos engañados por los síntomas aparentes que manifiesta.

Sexto: El plano akáshico

El futuro preciso y detallado no está escrito en los Registros akáshico; sí lo están todas las tendencias posibles que los humanos pueden elegir para generar ese futuro. La elección de tal o cual tendencia es producto del uso del libre albedrío, y ese uso es precisamente lo que registra y evalúa nuestro Anillo de Alfomega (órgano invisible ubicado entre nuestra 4ta y 5ta vértebra lumbar, encargado de

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

enjuiciar el uso que hicimos de nuestro libre albedrío). Así se explica el motivo de la encarnación terrenal/escuela espiritual.

Los Registros akáshico existen en un mundo atemporal. Es nuestra consciencia neuronal la responsable de haber creado la división pasado/presente/futuro, por estar sometida a las consecuencias de los ciclos en su mundo tridimensional. Los Registros no son sometidos a ellas, sino que contienen la inteligencia de dichos ciclos, son su esencia.

Séptimo: El plano divino

Sin entrar en el debate de la definición de lo divino, hay una acepción universal que lo define como la inteligencia más alta, causa de todo lo que existe. El terapeuta akáshico no tiene que tomar posición sobre lo que es Dios o lo Divino.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Lo que sí es de su ámbito se resume y expone en esta lista:

– la misión espiritual de cada persona;

– el gran ¿por qué? de las catástrofes o maravillas que nos ocurren;

– y los planos de Dios mismo, es decir, las intenciones que la inteligencia más alta del universo nos reserva.

En este séptimo plano se encuentran también todas las informaciones intermediarias
sobre:

– El karma: lista de aprendizajes que nos quedan por hacer, desgraciadamente en forma dolorosa.

– Las vidas pasadas: que son una gran fuente de enfermedades y problemas en la vida presente.

– Incumplimiento de misión espiritual: cuya consecuencia es permitir a las inteligencias de este nivel recordarnos la necesidad de cumplimiento, creándonos situaciones catastróficas cuya única salida corresponde, precisamente, al objeto de la misión.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Poder incluir este séptimo plano en el diagnóstico permite al terapeuta tener una visión holística, integral, puesta al servicio del paciente.

..

..

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

ANA ANGRIMAN

Lic. en Ciencias Químicas


Astrid Geipel

ANA ANGRIMAN,
Licenciada en Ciencias Químicas (UBA). Becaria de las Naciones Unidas en Viena (investigación de drogas de abuso). Master en Dirección de Empresas (El Salvador). Perito Químico en el Laboratorio Químico de la Policía Federal (laboratorio de Toxicología y Química Legal)(1975-1993). Distintas posiciones en empresa líder de la Industria Diagnóstica: ventas, marketing, BU Mg y responsable del área de soporte al cliente (servicio técnico, especialistas bioquímicos, informáticos y all center). Estudiosa deEstudiosa de los procesos de la mente, la conciencia, tradiciones espirituales y su relación con la física cuántica.

Encontrar la relación entre la física cuántica y los registros Akáshicos es a la vez sencillo y fascinante.

COMENCEMOS HABLANDO DE LA TERAPIA AKASHICA

De todos tiempos el hombre se ha fascinado en intentar identificar los seres que existen en los mundos invisibles, cuales son las energías que lo dominan, como se prefigura su futuro. A lo largo de los siglos fueron muchos los medios de videncia que se han creado para lograrlo, algunos muy crueles, otros muy extraños, todos muy inseguros. La facultad de percibir el mundo invisible e indagar «los futuros posibles» estuvo siempre a nuestro alcance, ya que depende de capacidades energéticas omnipresentes en el hombre; pero ¿de cuáles capacidades tratamos? Según la Terapia   Akáshica  no   tenemos    uno    sino    18   cuerpos y   cerebros;   los   5   sentidos   del    hombre    material (que  llamamos  «el  ser  neuronal»)  se  transforman  en  60

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

en el «ser bioenergético». La división pasado-presentefuturo es una engañadora creación del primero de los dos, por sus limitaciones sensoriales y el estrechamiento de sus percepciones a un mundo tridimensional. El ser bioenergético por su parte, vive en 22 dimensiones desarrollando en el toda la envergadura de los 45 niveles de conciencia que posee y moviéndose en un presente eterno. Tenemos experiencia de este presente eterno mediante estados de conciencia modificados, como en la meditación, el hipnotismo, los estados alucinógenos y el despertar espiritual. Videncia y Universos Paralelos Prefacio.

Lo que dificulta las comunicaciones entre el ser bioenergético y el ser neuronal, primero son lo infinitesimal de las energias del primero, totalmente escondidas en el enorme volumen del segundo; comparemos la energía de una pequeña batería de un reloj de pulsera con la energía de una central atómica en pleno funcionamiento.

La segunda dificultad es que son variables en cada ser humano los puntos donde ambos flujos de energía pueden equilibrarse al punto de comunicarse por contestaciones binarias.(…) Por fin, el ser bioenergético parece despertarse cuando se duerme el neuronal, motivo por el cual, los sueños proféticos son los primeros y más antiguos medios donde la videncia mostro su presencia. Explica por cual motivo cada civilización prestó gran atención a ellos. Videncia y Universos Paralelos Prefacio.

(…) Esta terapia verdaderamente cuántica ha creado un sistema autárquico de gran envergadura, ya que dispone de un conjunto de conceptos originales que explican lo más difícil de la vida y la filosofía (vida, muerte, inteligencia, genio, emociones, relación del hombre y del cosmos, el mundo invisible, la salud, el pensamiento, etc…). Videncia y Universos Paralelos, Prefacio.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Estas teorías fueron elaboradas gracias a los medios de investigación, el más importante de ellos siendo «las máquina de videncia Akáshica» creadas por el autor (…). Estas máquinas son los microscopios y telescopios que utilizamos para investigar los sectores desconocidos del universo, espiritual, mental, energético, y muchos otros, pero no del universo material, ya que la terapia Akashica solo examina, clasifica, cuantifica, interpreta y manipula LAS ENERGIAS y no los átomos. (…), Prefacio.

La misión de la Terapia Akáshica es trabajar para mejorar el bienestar humano, el desarrollo de la conciencia Akáshica, y en general «despertar el superhombre que duerme en el hombre dormido». Creemos que este objetivo se puede alcanzar particularmente experimentando con una máquina de videncia Akáshica personalizada (no exista ninguna universal posible).(…) El autor demostró que se aplican a la arquitectura y diseño mobiliario, la indumentaria, las terapias psicológicas, la medicina Akáshica, la filosofía, la pedagogía, la administración de empresa, la política, etc… no se conocen limitaciones a sus aplicaciones, otras que morales, medico-legales o de factibilidad económica. (…)Videncia y Universos Paralelos, Prefacio.

Haciendo un resumen de los conocimientos básicos de la Terapia Akáshica, podemos señalar los siguientes puntos:

PRIMEROS CONCEPTOS

1 | Consideramos el hombre bioenergético como una organización de 18 cuerpos (cerebros y sistemas sensoriales), entre los cuales solo el cuerpo físico es material y los 17 otros son energéticos.

2 | Definimos la vida como una revolución de energías e informaciones circulando entre estos 18 cerebros.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

3 | La conciencia es para nosotros el producto de variaciones de potencial de los 18 cerebros influidas por variaciones del cosmotelurismo. La consecuencia más notable es que: ya que la conciencia es producida por energías cósmicas y telúricas tiene la capacidad de proyectarse por todos los canales que usan estas energías para llegar a nosotros, lo que permite al ser bioenergético conectarse al cosmos mientras el ser neuronal queda prisionero de las tres dimensiones y del límite que perciben nuestros cinco sentidos.

4 | Descubrimos no menos de 45 estados de conciencia, cada uno dotándonos de capacidades diferentes y complementarias entre ellas.

5 | Nuestros 60 sentidos nos confieren la capacidad de indagar en los mundos invisibles percibiendo y pudiendo colaborar con una multitud de inteligencias que lo pueblan. Ellas no tienen más corporalidad que softwares de computadora y se mueven en lo que sería «pistas electrónicas» multitud de dimensiones de universos desconocidos. Conviene citar un extracto del libro «Terapia Akáshica», capítulo 6, que aclara: ¿Quiénes habitan el mundo invisible? A la pregunta si podemos llegar a conocer y comprender el mundo invisible a partir del nuestro, contestamos que: No; si pretendemos hacerlo quedando encarnados en esta tierra se presenta una imposibilidad manifiesta, hay más de 170 categorías de seres diferentes, algunos cuya inteligencia es tan amplia que abarca toda nuestra galaxia o espacios tan grandes que no pudiendo imaginarlos los llamamos por defecto: «el infinito» Otros cuyo poder no excede el espacio existente entre neutrones y electrones pero que pueden ser muy dañinos o muy positivos para nosotros. Si buscamos puntos comunes entre ellos, podemos mencionar los siguientes: – viven en 1 sola dimensión, (no en 2, 3, 4 ni 5) y pueden vivir hasta en 37 dimensiones (lo que representa el concepto de Dios, pensado desde lo humano, existe  en  55  dimensiones).  -el

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

30% de las 170 categorías existen como revolución energética/informativa entre 18 cerebros; podemos decir que estamos construidos a imagen de ellos; las otras categorías «viven» también, pero no obedecen a esta característica de la vida. – de esta diversidad, no más de 10 familias como máximo intervienen en nuestra vida terrícola. En el marco de este libro nos contentaremos con analizar los que tienen una incidencia directa sobre nosotros, suficientemente como para generar patologías o sanarlas. – aparte de las energías inteligentes, existen energías no inteligentes (multitudes en realidad, mucho más de 170 categorías), de las cuales solo 12 nos conciernen directamente y en primer lugar la llamada energía de vida y su contraria.

Algunas de estos seres interfieren levemente con nuestras tres dimensiones, y ciertas personas tienen una facultad más desarrollada que otras, a través de su tercer ojo, para percibirlos (la magia en su forma ritual o ceremonial conforman una ciencia global de comunicación con estos seres). No obstante, el único medio de comunicación existente entre ellos y nosotros es de tipo hipnótico. Como no tienen forma especifica, deben buscar en nuestra mente las formas con las cuales deseamos verlos; lo que ha dado nacimiento a toda la mitología, la angelología y demonología y en general a todas las representaciones de dioses de la antigüedad. Videncia y Universos Paralelos, Capítulo 10.

SEGUNDO CONCEPTO contrariamente a los conceptos difundidos sobre los registros akáshicos por la Teosofía, Madame Blavatsky, Edgar Cayce, Rudolf Steiner, para la Terapia Akáshica estos registros no constituyen «la memoria del pasado» la cual quedaría plasmado en el akasha (o éter), sino la «memoria central del universo» que contiene todos los patrones (o algoritmos) desde los cuales TODO esta construido, se construye o se construirá. Que hablemos de la estructura del átomo o  del  universo,  de  las

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

moléculas menos complejas o de nuestro ADN, de la reproducción del hombre o de la expansión del universo, de la estructura del tiempo o de la existencia de la eternidad, de un ser monocelular o de la máxima estructura social constituida por la humanidad, de la salud o enfermedad, de lo perecedero o de lo eterno, de dioses o demonios igualmente que del ateísmo: todo, sin excepción, está hecho de un ensamble de patrones interactuando entre ellos. Cuando tratamos de «salud o enfermedad» consideramos que exista un conjunto de patrones que llevan el hombre a su homeostasis absoluta, y multitud de otros patrones alteradores que fabrican las enfermedades que puede padecer, en cualquier nivel considerado, físico, mental tanto como espiritual. Si tratamos acerca de la vida o de la muerte, ¿quien dudaría que ambas tienen sus patrones que los hacen posibles, necesarias y complementarias? En el mundo de la lógica, la razón, el conocimiento, el aprendizaje, la ciencia se aboca a determinar estos patrones y a redefinir constantemente lo que es «la actitud y el método científico». La búsqueda de las leyes físicas está basada sobre la certeza de que todo esta sostenido por un determinismo, aunque no hayamos todavía podido comprender todas sus leyes. Incluso la física cuántica, la geometría no Euclidea, los mundos paralelos o la teoría de las cuerdas, aunque pareciendo contradecir lo que nuestros sentidos perciben, de todos modos son el productos de otros patrones que alteran los primeros. Nuestras investigaciones establecen que TODO SIN EXCEPCIÓN obedece a algún patron, y que «el lugar», (si podemos hablar en termino de lugar) donde se encuentran estos patrones, podemos llamarlo REGISTROS AKÁSHICOS. Invito al lector que desea una versión más narrativa de lo que son estos registros -conocidos en la filosofía hindú desde hace mileniosa leer el libro «Aisdek´m de viaje a Los Registros Akáshicos» que fue redactado para introducirlos sencillamente a estos conceptos. Videncia y Universos Paralelos, Capítulo 10.

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

TERCER CONCEPTO:

La existencia simultánea de un ser invisible escondido en el ser material que somos, ambos viviendo en tal nivel de simbiosis nos lleva a comprender que nada del ser humano puede ser explicado integral y válidamente si no estudiamos los papeles recíprocos que cumplen uno con el otro. El «hombre neuronal» es perfectamente analizado y descrito por la anatomía-fisiología, por las neurociencias y las leyes físicas y químicas en acción en la biología. Pero ¿cuanta gente sabe que nuestras moléculas de agua son «el» soporte de este hombre bioenergético que parece dormirse cada vez que el hombre neuronal se despierta? El ser bioenergético -así lo llamaremos de ahora en adelante- esta constituido por una interrelación entre chakras, kundalini, meridianos, cuatro fetos, diecisiete cuerpos energéticos, una glándula pineal albergando el jefe de orquestra de toda esta organización, un antakanara, un tercer y un cuarto ojo. Quien estudia estos conceptos en los libros «Bioenergía Revelada» y en «Hipnotismo & Bioenergía» podrá percibir el alcance y el poder de este ser invisible, que aunque maneja energías infinitesimales, nos llevó a tomar conciencia de nuestra propia conciencia. Videncia y Universos Paralelos, Capítulo 10.

CUARTO CONCEPTO:

La kundalini que pasando por la médula espinal une el coxis con la glándula pineal permite a nuestro cuarto ojo, situado en el medio de la frente, (bien distinto del tercer ojo, situado en el entrecejo) segregar un hilo invisible que llamamos «hilo psicotrónico». Este hilo energético participa invisiblemente de todas las acciones que cometemos en el mundo material y mental dejando una huella invisible (esencial para la «artesanía mágica» y el arte en general). En la evolución del niño hasta el adulto, es utilizado, bien o mal por los padres  para  grabar  principios,  conocimientos, reacciones, en la conciencia de sus descendientes, en la cual

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

pueden penetrar hasta 40 veces más rápidamente y fuertemente en razón de la consanguinidad. Aquí encontremos la base del mecanismo que reproduce el campo neurótico, pero también la educación primera. En ciertas personas, dotadas a la vez de una intensa energía y de motivaciones fuera de lo común, este hilo se reemplaza por una burbuja invisible que puede alcanzar grandes dimensiones (hasta envolver la piedra de un escultor, la tela de un pintor, un instrumento de música, una computadora, o limitarse a un expediente que esta estudiando o una simple hoja donde va tomar notas o dibujar; también puede envolver su propio cuerpo por ej. si es bailarín -como los derviches giradores el cuerpo de un paciente si es medico u sanador). Cuando esta herramienta secreta de los genios envuelve algún objeto, la burbuja -que llamamos campo akashico de excepción- crea un espacio adentro del cual las leyes del tiempo y del espacio empiecen a funcionar de forma diferente, muy propicias al contacto con otras dimensiones. Aunque producida en forma involuntaria ella permite a la conciencia del artista, del científico o del creativo ir a ver en el futuro, en los planes del universo, de Dios o de los registros akáshicos como debe evolucionar una curva, una forma, una idea, descubrir los lazos invisibles que subtienden los fenómenos que estudian, descubrir las palabras o imágenes idóneas que debe expresar. Puede ver lo invisible, incluso en el campo energético de otra persona, o entrar a visitar líneas de futuro a través de un mazo de tarot o de alguna mancia. Así nace la intuición, el genio, la inteligencia la más abstracta, las percepciones parapsíquicas excepcionales. Estos campos akáshicos de excepción establecen la diferencia entre las personas brillantes (que solo procesen datos ya conocidos) y los verdaderos genios en cualquier sector de las acciones y creaciones   humanas.   Hay   también   consecuencias negativas a esta  capacidad,  por  ejemplo  la  de  poder   por autosugestión encapsular un propio órgano suyo y poder alterar su comportamiento genético al punto  de  llegar  a  la

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

enfermedad. Esta capacidad mal usada es la base de muchas enfermedades psicosomáticas, pero también el mecanismo del yoguismo y fakirismo en la auto sanación y rejuvenecimiento. Para dar al lector deseoso de evaluar en forma global el valor de las creaciones humanas que observa, podremos indicarle una pista: toda creación que ensambla en una forma nueva unos elementos ya existentes proviene de la inteligencia humana neuronal, mientras toda creación o idea que marca una ruptura epistemológica, solo puede provenir de los Registros Akáshicos a través del ser bioenergético. La primera fue creación del hombre neuronal, la segunda fue una captación del hombre bioenergético que supo dictar al hombre neuronal las nuevas tendencias que encontró en los registros akáshicos.
Videncia y Universos Paralelos Capítulo 10.

QUINTO CONCEPTO:

Entre el chakra perineal y el chakra coronario –lugares opuestos por excelencia, ya que uno se encuentra debajo de los órganos genitales y el otro en el tope del cráneo-, corre un canal invisible que llamamos el «gran canal central». Su particularidad es que funciona como un ascensor para la conciencia; en cada nivel donde baja o sube nuestra conciencia, ella puede encontrar un acceso a extrañas dimensiones otras que las tres donde se desempeña nuestro cuerpo físico. Puede ser difícil admitirlo, pero hacemos este viaje en el ascensor de la conciencia en forma espontanea mientras dormimos, millones de veces a lo largo de nuestra vida, y en nanosegundos cada viaje. Esto proyecta una luz diferente sobre el contenido de los sueños que durante milenios han atormentados a los filósofos y apasionan a los investigadores. La conciencia se carga de informaciones adquiridas a gran velocidad en otras dimensiones, traídas de vidas pasadas,  dotadas  de  poderes  tan  particulares  y  tan compuestos que podemos expresar lo siguiente, como si fuera una ley de la terapia Akáshica: cuando la conciencia es sometida a ciertos entrenamientos  voluntarios  o  pasivos

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

(por ej. en estados hipnóticos), se produce en ella lo mismo que para el petróleo bruto en una refinería. A cada cambio de estados de la conciencia, una nueva capacidad humana se presenta. Por tal motivo decimos que el camino hacia los registros akashicos es simultáneamente «un camino hacia adentro y hacia afuera» del hombre. Videncia y Universos Paralelos, Capítulo 10.

Vayamos ahora a ver que nos dice la Física Cuántica. Comenzaremos mencionando que es una pérdida para la humanidad que en los colegios, en todos los niveles no se enseñen los conceptos básicos de esta asignatura.En general tenemos la idea que son conceptos sumamente abstrusos, con matemáticas muy complejas asociadas a un conocimiento que en el imaginario colectivo está reservado a unas pocas mentes brillantes. Muy por el contrario, recordemos una frase de Albert Einstein: “La mayor parte de las ideas fundamentales de la ciencia son esencialmente sencillas y, por regla general, pueden ser expresadas en un lenguaje comprensible para todos”.

La física cuántica nos asoma a una visión del mundo completamente nueva. O quizás deberíamos decir muy antigua, no desde la ciencia, sino que ratifica lo que la sabiduría ancestral viene diciendo y lo que la Terapia Akáshica nos revela desde el acceso directo a los Registros Akáshicos.

Hagamos un brevísimo repaso de lo que nos dice la física cuántica.

Cuántico” o “cuántica” es una palabra y un concepto que indica la mínima cantidad de algo que pueda haber en la naturaleza, es decir, en el universo o en los universos. Cuántico es pues, lo más pequeño que pueda haber o concebirse. El más  pequeño  espacio  mensurable,  el  lapso más pequeño, la mínima cantidad de energía. En los comienzos del desarrollo de la física cuántica se pensó que solo era aplicable al mundo de las partículas, es decir  de  lo

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

infinitamente pequeño.

El mundo cuántico al igual que la Terapia Akáshica puso al descubierto que los programas cerebrales con los que percibimos la realidad son insuficientes o errados. Es por eso que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la película Matrix no está equivocada: vivimos en un mundo que no es el definitivo, el real, sino en un mundo programado: vivimos en una matriz incompleta, en una matriz falsa. El mundo real está “más allá”, en otras dimensiones.

Algo que haría revolcar en su tumba a los físicos del siglo XIX (y a más de uno del siglo XX) fue el descubrimiento de que en este mundo de lo infinitamente pequeño estas “cosas” son ondas o partículas, lo que impacta aún mas es que el hecho de que se trate de una onda o de una partícula depende del observador (ver experimento de la doble ranura): si el experimentador busca una partícula, es lo que encuentra, y si lo que quiere es probar que es una onda, pues lo podrá probar. Con esto ha quedado definitivamente rota la diferencia entremateria y energía (partículas y ondas respectivamente), es decir que tenemos que reconocer que materia y energía son la misma cosa. Las diferencias entre ambas son apenas de forma, de cantidad, de asuntos circunstanciales. Incluso Einstein está de acuerdo con la física cuántica solo hasta aquí, hasta este descubrimiento de la especie humana. Esta realidad ha quedado plasmada para siempre en la ecuación de física más popular que existe, E=mc2, es decir, energía es igual a masa (materia) multiplicada por el cuadrado de la velocidad de la luz….

De aquí a los dos seres que somos el ser neuronal y el bioenergético, según nos considera la Terapia Akáshica, hay solo un paso. Es ese ser bioenergético quien nos interconecta con todo lo que existe. Podemos recordar alguno     de     los     17    cuerpos    que    constituyen    el ser bioenergético para  comprender  de  que  modo  estamos

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

íntimamente conectados con TODO: el de acción sobre el mundo exterior, el de la conciencia, el de la causalidad humana, el de la causalidad del tiempo, el de la causalidad de la naturaleza.

Desde este nuevo paradigma cuántico (o deberíamos decir quizás no tan nuevo pero que como humanidad nos está costando experimentar) las relaciones con la vida, el cosmos y el universo se pueden y deben replantear de un modo diferente. Que por otro lado es exactamente lo mismo que nos viene diciendo la Terapia Akashica.

Los investigadores (físicos cuánticos) seguían encontrando en sus laboratorios realidades que chocaban con todo lo conocido y esperado. Acostumbrados como estamos a que las consecuencias o los efectos siempre tienen una causa que los originó, una causa que viene de atrás en el tiempo, del pasado, ¡de repente encontramos que en la vida hay consecuencias provocadas por asuntos que sucederán en el futuro! Y aún más, existen consecuencias de hechos que pudieron haber acontecido pero que jamás ocurrieron, es decir, la sola posibilidad de que algo suceda genera consecuencias, aunque “ese algo” original no ocurra nunca. Podemos comparar estas paradojas de la cuántica con los campos akáshicos de excepción.

Otra característica insólita de las partículas es que son capaces de comunicarse entre si en forma instantánea (velocidad infinita), pareciendo contravenir la Teoría de la Relatividad de Einstein en la que había establecido que la máxima velocidad posible a la que se puede desplazar una partícula es igual a la velocidad de la luz, o sea, trescientos mil kilómetros por segundo.

La mecánica cuántica describe los eventos del universo en términos de probabilidades , el hecho es que el universo o los universos se comportan así. Si ya es paciente o alumno de Terapia Akáshica, sabe que casi nunca recibirá una respuesta categórica por si o por  no, sino  como  porcentaje

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

de ocurrencia de los hechos.

Para algunos físicos la paradoja Einstein-Podolsky-Rosen sugiere que la información cuántica puede transferirse instantáneamente desde una parte del universo a cualquier otra sin violar la Teoría de la Relatividad porque lo que se transfiere no es energía sino información. Basado en el teorema de Bell, la información puede alcanzar y superar la velocidad de la luz.

Para la física cuántica, a partir de David Bohm el universo no esta compuesto de materia y energía, de partículas y ondas, sino de una amalgama de materia-energía más una misteriosa magnitud llamada “información” o “inteligencia”. Según Bohm el universo es un holograma.

Se puede concluir que existe una mente universal, total, holográfica, una conciencia universal, una propiedad esencial de la naturaleza.

Vemos entonces que lo cuántico, que se inició en el interior del mundo sub-atómico, llegó en las ultimas décadas al mundo real.

Después de siglos de una visión materialista y determinista que nos fue inculcada, la física cuántica tuvo que considerar factores inmateriales, espirituales y conscientes a partir de sus propias ecuaciones. Tuvieron que considerar todo un universo de cosas “no científicas”, cosas diferentes a toda magnitud aceptada como la psique, y la mente que son inherentes a nuestras especie y que se habían dejado en el territorio de los médicos, psicólogos, brujos, magos y metafísicos.

Después de Bohm y como consecuencia surgió una fuerte corriente de físicos denominados Post -Cuánticos, contra los cuales hay muchos físicos clásicos protestando, incluso muchos físicos cuánticos. Pero aún los más conservadores no disponen del más mínimo argumento para demostrar que las posibilidades de  la  post-cuántica  sean  irreales,  falsas,

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

especulativas o inexistentes. La física post-cuántica tiene que ver con las capacidades parapsicológicas y los poderes superiores de la mente humana, Sarfatti quien ha desarrollado modelos matemáticos muy serios, denomina a su contribución “Acción hacia Atrás”. Sin entrar en detalles, este enfoque dice que el mundo en el cual nos movemos, ese mundo normal el cual damos por descontado, el que vemos todos los días, al que hemos llamado “objetivo”, el que hoy día recibe nombres como “la matriz” es capaz de enviar señales al mundo cuántico, tal como nos enseña la Terapia Akáshica.

Si así fuera el caso, que está en discusión, los viajes al pasado son posibles en tanto realmente exista esa Acción hacia Atrás. En estas condiciones, la precognición y toda otra serie de fenómenos parapsicológicos son posibles. Y no existe ninguna pista científica para negar que esta Acción hacia Atrás sea una realidad inherente a la cuántica contemporánea. Este es pues el impresionante modo como Jack Sarfatti ha modificado la formulación que propusiera Bohm, añadiendo a la teoría cuántica esta “Acción hacia Atrás” que puede explicar la existencia de una especie de “bucle de retroalimentación mecánico cuántico”, un asunto que también implica consecuencias espectaculares. Además, con este modelo post- cuántico lo que los humanos denominamos “la mente” queda para siempre involucrada en toda la física.

Podemos concluir que hay una mente universal, total, holográfica, una conciencia universal, una propiedad esencial de la naturaleza.

Quizá sea cierto que los humanos estemos de nuevo descubriendo el fuego. Y basados en esta posibilidad ha nacido la biología cuántica, una ciencia que posee ya en desarrollo no pocas y juiciosas teorías sobre el funcionamiento cuántico del cerebro a través de proteínas en  los  microtúbulos,  y  sobre  una  explicación  misma  de

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

..

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

..

..


..

Chapter 4

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

Dra. MARISA FABIANA HARÓN

Médico Cirujano. Universidad Nacional de Córdoba


Dra. MARISA FABIANA HARÓN

ENCICLOPEDIA DE TERAPIA AKÁSHICA©
ERIC BARONE |

este lector y paciente no debe abandonar el tratamiento impartido por los profesionales de la salud que lo atienden.

Considero que esta terapia es una valiosa alternativa para ayudar a nuestros pacientes, a poder llevar adelante su cuadro médico y favorecer los tratamientos médicoso psiquiátricos que le son impartidos, permitiéndole encontrar una mejor calidad de vida favoreciendo notablemente sus estados emocionales.

Quizás en un futuro cercano, hay de esperar que este nuevo sistema sea considerado como el puente que muchos científicos anhelaban encontrar entre las antiguas ciencias orientales de las energías y la moderna psico-inmunoneuro-endocrinología.

Dra. Marisa Harón

Médico Cirujano.

Médica Especializada en MEDICINA INTENSIVA, MEDICINA INTERNA, ANTIAGING, NUTRICIÓN ORTHOMOLECULAR.

Capitán (R) médico de Fuerza Aérea Argentina afectada a la Guarnición Aérea Buenos Aires. Ex Jefe Interino del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital Aeronáutico Central; ex. Directora Médica Adjunta y ex Jefe del servicio de Terapia Intensiva del Hospital Alvear. Ex Profesora titular de la cátedra de Medicina Aeronáutica del Instituto AEROCAS para la formación de pilotos civiles y auxiliares de vuelo. Miembro directivo de la Fundación Linus Pauling de nutrición y medicina orthomolecular. Investigadora especializada en tema plaquetarios y de células madre. Miembro de la Sociedad Argentina de Ciencia de longevidad Academia Sudaméricana de medicina y cirugía cosmética.